IT: similitudes y diferencias entre la miniserie y la película

Pennywise, versión 1990
Pennywise, versión 1990
Se estrenó otra versión de la historia que aterrorizó a una generación, realizada por el cineasta argentino Andy Muschietti; comparamos las características de este film y la miniserie que fue furor en los 90
Silvina Ajmat
(0)
21 de septiembre de 2017  • 02:20

Llega hoy a los cines una nueva producción sobre It, muy esperada por los fans de Stephen King y del cine de terror. Después del furor que causó en los Estados Unidos, donde marcó un récord de taquilla comparable con el de El Exorcista, la ansiedad se hizo sentir: en la Argentina se vive una renovada pasión por el autor del libro en el que está basada la película e incluso cuesta conseguirlo en las librerías, mientras los ejemplares de otras exitosas novelas de King ya salieron de los depósitos para exponerse relucientes en las primeras góndolas de los negocios.

En nuestro país, este éxito llega con gusto a Copa del Mundo: los realizadores de la nueva It son los argentinos Andy y Bárbara Muschietti, director y productora respectivamente, hermanos y compañeros en este triunfo, que no fue sólo a nivel taquilla sino también en las críticas. Hasta ahora sólo ha cosechado elogios.

Hace tiempo que una película del género de terror no provocaba tanto interés. Es que la historia ideada por el maestro del terror tiene todos los condimentos para atrapar al lector: en un pueblo llamado Derry, comienzan a desaparecer niños misteriosamente. Parece que se los tragó la tierra. Mientras el pueblo intenta no inmutarse y los niños perdidos pasan al olvido, un grupo de amigos decide hacer algo al respecto. Liderados por Bill, quien pierde trágicamente a su hermanito Georgie a manos de "Eso" ("It", en inglés), el Club de los Perdedores buscará terminar con los asesinatos. Ellos son: Bill, Beverly, Eddie, Richie, Stan, Ben y Mike. Pronto descubrirán que It no es sólo un monstruo, sino que tiene la capacidad de convertirse en aquello que cada una de sus víctimas más teme. Y que vuelve cada 30 años al mismo pueblo para alimentarse.

La novela de King se adaptó por primera vez en 1990 en forma de miniserie para televisión y se convirtió en una de las producciones de terror más famosas de la década. Repasamos a continuación las principales similitudes y diferencias entre aquella versión de la historia y la que se estrena hoy.

IT (1990)

Dirección: Tommy Lee Wallace (Halloween III: el día de la bruja, Noche de miedo II, Vampiros: los muertos)

Guión: Tommy Lee Wallace y Lawrence D. Cohen (basado en IT, de Stephen King)

Elenco: Harry Anderson, Dennis Christopher, Richard Masur, Annette O'Toole, Tim Reid, John Ritter, Richard Thomas, Jonathan Brandis, Marlon Taylor, Seth Green, Adam Faraizl, Emily Perkins, Brandon Crane, Ben Heller, Tim Curry.

Duración: 192 minutos.

Calificación: sólo apta para mayores de 18 años.

La adaptación. A Tommy Lee Wallace le encomendaron hacer una miniserie para televisión de dos episodios que terminó comercializándose como una película de tres horas, para condensar la historia creada por Stephen King, tarea nada fácil dada la cantidad de personajes y líneas argumentales que se desprenden de la novela. La historia se divide en dos partes, una que ocurre en 1960 y la otra, en 1990. Si bien el director decidió contarla en dos episodios, los personajes de 1990 aparecen desde las primeras escenas y a través de flashbacks van contando lo ocurrido 30 años atrás.

Aunque la historia busca respetar la estructura de la novela de King, hay algunos elementos modificados: si bien la película fue calificada como prohibida para menores de 18 años, se matizaron las referencias a la sexualidad de los preadolescentes, los abusos del padre de Beverly a su hija, y se omitieron los elementos más gore y violentos que propuso el autor en la novela. Si bien para la época fue muy cruda y se hizo famosa por haber aterrorizado a toda una generación, ahora se vería más ingenua y fantástica que violenta. La omisión de estos elementos tuvo que ver con un código televisivo muy vigente por entonces, que impedía mostrar a los niños en riesgo, lo cual era, paradójicamente, la base de la historia. Sin embargo, el equipo creativo se las ingenió para llevarlo a cabo, tal como explicó uno de los guionistas, Lawrence Cohen, en una nota con Yahoo: “No podíamos mostrar explícitamente cómo Pennywise le arrancaba el brazo a Georgie, pero podíamos hablar de eso. Y podíamos hacer cosas que permitieran al espectador llenar esos blancos con su imaginación”. En esta película no se ve cómo mueren los niños, pero los efectos especiales lo cargan con el dramatismo necesario. El texto de Stephen King ayudó mucho: “Tiene ese don para tomar algo totalmente cotidiano [como la escena de las galletas de la fortuna que contienen cosas espantosas] y convertirlo en algo totalmente diferente, de tla manera que nunca más vas a poder mirar del mismo modo una galleta de la fortuna”.

Otra modificación fue la representación de los miedos de los niños: en su IT, Stephen King apelaba a monstruos del cine clásico como figuras de representación de los miedos infantiles, como la Momia o Frankenstein. En esta versión, son principalmente bichos y zombies, más coherente con el imaginario infantil de los 90.

Trailer de IT (1990)

2:15
Video

Pennywise. Tim Curry. El actor se hizo mundialmente conocido por su interpretación del payaso asesino y se consagró como villano, un rol que luego despuntó en dramas y comedias, como Mi pobre angelito 2. Según reveló, crear IT fue un trabajo arduo de maquillaje y caracterización realizado en equipo junto al make up artist Bart Mixon y al director, Tommy Lee Wallace. El actor rechazó usar demasiadas prótesis: “Personalmente, creo que lo más aterrador es ver el momento en que alguien decide matar a alguien detrás de sus ojos”, dijo al respecto. Sus compañeros de elenco sostuvieron en varias ocasiones que Curry se metía tanto en el personaje que evitaban cruzarse con él durante el rodaje, porque los asustaba. “Pienso en él y me imagino esa sonrisa convirtiéndose en una mueca”, recordó Emily Perkins, la actriz que se puso en la piel de la Beverly de 13 años.

El payaso, con pelo rojo y traje amarillo, provocó en su momento inmediatas asociaciones con el payaso más conocido de la época, Ronald McDonald. El Pennywise de Tim Curry es muy elocuente y se aparece todo el tiempo a los protagonistas, a quienes atormenta no sólo mostrándoles sus miedos sino también hablándoles de ellos. Tiene dientes puntiagudos y usa globos de distintos colores llenos de sangre.

"The lucky seven". En la novela de Stephen King queda muy claro el nombre del grupo de amigos. Son El club de los perdedores. En la adaptación de Wallace, si bien está presente la idea de los perdedores de la escuela (en contraposición a los bullies que los persiguen para golpearlos), los personajes subrayan que ellos se consideran "los siete suertudos".

"Todos flotan". Hay frases que pasarán a la posteridad como íconos de las historias de terror. Quizás la más antigua de todas sea la onomatopeya "Buh", el sonido asociado a los fantasmas. "Veo gente muerta", de Sexto Sentido, seguramente es la más repetida de la historia. Pero susurrar "todos flotan", aterrorizó a una generación. La frase la repite Pennywise y todas las representaciones de It, en alusión a las víctimas del monstruo, que más tarde serán encontradas "flotando".

Repercusiones. Aunque Wallace nunca interactuó con Stephen King, se supo que el autor dio libertad para realizar la adaptación y apoyó el lanzamiento de la miniserie, que recibió dos nominaciones al Emmy, y obtuvo el galardón a la mejor banda sonora. En 1997, se realizó en India una remake llamada Woh.

IT (2017)

Pennywise, versión 2017
Pennywise, versión 2017

Dirección: Andy Muschietti ( Mamá)

Guión: Chase Palmer, Cary Fukunaga y Gary Dauberman, basado en la novela de Stephen King.

Elenco: Jaeden Lieberher, Sophia Lillis, Jeremy Ray Taylor, Finn Wolfhard, Chosen Jacobs, Jack Dylan Grazer, Wyatt Oleff, Bill Skarsgard, Nicholas Hamilton y Jackson Robert Scott.

Duración: 135 minutos.

Calificación: Solo apta para mayores de 16 años.

La adaptación. Andy Muschietti optó por estrenar dos películas: capítulo 1 y capítulo 2 (actualmente, en preproducción). La primera cuenta solamente la historia de los niños y la segunda contará la de los adultos. Sin flashbacks, cada capítulo contendrá en sí mismo la historia. En la película que se estrena hoy, se puede ver cómo el pueblo de Derry comienza a ser víctima (¿victimario, en parte?) de una serie de ataques a niños, que desaparecen sin dejar rastros en distintas circunstancias: en los postes de luz se acumulan panfletos con fotos de estos niños pidiendo ayuda para encontrarlos. El tiempo pasa y ninguno aparece. Si hay algo muy evidente en la versión de Muschietti es la ausencia de autoridad y del Estado en un pueblo que parece no tener ley: no aparece ninguna referencia a la actividad de la policía para resolver estos casos, ni tampoco la intención de hacerlo de parte de ningún adulto. Esto contrasta con la versión de 1990, donde al menos la presencia del "Club de los perdedores" ya crecidos hace que la ausencia de adultos involucrados en la problemática se matice. Este es uno de los puntos más interesantes de la propuesta de Muschietti: un conjunto de personas que viven en un espacio y en un tiempo determinados, pero que no se relacionan entre sí es una sociedad muerta. Los que sí se relacionan son ellos, los siete amigos que se unen ante la adversidad (la anomia, la violencia, el monstruo).

En las dos horas que dura esta versión, Muschietti aprovecha para desarrollar cada uno de los pliegues que componen este Club de los Perdedores. Conoceremos sus miedos y sus razones para enfrentarlos. Como lo hizo su predecesor, Wallace, Muschietti también adaptó estos miedos a algo que resuene "aterrador" para los espectadores de hoy: también anuló a Frankenstein y dejó afuera a la momia, para reemplazarlos por miedos más psicoanalíticos. El niño hipocondríaco (Eddie), ve a It convertido en un leproso. Stan, le teme a una mujer deformada en un cuadro de la oficina de su padre (¿su verdadero temor?), y por supuesto, It se servirá de ello.

A diferencia de la miniserie, Muschietti no sólo tomó los elementos gore que propone el libro sino que los aprovechó al máximo con las herramientas del cine: los dientes puntiagudos de Pennywise mastican manos, la sangre en el baño de Beverly es literalmente un río, y no hay elipsis a la hora de mostrar asesinatos. Incluso el pacto de los siete amigos para volver a reunirse en un futuro es con sangre mediante.

Asimismo, las situaciones violentas son extremas. La famosa guerra de piedras entre los bullies y los perdedores, por ejemplo, es verdaderamente sangrienta.

La sexualidad es otro elemento que está presente en esta adaptación. Mientras los niños de la miniserie conservan un halo de virginidad, en esta película se muestra un lenguaje y un contenido más propio de la preadolescencia: Beverly, la única mujer del grupo, intimida a sus amigos. Las hormonas comienzan a aflorar en el "club". Por otro lado, se insinúan los abusos de los que es víctima la niña, en manos de su perverso padre.

Trailer de It

2:24
Video

Pennywise. Bill Skarsgård. "Va a ser difícil llenar los zapatos de Tim Curry", había dicho Wallace consultado sobre la remake de It. El hermano de Alexander Skarsgård no solo está a la altura del trabajo de Curry sino que se consagra con una brillante interpretación de Pennywise. Tal como contó Andy Muschietti, se trabajó en una estética atemporal para crear al payaso. Su idea era que no quedara claro de qué época data, y fue muy lograda. Luce de antaño, con un traje extra grande blanco, y dientes prominentes, pero es muy difícil identificar su procedencia. Lo que es fácil es temerle. Mucho. Este Pennywise tiene los ojos amarillos, que se mueven a los lados, creando un efecto no apto para impresionables. Según reveló Muschietti, no hizo falta hacer el movimiento de los ojos con efectos especiales porque Bill Skarsgård se ocupó de ello: "Para qué lo vas a hacer en posproducción si yo puedo hacerlo", le dijo, y acto seguido desvió uno de sus ojos hacia los laterales de la cara.

Este payaso no habla tanto como el de Tim Curry, pero con algunos gestos y sus transformaciones, logra crear una atmósfera terrorífica. Usa globos rojos y tiene tres filas de dientes puntiagudos y por momentos adquiere enormes dimensiones.

Los Perdedores. En esta versión, los protagonistas se identifican con el término "Perdedores". Se habla del "Club de los Perdedores", como un chiste dado que se van sumando integrantes a medida que la pandilla de matones liderada por Henry persigue a un nuevo marginado. Primero eran Bill, Stan, Eddie y Richie. Luego, Ben. Más tarde, Beverly, quien a pesar de ser la chica linda de la escuela, es perseguida por sus compañeras mujeres y señalada por ser una "zorra". Por último, Mike. Todos ellos son rescatados de la muerte (literal) pero no a manos de It sino de la banda de Henry.

"Todos flotan". En esta película la idea de flotar como sinónimo de morir está muy presente y hacia el final se explica el motivo de la frase. Resulta aún más aterradora dicha por Georgie, el hermanito perdido de Bill.

Repercusiones. El primer trailer de la película ya causó sensación. Una vez publicado en YouTube rompió récords de reproducciones. A diez días de su estreno en los Estados Unidos, recaudó 220 millones de dólares, un verdadero batacazo teniendo en cuenta que se trata de una película de presupuesto moderado: realizarla costó 35 millones. Stephen King tampoco se encontró con Muschietti para hablar de la película pero fue el primero en recomendarla en las redes sociales, un verdadero espaldarazo que llegó, tal como contó el director, luego de ver el film a solas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.