Suscriptor digital

Más escuelas para Buenos Aires

Cuatro proyectos diferentes dan testimonio del programa de inversión en infraestructura educativa del GCBA para el 2000
(0)
29 de diciembre de 1999  

A partir de un relevamiento previo, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires estableció la acción por seguir en el trienio 1998-2000 con respecto a los establecimientos escolares que dependen de su órbita. Se definieron así varios subprogramas que comprenden nuevas construcciones, ampliaciones, grandes rehabilitaciones y refacciones menores.

Este programa trianual, que contempla la inversión en infraestructura educativa, fue revisado y actualizado a partir de junio último. La inversión prevista y ejecutada en infraestructura escolar, durante 1999, fue de 30 millones de pesos; para el 2000, la suma ascenderá a 40 millones.

El área de la Secretaría de Educación que se ocupa de la infraestructura es la Dirección General de Infraestructura, Mantenimiento y Equipamiento (Dgimye). Los principales objetivos de la Dgimye para el 2000 son: seguir e incrementar la construcción de nuevos edificios escolares (15 terminados o en construcción para agosto), e invertir el presupuesto para edificios existentes básicamente en los rubros de instalaciones, los que afectan el funcionamiento edilicio.

En septiembre último, se inauguró la Escuela de Bellas Artes Lola Mora, una vieja aspiración de Villa Lugano y el primer edificio construido en especial para la educación artística. En el primer cuatrimestre del 2000 estrenará edificio la Escuela Técnica N º 7 (DE 5) Dolores Lavalle.

Hay cinco nuevas construcciones ya comenzadas; varias más se comenzarán con créditos del BID (están en proceso licitatorio) y están en marcha las licitaciones de una escuela, un jardín de infantes y un polideportivo. Dos escuelas y el Instituto Superior de Profesorado Joaquín V. González están en etapa de proyecto y en materia de grandes ampliaciones las hay en obra, en licitación y en proyecto.

Cuatro ejemplos

En este panorama, se eligieron 4 proyectos como muestra representativa de lo dicho. Tres son variantes de un mismo esquema de organización funcional y tipológica, y el cuarto es un edificio a medida para un sitio muy singular.

Tanto el jardín de infantes de la calle Guardia Vieja como las escuelas primarias de Chile y Cabrera se ubican en lotes estrechos y profundos. Este dato, más el ajuste a la línea de fondo llevó a un esquema de máxima compacidad: aulas al frente y contrafrente que se abren a un gran hall y salón central iluminado y ventilado mediante patios auxiliares o a través de la caja de escalera vidriada.

Hubo una premisa básica: lograr que las escuelas tuvieran áreas comunes generosas y bien calificadas. En el caso del jardín de Guardia Vieja, que tiene 8,66 de ancho, se trató de darle la máxima amplitud al salón de usos múltiples-comedor, en la planta baja.

En las escuelas de Chile y Cabrera se dispuso en la planta baja una sucesión de vestíbulos articulados para terminar en el salón de usos múltiples de doble altura, al que se abre en balconeo el entrepiso que aloja biblioteca y sala de informática. El patio que atraviesa todo el edificio brinda luz filtrada a través de ladrillos de vidrio en el centro de la planta.

A la vez, un sistema de carpinterías plegadizas permite al salón de usos múltiples integrarse con el patio de juegos.

La cubierta del gimnasio del último piso, con cubierta shed orientada al Sur, ofrece un interior fresco y ventilado a la vez que remata el edificio con un casquete bruñido y de color.

Un caso distinto

El nuevo edificio para el Instituto Superior de Profesorado Joaquín V. González ocupará un predio muy especial en Parque Patricios, con salida a tres calles y la rara situación de integrar todo el centro de la manzana.

Así, el proyecto parte de la idea de aprovechar este emplazamiento singular distribuyendo el programa funcional en cuerpos edificados articulados en torno del centro de manzana, de modo de crear una plaza interior.

La entrada principal se ubica en la calle Loria, retirando la edificación para crear una plaza como gran vestíbulo exterior. Desde allí se accede al gran auditorio y, subiendo, al piano nobile del edificio, al nivel de la plaza interior.

En esta planta se localizan todas las funciones no pedagógicas (cafetería, dirección, biblioteca) alrededor de una galería abierta a la plaza. En los dos niveles superiores hay 58 aulas para la gran población estudiantil (5210 alumnos).

Para todos los casos, los arquitectos previeron una paleta de materiales nobles y ricos en colores y texturas, con baja exigencia de mantenimiento y buen envejecimiento. Predomina el ladrillo visto de color arena y blanco tiza, revestimientos de piedra pulida y carpinterías de aluminio natural.

Ficha técnica

Proyectos:

  • Distrito Escolar 2º/ Escuela Infantil Nº2

    Guardia Vieja 3950

    Capacidad para 144 alumnos

    1030 m2 de superficie total
  • Distrito Escolar 2º/ Escuela de Enseñanza Primaria Nº 13 República Islámica de Irán

    Cabrera 3484

    Capacidad para 400 alumnos

    2500 m2 de superficie total
  • Distrito Escolar 3º/ Escuela de Enseñanza Primaria Fray Cayetano Rodríguez

    Chile 1670

    Capacidad para 332 alumnos

    2211 m2 de superficie total
  • Distrito Escolar 6º/ Instituto Superior de Profesorado Joaquín V. González

    Sánchez de Loria 1750

    Capacidad para 5210 alumnos

    12.483 m2 de superficie total
  • Equipo de proyecto de Nuevas Escuelas:

  • A cargo de los proyectos

    Arquitecto Pablo Doval y arquitecto Pablo Vela
  • Proyectistas

  • Arquitectos Carlos Escudero, Noemí Jusid, Ana María Luque, Francisco Moskovits, Margarita Nadales, Sara Voss

  • Asistentes

    Carolina Batalla, Gabriela Dallan, Guido Fiszon, Andrea Camarasa, Karen Garber, Darío Litvinoff, y la arquitecta Fabiola Padín y el arquitecto Leandro Poli
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?