Diego Della Sala, amor por Chaca y temor al descenso

¡Se agrandó Chacarita! Pero por miedo a bajar, el conductor vive el ascenso con cautela.
Diego Zwengler
(0)
12 de octubre de 2017  • 16:16

Con Chacarita recién ascendido, ¿estás agrandado?

Estoy orgulloso y expectante porque el máximo temor para cualquiera es la muerte, salvo que seas de Chaca, a lo que se suma el miedo al descenso. La idea no es ganarle a River 4 a 1 como en el 69, sino mantenerse varios años en primera. Cuando subimos, me quedó como la sonrisa después de hacer el amor, quedé esperando la pizza.

Se nota que lo sufrís mucho.

Es que el dolor del descenso es superior al gozo de ascender. No hay partido más gráfico en la historia del fútbol que el de hace unos años en nuestra cancha, cuando ascendió Nueva Chicago y descendió Chaca. Erramos un penal sobre la hora, nuestro técnico se quedó gritando el gol, los hinchas veíamos que la pelota entraba, pero la sacó el arquero. Ni queriendo, se puede guionar eso: una pesadilla.

¿Ya dejaste el fanatismo de lado?

Creo que te recibís de hincha que mira fútbol cuando en un partido de tu equipo también podés ver al rival. Cuando podés codear al vecino y decir: "Che, qué bien juegan esos dos pibes nuevos de ellos", quiere decir que ves con los dos ojos toda la cancha.

Creciste en San Martín, ¿es una marca de nacimiento con el club?

Chaca no tiene ateos. Si estoy en Bruselas llevo la bandera de Chaca, quiero clavarla como el hombre cuando llegó a la luna. Hay una cosa de pertenencia, de que en esto estamos todos de acuerdo. A mí me lleva a mi infancia, a mis amigos, al barrio.

¿Cómo era esa vida ligada al club?

Mi abuelo paterno jugó en inferiores en la década del 40, mi tío jugó en reserva, mi primo ascendió en el 99 y jugó en la A, así que siempre estuvo presente. En los 80 había mucho quilombo con el Abuelo y la barra de Boca. Yo vivía a 20 cuadras de la cancha, me acuerdo de que jugábamos en la calle y las madres preocupadas nos metían en las casas porque era una zona de guerra. Ya en la secundaria, la tercera parte del aula era de Chaca, y todos muy evangelizadores tratando de sumar hinchas. Íbamos a la cancha con una bandera que decía: "Chaca es mucho más que un sentimiento".

En tu programa Somos fútbol conociste historias de diversos protagonistas e hinchas del fútbol, ¿qué aprendiste?

En realidad, confirmé lo que ya sabía: todos los hinchas están convencidos de que su club es el mejor. Es como con su vieja, todos dicen que la mejor es la suya. Una vez Javier Cantero, que era presidente de Independiente, me dijo que de chico le gustaba ir a la cancha porque era el único lugar donde su padre lo abrazaba, ahí está todo.

¿Qué escribirías hoy en esa bandera que llevabas a la cancha?

Hay una ya que dice: "San Martín es de Chaca". Es tan inocente y noble, pero refleja esa unión. Por si no te diste cuenta de que San Martín es de Chaca, te lo muestro.

COMPLETÁ LA FRASE

EL PLAN IDEAL PARA VER A CHACA. PONER EL DESPERTADOR, DESAYUNAR CON MIS HIJOS Y SALIR A LA CANCHA. ME GUSTA EL FÚTBOL POR LA MAÑANA, SALIERON GRANDES PARTIDOS

ATLANTA ES MI. EX VECINO, MI ETERNO RIVAL

LO QUE MÁS DISFRUTO DE UN PARTIDO? CREERME POR UN INSTANTE QUE EL TIPO QUE ESTÁ EN LA CANCHA SIENTE LO MISMO QUE YO

EL FÚTBOL ARGENTINO VA HACIA. EL MISMO LUGAR DE SIEMPRE

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?