Qué es la conexión emocional y cómo te puede cambiar la vida

No es una terapia, es una vivencia en grupo con dinámicas de coaching y PNL Crédito: gentileza IAFI

Conectar con la emociones escondidas, aprender a encarar tus objetivos de vida es algo que se puede aprender.

16 de octubre de 2017  • 00:00

Ser capaz de registrar tus emociones es clave para poder dominarlas. ¿Y por qué querer dominarlas en lugar de dejarlas fluir libremente? Simple: porque convivís con otras personas que también tienen sus propias emociones. Y si las tuyas y las de esas personas que te importan - o que no te importan tanto pero necesitás interactuar con ellas en tu vida- entran en conflicto, tu estar en el mundo puede volverse algo difícil, sufrido y alejado de tu misión personal.

Así, fue que nos pareció buena idea participar de un taller de Conexión emocional cuando nos invitaron a vivir la experiencia. Y allá fuimos.

Qué es un taller vivencial

Lo primero que te preguntás cuando llegás al seminario de Conexión emocional al que te anotaste un poco por curiosidad otro poco porque sabés que hay algunas cosas que te tienen medio bloqueada, es qué hago yo acá.

¿Quiénes son estas personas? ¿De qué nos van a hablar? ¿Qué nos van a pedir que hagamos? Yo no pienso ponerme a llorar ni andar exponiendo mis secretos, nada de lo que me preocupa, mi vida es perfecta y, sobre todo, tengo dignidad. No voy a andar contando lo que me pasa a un grupo de desconocidos.

Así, te sentás en tu lugar, en la fila del medio de las sillas orientadas hacia la pared en la que se refleja una diapositiva con algunos emoticones y escuchás la presentación del equipo de coachs, un hombre y una mujer. El doctor y coach ontológico José Luis Sáez y su hija Noelia, licenciada en relaciones públicas y también coach, son quienes lideran esta experiencia, acompañados por un staff de auxiliares que se ocupan de observar, contener o de hacer tareas organizativas. Ellos empiezan alternadamente explicando de qué se trata la programación neurolingüística y el coaching ontológico, las dos técnicas de superación personal, con las que se abordará el curso-taller.

Qué es la PNL

La Programación Neurolingüística es el estudio de la estructura de la experiencia subjetiva de las personas. ¿Qué significa esto? Entender por qué nos comportamos de ciertas formas y aprender a optar por mejores opciones, es decir, poder seleccionar la mejor alternativa en cada situación.

El nombre proviene de las asociaciones neuronales que producimos cuando utilizamos el lenguaje, y la disciplina sostiene que, modificando nuestra forma de hablar, podemos generar nuevos (y más efectivos) circuitos neuronales gracias a la plasticidad del cerebro humano.

qué es el coaching

En griego, Onto significa Ente, la Ontología es la rama de la filosofía que se ocupa del estudio de los Entes. Así como el amante ama, el pudiente puede, el Ente Es. Esto incluye a los seres humanos, pero también a todas las cosas e ideas, lógicas o no, como una montaña, la raíz cuadrada de 2, la madera de hierro o Darth Vader.

Podemos afirmar entonces que el Coaching Ontológico se ocupa del ser que somos. Y la ontología del lenguaje, estudia la manera en que el lenguaje afecta al ser que somos. No solo lo afecta, lo transforma a él y a su realidad. Por eso, se dice que es un coaching transformacional.

En un sentido pedagógico el coach escucha el problema que trae el coacheado (coachee) y lo guía para que observe cómo ese problema puntual tiene que ver con su ser de este presente. Así continúa guiándolo, para que transforme su ser, lo que se conoce como devenir. El devenir es la piedra fundamental de los cursos de coaching ontológico.

Por ejemplo (y haciendo supuestos), si una persona menciona que tiene problemas con su jefe, en otro tipo de coaching, puede trabajarse como objetivo, resolver únicamente ese problema. En la ontología, en cambio el entrenador buscará mostrarle al coachee cómo ese problema se le repite en otras áreas de la vida.

El coachee comienza a darse cuenta que no es el problema con su jefe, sino que es un patrón aprendido que se repite con cualquier figura de autoridad. De esta forma, en la ontología se busca trabajar a un nivel del “Ser que Es” el coachee. Se le muestra que modificando la forma de relacionarse con todas las figuras de autoridad, solucionará no solo la historia que trajo a la consulta o al taller, sino también, todos sus problemas con la autoridad.

Conectar las emociones propias y las del grupo

El abrazo es una herramienta poderosa de conexión emocional Crédito: Pixabay

Después de las explicaciones teóricas, es hora de poner el cuerpo y el bocho en acción. Hay que animarse a jugar, exponerse, participar de las distintas dinámicas que proponen los coordinadores, conocernos entre los participantes, primero tímidamente hasta que ya finalizando el día nos vamos a sentir más en confianza.

De a poco vamos tirando datos, contando historias, dolores, desafíos, trabas, también sueños, esperanzas, metas que tenemos un poco vagas pero que en los ejercicios vamos aprendiendo a definir, a declarar y a comprometernos con poner en marcha los mecanismos para alcanzarlas.

Se va creando un clima de comunión casi religiosa, con los juegos y el transcurso de las dinámicas se empieza a tejer una red de contención, empezamos a percibir en los otros a seres íntegros, una vez atravesada esa barrera que es la apariencia, la crítica al peinado, a la ropa, a la forma de hablar, a si sonríe o no, a si es hombre o mujer, joven o viejo.

Hacemos juegos de rol, dramatizaciones y terminamos siendo la madre a la que nunca pudiste darle un abrazo, el padre que nunca te perdonó, el jefe que te hace la vida imposible pero vos no vas a sentirte intimidada nunca más, somos catalizadores para que quien lo necesite dentro del grupo pueda sanar y transformar esas emociones negativas que le estaban impidiendo avanzar en su verdadero camino, el que él o ella desde su más íntima intención está llamado a recorrer.

Cómo hacer pedidos (y lograr que te los cumplan)

Uno de los ejercicios que más costó en el taller fue el de aprender a hacer pedidos en forma efectiva. Las dificultades que aparecen frecuentemente en nuestra vida tienen que ver con nuestras competencias para pedir. Eso suele ocurrir porque existen ciertos juicios que bloquean el pedir como por ejemplo “van a descubrir que no sé”, “voy a molestar”, “quedo comprometido”, “me van a decir que NO”, entre otros. Lo primero que tenemos que hacer entonces es desafiar esos juicios, ya que los pedidos son necesarios para coordinar acciones con otros y conseguir resultados óptimos.

Para conseguir un resultado efectivo, un pedido debería contar con los siguientes elementos:

  • Orador
  • Oyente
  • Acción concreta
  • Tiempo concreto

Una forma clara de encabezar un pedido es “Yo “orador” te pido/te solicito/te ruego a vos “oyente” que hagas una “acción concreta” en un “tiempo concreto”. Cuantos más concretos seamos más posibilidades tendremos de que cumplan con nuestro pedido.

El no pedir nos mantiene en la pobreza. Al pedir, la vida se enriquece, se expande y abre nuevas posibilidades.

La vida es un espacio para aprender y disfrutar

Se va creando un clima de comunión casi religiosa, con los juegos y el transcurso de las dinámicas se empieza a tejer una red de contención Crédito: Pixabay

Noelia y José Luis Sáez explican qué es la conexión emocional. Entender es un proceso racional relacionado con competencias para analizar, procesar y resolver determinadas situaciones de nuestras vidas, para lo cual nuestro paradigma educativo medianamente nos ha preparado. Lo emocional esta referido a un dominio directamente relacionado con lo vivencial, que explora de que manera gestionamos nuestras emociones para alinearlas en la búsqueda de ser efectivos y conseguir logros de bienestar, autoestima y paz interior. La conexión emocional se refiere a focalizar nuestra atención en estos aspectos mencionados de nuestra experiencia cotidiana.

Cuando la persona explora vivencialmente sus propios recursos emocionales en un espacio grupal, como un taller o un semiario intensivo, se da cuenta que está provisto de manera natural de todos los recursos para vivir respetando sus valores y prioridades, considerando al prójimo y valorándolo como un factor ineludible de su aprendizaje, descubre su potencial y no le quedan excusas para no accionar.

¿Pero la conexión emocional te puede cambiar la vida?

Esta experiencia fue de dos días, de 9 horas intensas cada uno. Todos pudimos anotar metas, registrar nuestros estilos de liderazgo, poner a prueba nuestra capacidad de hacer pedidos efectivos, de expresar nuestros sentimientos con honestidad. Aprendimos a gestionar en una forma mas efectiva nuestras emociones para no permitir que las negativas nos dominen y dejar fluir las positivas, valorar nuestra capacidad de contagiar alegría aun en medio de una situación difícil o directamente inhumana.

Reconocer en otros el sufrimiento, poder decir ah, bueno lo que a mí me tocó no es tan duro y yo me hacía problema por esto, es de una riqueza infinita. También el hecho de dar y recibir abrazos, escuchar palabras de aliento, te llena de energía. Es una energía que en la primera semana posterior al taller te motiva y te impulsa a encaminar tus proyectos, y que a lo largo de los días subsiguientes se empieza a decantar hasta que queda lo esencial, ese aprendizaje del que te apropiaste y ya es parte de vos. De algún modo, si lo pudiste aprovechar, es posible responder que sí, una experiencia intensiva donde practicás cómo gestionar tus distintos estados emocionales, te puede cambiar la vida. Pero no dramáticamente, sino que puede ser el principio para empezar a caminar por un sendero más amable, más promisorio en el que los sueños toman real valor y las metas, se cumplen.

¿Viviste alguna experiencia de transformación intensiva? ¿Te ayudó? También leé: Gamification: el método para mejorar los equipos de trabajo jugando y En un nuevo encuentro de Fábrica OHLALÁ! cocreamos con otras marcas

Más info: www.pnliafi.com.ar

Agradecemos la invitación al Taller de Conexión Emocional

TEMAS EN ESTA NOTA