0

Lección

Pablo Sirvén
Pablo Sirvén LA NACION
0
27 de septiembre de 2017  

Si pasaban ante sus ojos hombres perfumados de saco y corbata con caras cosmopolitas, el chow chow se mantenía apático. Pero si se le cruzaban overoles y caras curtidas transpiradas, rezongaba arisco con gruñidos y ladridos. En aquel petit hotel de Barrio Norte nos entremezclábamos un grupito de periodistas concentrados en su dueña y obreros que iban y venían ocupados en una ligera remodelación. El pichicho, a su manera, hacía oír su perruna versión de la lucha de clases y su ama lo regañaba divertida.

Luego de haber asomado a la consideración pública como la hija nerd del legendario Álvaro Alsogaray, una foto casual de tapa había transformado a María Julia en la más autorizada y sensual versión iconográfica de la era menemista.

A la privatizadora de Somisa y de Entel la enorgullecía que la rotularan como la Margaret Thatcher de estas pampas. No ser peronista de pura cepa la convirtió en exclusivo chivo expiatorio cuando la fiesta terminó.

No por eso fue por los medios gritando que la Justicia la perseguía. Prefirió un defensor oficial y hasta llegó a baldear su propia celda.

Afrontó su adversidad con sobriedad. Una lección de entereza que deberían comenzar a ensayar otras mujeres (ex) fuertes.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.