Call Me by Your Name: el éxito de Sundance que podría llegar al Oscar

Call Me By Your Name pisa fuerte para los Oscar 2018
Call Me By Your Name pisa fuerte para los Oscar 2018 Fuente: Archivo
Una mirada a la nueva producción del realizador italiano Luca Guadagnino
Milagros Amondaray
(0)
29 de septiembre de 2017  • 00:38

Un adolescente de 17 años que repite en loop la misma rutina, supeditada al trabajo de sus padres. Un visitante inesperado que en un sólo verano le cambia indefectiblemente la vida. Una villa italiana de la zona de Liguria como marco de su breve, pero intensa relación. Un director anclado en la sofisticación. Una novela dolorosa, pero necesaria. Dos protagonistas tan distintos como sus personajes. Call Me by Your Name, la flamante adaptación cinematográfica de Luca Guadagnino de la novela de André Aciman, tuvo su estreno en la reciente edición del festival de cine de Sundance y la recepción fue unánime: 98% de críticas favorables, según los cómputos de Metacritic.

Si bien su estreno en los Estados Unidos está pautado para el 24 noviembre (en Argentina no hay fecha todavía), el drama romántico comandado por Timothée Chalamet y Armie Hammer - en cuyo guión también colaboró James Ivory - ya pisa fuerte como candidata para los premios Oscar 2018 y en esta nota esbozamos las razones para aguardar con ansias este largometraje imprescindible para el cine queer.

*El libro, un melancólico relato coming of age

Call Me By Your Name está basada en la novela de André Aciman
Call Me By Your Name está basada en la novela de André Aciman Fuente: Archivo

La novela de 2007 del autor oriundo de Alejandría abre con un saludo. "Later!/¡Hasta luego!", le dice Oliver a Elio Perlman, luego de uno de sus habituales paseos por el norte de Italia. Esa despedida, ni decididamente árida ni lo suficientemente afectuosa, es recordada por el joven décadas más tarde, cuando la figura de ese hombre se le hace presente a partir de su distintivo saludo. "Cierro mis ojos, digo la palabra, y estoy de vuelta en Italia, hace tantos años (...) de repente él está estrechando mi mano, dándome su mochila, tomando su valija del baúl del taxi, preguntándome si mi padre está en casa... el invitado de este verano. Otro aburrido", evoca nuestro narrador, ese joven que se entrega a la vida pautada de su eminente familia, cuya tradición es la de recibir, año a año, a un académico que ayude al padre (un reconocido profesor especializado en la cultura greco romana) en la corrección de un manuscrito. Sin embargo, lo que Elio desconoce es que el verano de 1988 no será uno más sino el capítulo fundamental de esa existencia carente de fulgor.

Escena de Call Me By Your Name

2:23
Video

Call Me by Your Name es esencialmente una obra coming of age, de descubrimiento, de rito de pasaje, y al mismo tiempo se erige como un profundo manifiesto acerca de la nostalgia, de la melancolía. Los desencuentros que padecen los protagonistas - o que ellos mismos fomentan, casi sin saberlo - poco se vinculan con la necesidad de explorar otros rumbos, y responden más al miedo a dejar que la desmesura cobre un rol fundamental, al pánico a ser gobernado por ella. En este aspecto, Aciman pone el foco en el viaje de Elio, desde el enamoramiento que lo invade, pasando por el desencanto, hasta el hallazgo tardío de que ese sentimiento que experimentó en su adolescencia era lo más parecido al amor con lo que jamás iba a encontrarse.

*Timothée Chalamet y Armie Hammer, la dupla protagónica

Timothée Chalamet y Armie Hammer
Timothée Chalamet y Armie Hammer Fuente: Archivo

El libro de Aciman está narrado bajo la perspectiva de Elio, pero la historia se quiebra constantemente en dos. La pasión se contrapone con el deber, la seguridad es enemiga del desconocimiento y los recuerdos luchan contra el paso del tiempo. En consecuencia, Elio es la representación de la ingenuidad y el despertar sexual, mientras que Oliver personifica la experiencia y la sabiduría. Por lo tanto, la elección de Timothée Chalamet (Homeland, Interestelar) y Armie Hammer (Red social, El agente de C.I.P.O.L.) como los protagonistas era a priori perfecta. Uno encarna la fragilidad; el otro, la fortaleza. "Me encantó El amante, me pareció increíblemente bella", le contó Hammer a W Magazine , respecto a su experiencia viendo ese gran melodrama de Guadagnino y detalló cómo fue el primer encuentro con el realizador.

"Hablamos de la vida, de los viajes, de la comida y luego nos despedimos. Recién unos años más tarde me llegó el guión, lo leí y me asustó un poco, tenía muchas cosas que como actor nunca había hecho, pensé que no había manera de poder componer este personaje", se sinceró Hammer, sin profundizar en si ese miedo provenía de comandar una película LGBTQ que colaborara en la visibilidad de la bisexualidad.

Luca Guadagnino en una jornada de rodaje junto a Timothée Chalamet
Luca Guadagnino en una jornada de rodaje junto a Timothée Chalamet Fuente: Archivo - Crédito: Instagram

Cuando el actor finalmente aceptó el desafío, el cineasta lo invitó a conocer a Timothée y a pasar unos días juntos en la casa que tiene en Crema, Italia. "Nos dimos cuenta de que la historia era muchas cosas en simultáneo: fresca, relevante, artística y honesta", expresó Chalamet, también en diálogo con W Magazine. Es imposible no coincidir con sus palabras cuando uno explora la conexión entre la novela de Aciman y la obra de Guadagnino, un realizador que hace de cada fotograma una verdadera obra de arte y que en esta adaptación estuvo apuntalado por la fotografía de Sayombhu Mukdeeprom, quien trabajó con los directores Miguel Gomes y Apichatpong Weerasethakul.

Al ser consultado respecto a los motivos por los cuales eligió a Hammer y a Chalamet, la respuesta del cineasta estuvo en sintonía con su pulso como artista: lo sensorial tiene que dominarlo todo. "La película trata sobre el despertar del amor y el deseo, así que yo preferí seleccionar actores de los cuales estuviera enamorado, que me generaran emoción, entusiasmo al verlos, porque esa confianza que deposito en ellos luego se va a traducir en química", le explicó a The Hollywood Reporter.

*La diferencia de edad de los personajes, en el centro de la polémica

Call By Your Name tuvo un estreno no exento de controversia
Call By Your Name tuvo un estreno no exento de controversia Fuente: Archivo

Hace unas semanas, Call by Your Name causó controversia por un comentario en Twitter de James Woods. En respuesta a un tuit, el actor criticó duramente la diferencia de edad entre los personajes de Elio y Oliver. "Nos están quitando las últimas barreras de decencia", escribió, en un mensaje que también podía leerse como una declaración homofóbica. El propio Hammer recogió el guante en la misma red social y contraatacó sin reparos: "¿Vos no salías con una chica de 19 años cuando tenías 60?", escribió el co-protagonista del film, aludiendo a Ashley Madison, expareja de Woods, a quien luego dejó por Kristen Bauguess, una joven de 20.

Asimismo, a la contienda se sumó Amber Tamblyn , quien salió en defensa de Call Me by Your Name, pero quien también puso sobre la mesa la hipocresía de Woods. "James Woods intentó una vez levantarme a mí y a una amiga en un restaurante. Quería llevarnos a Las Vegas. Yo le dije que tenía 16 años, y él me respondió 'aún mejor'", reveló la actriz, quien posteriormente escribió una carta abierta para Teen Vogue sobre las dificultades que atraviesan las mujeres cuando sus relatos son cuestionados.

Trailer de Call Me By Your Name

2:09
Video

Si bien Guadagnino no formó parte de dicha discusión, siempre fue muy claro en su análisis de la novela de Aciman y en cómo quería abordar la relación entre dos personajes cuyas discrepancias y colisiones van mucho más allá de la brecha generacional. "Para mí lo importante era recrear el amor como sentimiento universal, la película muestra cómo otra persona puede embellecerte, iluminarte, elevarte", explicó el director, poniendo también el acento en el tumulto interno propio de tal sentimiento.

"El amor viene con esa cuota de miedo, de pánico, de posible rechazo, pero hay que darle la bienvenida de todas formas", aseguró Guadagnino, haciéndose eco de la naturaleza desdoblada de la novela, una que transcurre tanto en el plano real como en el imaginario, como anhelando que uno pudiera fusionarse con el otro, como se fusionan los nombres de Oliver y Elio ya desde el título, perfecto ejemplo de hasta qué punto el amor nos hace perdernos en el otro.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios