Suscriptor digital

Seguridad e integración

El diseño de la cárcel para varones en Córdoba es el resultado de un concurso convocado en 1996 y contempla espacios abiertos, de imagen sencilla y amable
(0)
18 de agosto de 1999  

Recientemente terminada, la Cárcel Penitenciaria para Varones Condenados ocupa un solar cercano a la ciudad de Córdoba, en el Camino a Despeñaderos, entrada Bower, y posee una superficie cubierta de 70.000 m2. El proyecto, que data de fines 1996, fue encargado al estudio local Gramática, Guerrero, Morini, Pisani, Urtubey Arquitectos SRL que para esta ocasión se asoció con Ponce, De Vértiz, Díaz, Díaz, Arquitectos y Gaia Ingeniería SA. La construcción estuvo en manos de Benito Roggio e Hijos SA junto a la empresa Delta SA.

A grandes rasgos, la intención de los proyectistas fue conciliar las máximas exigencias de seguridad requeridas por el pliego de licitación con el trazado de un edificio que, por sus características, contribuya a lograr la readaptación y reinserción social del individuo privado de su libertad. El conjunto es abierto, de lenguaje austero y con una escala que desdeña la monumentalidad, condiciones éstas que tienden a disminuir el efecto nocivo que provocan las cárceles en el ánimo de los reclusos. Una calle central que atraviesa el terreno rectangular por el menor de sus lados estructura el planteo arquitectónico y permite una sucesión de situaciones espaciales de diferentes calidades.

Los espacios interiores sociales y privados se relacionan con amplios exteriores que proponen a los internos un contacto con la naturaleza de orden más próximo a la vida normal. Sobre esta calle, además, se yerguen los puestos de observación y control que mantienen una estrecha comunicación entre sí, reemplazando al planteo clásico de cárcel panóptica.

Por último, el ingreso en la institución se resolvió con un edificio de 2 plantas que actúa como portal, al tiempo que distribuye el flujo de personas. Empleados y profesionales, público en general y visitas se reciben en un único hall, directamente unido con el sector de requisa, la sede de la guardia y la sala de espera para los procesados que se transportan desde y hacia la penitenciaría.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?