Postparto real: mirá nuestro portfolio de mamás

Estas mujeres se muestran tal como están después del nacimiento de sus hijos
Carmen Güiraldes
(0)
3 de octubre de 2017  • 00:00

Flor Vigneti

Crédito: Denise Giovanelli. Producción de Maru Gabe

  • 23 años, emprendedora con ian, de 3 meses. Parto natural. Ian es su primer hijo.

Engordé 18 kilos durante el embarazo porque me sentía con derecho a comer lo que quería. Apenas nació Ian, me gustó verme sin la panza porque el resto del cuerpo lo tenía igual, pero después me di cuenta de que los músculos te quedan medio así, blandos... Yo no estoy acomplejada ni nada, pero es un cuerpo nuevo. Con la maternidad me corté el pelo, porque no tenía ganas de ocuparme de eso también. Me siento feliz, pero a veces me siento triste porque la maternidad pone en evidencia lo mejor de mí, pero también lo peor, eso que estaba escondido”.

Mumi Paladini

Crédito: Denise Giovanelli. Producción de Maru Gabe

  • 30 años, Diseñadora Gráfica y dueña de Gringa Lencería. Mamá de Juana, de 8 meses. Parto por cesárea. Juana es su primera hija.

Yo siempre fui caderona y me costaba aceptar mi cuerpo. Y aunque con el embarazo quedó todo más caído, la verdad es que me acepto más ahora que antes. Es que después de saber que adentro de mí estuvo esa belleza, me siento mucho más segura. Igual, engordé 18 kilos pero no me di ni cuenta hasta que vi una foto. Las primeras dos semanas después del parto estuve muy llorona. Extrañaba a mi mamá. Ahora estoy súper cansada y la verdad es que me gustaría tener más tiempo para ver a mis amigas, por ejemplo. Pero una vez leí una cosa que me ayuda: va a haber una última vez de que Juana pida upa o la teta, así que soy consciente de que es acá y ahora”.

Valeria Erlich

Crédito: Denise Giovanelli. Producción de Maru Gabe

  • 31 años, cocinera y emprendedora (Punto letra y PL Deli Café) con emilia, de 7 meses. Parto por cesárea. Emilia es su primera hija.

Tengo una personalidad muy autosuficiente que se acabó con Emilia. Pero, básicamente, creo que sigo siendo yo: soy una persona relajada y a veces un despelote, y con Emilia soy relajada y un despelote; yo soy hipocondríaca y con ella también soy hipocondríaca. El cuerpo no me cambió tanto, más allá de los kilos de más que tengo y que no me gustan. Me importa decir que es mentira que la teta adelgaza: dar de mamar me da un hambre que me quiero comer todo. De hecho, engordé bastante desde el nacimiento. No soy de las que cuidan la alimentación porque estoy dando de mamar ni de las que duermen cuando ella duerme. Me sumé a la propuesta de OHLALÁ! para romper con el mito-mami y para aportar mi visión de mamá real: sí, es lo más hermoso del mundo; sí, me muero si le pasa algo; sí, la amo con toda mi alma, pero no es todo perfecto todo el tiempo.

Nati Bilinkis

Crédito: Denise Giovanelli. Producción de Maru Gabe

  • 34 años, Gerente de inmobiliaria, con Clara y Benicio, de 4 meses. Parto por cesárea. Los mellis son sus primeros hijos.

Tuve colestasis en el embarazo, que puede causar muerte intrauterina, así que la cesárea fue más por precaución que por el hecho de que fueran mellizos. Durante el embarazo decidí comer lo que se me daba la gana, milanesa con puré, lo que fuera, y terminé engordando 18 kilos. Me quedé como con 10 encima. La verdad es que tengo ganas de bajarlos, de que me vuelva a entrar mi ropa... Durante el embarazo sentí mi cuerpo hermoso, pero ahora no estoy cómoda. De cara me veo igual y vivo como en una alerta constante por el cuidado de ellos. Pero, salvo eso, creo que sigo siendo la misma.

Clara Luchelli

Crédito: Denise Giovanelli. Producción de Maru Gabe

  • 39 años, ama de casa con Guadalupe, de 6 meses. Parto por cesárea. Guada es su tercer hijo.

Tengo una enfermedad neurológica que durante años me llevó a internarme un par de días por mes para pasarme medicación por vía intravenosa. La enfermedad me llevó a postergar cosas, pero el año pasado empecé con un tratamiento nuevo y ahora yo me aplico la medicación con inyecciones en la panza (durante el embarazo lo hacía en las piernas). Este embarazo llegó con el tratamiento nuevo y las ganas de no estancarme, de no postergar más. Y fue mágico, porque los miedos que tenía antes de quedar embarazada desaparecían durante el embarazo. Corticoides, embarazo, engordar ochenta mil kilos, etc.: nada de eso pasó. Igual, nunca tuve grandes rollos con el cuerpo.

Maquilló y peinó Lucrecia Fontana para Sebastián Correa con productos Givenchy. Agradecemos a Caro Cuore y Portsaid su colaboración en esta nota.

¿Y vos cómo te sentiste en tu postparto? Además te mostramos Los berrinches: cómo manejarlos sin perder la calma

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.