Suscriptor digital

¿Preocupada? Ponete metas inteligentes y destrabá tus conflictos

¿Paralizada? ¿Con miedo? La forma en que te contás a vos misma lo que te pasa tiene mucho que ver con esta situación.
¿Paralizada? ¿Con miedo? La forma en que te contás a vos misma lo que te pasa tiene mucho que ver con esta situación. Crédito: Pixabay
Te pasamos una técnica poderosa para superar esos momentos en los que te sentís paralizada
(0)
14 de octubre de 2017  • 00:00

Frente a una situación difícil tenés dos caminos posibles: entrar a la cancha y buscar el gol o sentarte a esperar que se resuelvan solos.

Las dos estrategias son útiles según el problema con el que te estés enfrentando. Detectá de qué tipo de situación se trata y si sabés o intuís que la solución está -al menos en parte- en tus manos, accioná en forma inteligente.

Según el coaching ontológico y la programación neurolinguística lo clave está en la interpretación que des a la situación.

Axel Persello, fundador y director del Instituto Americano de Formación e Investigación (IAFI), donde se enseñan estas herramientas y donde también se brindan talleres vivenciales, nos pasa algunas claves para poder desbloquear y gestionar esos momentos en los que te sentís paralizada.

Como interpretar los hechos que nos bloquean

1. Reencuadrá la situación. Valorá lo que estás viviendo aunque no sea un buen momento. Toda experiencia trae un aprendizaje. Tomate un momento para aislarte de la situación y pensá ¡Qué buena oportunidad para aprender!

2. Pensá en el tiempo. Tené en cuenta que, como todo, esto también pasará. Decite: "Dentro de unos meses seguro me acordaré de esto y podré reírme".

3. Sembrá una duda. La forma en que interpretamos un problema constituye al problema como tal. Cuando cambiamos la forma de observar al problema, el problema cambia. Dudar de las historias que te contás a vos misma te abrirá las puertas para empezar a observar de una manera diferente.

Ahora sí: cómo encarar tus objetivos

Diseñá tu plan con objetivos específicos y que se puedan medir
Diseñá tu plan con objetivos específicos y que se puedan medir Crédito: Pixabay

Utilizá la metodología "Smart Goals", es decir, objetivos inteligentes. Esto significa que tus objetivos deben ser:

- Específicos y cuantificables. En vez de “bajar de peso”, decir “pesar 50 kg”.

- Alcanzables. No te coloques objetivos que no dependan de vos tipo ganar la lotería.

- Realistas. Correr la maratón de NY dentro de un mes cuando nunca hice deportes, no parece muy realista, pero anotarme en un grupo de running sí lo es.

- Programados en el tiempo. De esta forma, un objetivo como “quiero conocer Roma”, redactado de forma SMART, quedaría así “Viajar a Roma antes del 1 de marzo de 2018”.

¿Tenés que hacer una llamada y tenés miedo a que te rechacen? No lo postergues más
¿Tenés que hacer una llamada y tenés miedo a que te rechacen? No lo postergues más Crédito: Pixabay

Sostené tu motivación

Axel resalta también que podemos desmotivarnos rápidamente por dos razones: 1) colocar en nuestra mente objetivos que no son inteligentes 2) olvidar premiarnos cuando alcanzamos nuestros objetivos.

Así que, ya sabés, cuando hayas obtenido un logro, por más pequeño que sea, no digas que no fue nada, date una palmadita en el hombre y sentite orgullosa.

Más info: www.pnliafi.com.ar

¿Te pasó sentirte paralizada y no saber cómo seguir adelante en algún momento de tu vida? ¿Sos de premiarte cuando alcanzás tus metas? También: Gamification: el método para mejorar los equipos de trabajo jugando y "Estoy bloqueada"; de salir de nuestra parálisis y reaccionar

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?