Los ángeles de Mariano Martínez: Camila Cavallo y Alma posan en una tierna producción de fotos

Puertas adentro de su casa de Nordelta, Camila posa con Alma sobre su cama. “Todo el embarazo sostuve que no iba a hacer colecho y ahora somos los primeros fans y duerme con nosotros”, cuenta entre risas.
Puertas adentro de su casa de Nordelta, Camila posa con Alma sobre su cama. “Todo el embarazo sostuve que no iba a hacer colecho y ahora somos los primeros fans y duerme con nosotros”, cuenta entre risas. Crédito: Tadeo Jones
La modelo de 23 años, en pareja con el famoso actor (quien tiene dos hijos mayores), asegura que la llegada de su bebita fue mágica
(0)
17 de octubre de 2017  • 20:07

"A mi hija le quiero dar herramientas para que se pueda manejar libremente en la vida, como hizo mamá conmigo”, dice Camila Cavallo (23) con su beba Alma, de tres meses y medio, en brazos. Hace un año y dos meses que empezó su relación con el actor, Mariano Martínez (38) y, en poco tiempo, su vida cambió por completo, porque a los dos meses de noviazgo quedó embarazada. “No nos sorprendimos con la noticia, desde el primer momento queríamos tener un hijo juntos. Los dos amamos los chicos, nos encantan las familias numerosas”, agrega. Y ese sueño se les hizo realidad, porque Camila y Mariano comparten su vida con Alma y con los hijos del actor, Olivia (7) y Milo (4) –de su anterior matrimonio con Juliana Giambroni– en una casa en Nordelta, además de sus dos gatos y su perra. “Estamos muy felices, disfrutando de cada momento”, sostiene la mamá y da comienzo a una charla sin condicionamientos.

–¿Cómo vivís esta nueva etapa?

–Mi vida cambió desde la llegada de Alma, me hallé como madre. Siempre me la imaginé y ahora que la tengo en brazos, no puedo estar más feliz. Hasta que no tenés un hijo no conocés la verdadera dimensión del amor. El momento que me la apoyaron en el pecho fue increíble.

–¿Cómo transitaste el embarazo?

–Lo viví muy relajada, tranquila, acompañada por Mariano y mi familia. Siempre que pude, trabajé. Salvo los tres primeros meses, que tuve muchas náuseas, pero por suerte después se me pasaron. Comí todo lo que se me dio la gana, dulce y salado, al punto que engordé 18 kilos.

–Contame del parto.

–Fue natural, aunque estuve muchas horas con trabajo de preparto. Entré a la clínica a las cuatro de la tarde y recién a las seis de la mañana me pusieron la peridural. Mariano estuvo a mi lado en todo momento y cortó el cordón. Fue un parto inolvidable, con música, tal cual lo habíamos planeado. Para mí era un momento muy importante, entonces habíamos hablado con la partera y habíamos leído mucho. Quería el contacto piel con piel apenas naciera, no cortar el cordón enseguida para dejar pasar los nutrientes, congelar las células madre, estaba muy informada y por suerte hicimos todo como lo soñamos.

–¿Qué fue lo primero que pensaste cuando la tuviste en brazos?

–Mi primera sensación fue “¿cómo voy a hacer con ella?”, estaba muy emocionada, lloraba sin parar. Sentí un nuevo mundo completamente.

–¿Siempre quisiste ser mamá joven?

–Sí, desde chiquita me gustaba estar con bebés. No sabía si iba a tener la posibilidad de ser mamá joven, pero no tenía miedos. Por suerte se dio la oportunidad para que sea así.

–¿Qué dijeron en tu familia cuando anunciaste que estabas embarazada?

–La primera en saberlo fue mamá, que al principio me dijo que yo era muy chica y un poco le costó, porque encima soy la menor de tres hermanas. Pero después se puso muy contenta.

–¿Cuántos hijos te gustaría tener?

–Nunca pensé en un número, dejo que la vida me sorprenda. Por ahora estamos bien así, disfrutando cada minuto. Por suerte, Alma se lleva muy bien con sus hermanos. Olivia le hablaba desde que estaba en la panza y ahora tienen una conexión única. Tanto Oli como Milo se muestran contentos de tener una hermana nueva.

–¿Mariano te ayuda con la beba?

-Sí, me enseñó a cambiar los pañales, a medir la temperatura del agua, ¡es un padrazo! Me ayuda un montón y le encanta estar con sus hijos. Hace una semana la beba tuvo bronqueolitis y él me tranquilizó mucho. Mariano me da mucha seguridad.

–¿Cómo te llevás con la exposición?

–Lo vivo con naturalidad, trato de mostrarme auténtica, tal como soy. Por suerte Mariano me contiene en todos los aspectos. A los dos nos gusta ser padres presentes. Cuando nos tenemos que separar por su trabajo nos cuesta.

–¿Sueñan con casarse?

–A mí me gustaría, pero todavía no hablamos del tema. Si la vida nos acompaña, estaría bueno.

  • Texto: Sofía Kotler
  • Fotos: Tadeo Jones

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.