0

La letra dura más que los cuerpos

Pablo Gianera
Pablo Gianera LA NACION
0
29 de septiembre de 2017  

No nos engañemos: Playboy era una revista para mirar, no para leer, y nadie la compraba por las crónicas y entrevistas que había también en sus páginas. Sin embargo, por una curiosa decisión editorial, ahí estaban, resistencia letrada, esas entrevistas y crónicas, casi como una justificación intelectual (¿o moral?) del resto de sus páginas. Las entrevistas de Playboy -algunas de ellas hechas por Alvin Toffler- fueron especialmente memorables, sobre todo las de Miles Davis, Vladimir Nabokov y Marlon Brando. Cuando, en 1982, Emecé publicó una selección, el libro llegó a bibliotecas que nunca habían tenido la revista. Igual que Escapade, otra revista de la misma época con pinups y desnudos en las tapas, Playboy se aseguró las firmas de la época: Ray Bradbury ( Fahrenheit 451 salió por entregas), Vonnegut, Saul Bellow, Jack Kerouac (publicó el relato "Una linda rubia" y el ensayo fundamental "Orígenes de la Generación Beat"). Esos escritos probaron durar más que los cuerpos ligeros que les servían de coartada.

ADEMÁS

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.