Constitución: buscan recuperar el viejo esplendor de la estación

Restaurarán la fachada, el hall central, los andenes y las galerías subterráneas de la centenaria terminal de trenes; la inversión es de $ 477 millones
Valeria Musse
(0)
15 de octubre de 2017  

El hall principal de la estación hoy, antes de la restauración
El hall principal de la estación hoy, antes de la restauración Crédito: Fernando Massobrio

Andamios y mediasombras rodean la imponente terminal ferroviaria de Constitución. Detrás, avanza una obra de puesta en valor para renovar el centenario edificio. No sólo se busca recuperar su fachada, sino también rejuvenecer el hall central, la zona de andenes y las galerías subterráneas que permiten la combinación del tren Roca con la línea C del subte.

Medio millón de personas usan a diario esa terminal. Y pese al ritmo vertiginoso de la rutina, algunos de ellos se detenían a observar el estado en el que se encontraba el lugar antes de que empezaran las obras meses atrás. "Había ventanas rotas y adentro era lúgubre, faltaba luz", recordó Juan Carlos Bravo.

El Ministerio de Transporte de la Nación, a través de la operadora Trenes Argentinos, invirtió $ 477 millones para su puesta en valor.

La fachada que da a la avenida Brasil, así como las de los ingresos de la avenida Hornos y Lima, empezaron a ser restauradas. "Tenía severos daños por el colapso de caños pluviales, por filtraciones", dijo Luis María Gorodner, especialista en restauración y representante de Riva S.A., la empresa a cargo de toda la obra. A medida que las tareas avanzan, por ejemplo, se desarman las mansardas para ponerlas en condiciones y se reponen las piezas de mármol de Carrara de los alféizares (parte baja de las ventanas).

"La mitad del hall central ya fue recuperado", dijo Gorodner, orgulloso de participar de este proyecto de recuperación del patrimonio que, según apuntó, "le devuelve la dignidad a ese espacio histórico". Parte de los muros (símil piedra París), ornamentos, objetos de carpintería y vidrios ya lucen renovados.

Gorodner está al frente de un equipo de 150 personas, entre restauradores y artesanos, que trabaja cada detalle. Previo a cada tarea se hace un análisis estratigráfico: con un bisturí como herramienta se levanta cuadro por cuadro del revestimiento de un muro, por ejemplo, para llegar a la base original y luego, tras un estudio de laboratorio, conocer los materiales de la composición original. Recién entonces se establece el protocolo de recuperación que se aplicará, y se prevén las tareas para intervenir las rajaduras.

El render de cómo quedará después de las refacciones
El render de cómo quedará después de las refacciones Crédito: GCBA

"Sacamos kilos y kilos de telas de araña y de suciedad que estaban adheridas a las paredes del hall", dijo el especialista. Ya se repararon ornamentos rotos para los que fue necesario crear moldes de silicona para recrear las figuras.

También se reacondicionará el piso del hall. Se instalará iluminación led, habrá nuevas pantallas con información de los horarios de los trenes y no sólo se mejorarán los sanitarios sino que sumarán nuevos en la planta baja. Las históricas boleterías también están en plena renovación.

Además, se están cambiando los paneles de vidrio que recubren la estructura por laminados de seguridad traslúcidos, tanto en los laterales como en la cúpula, lo que mejora la iluminación natural, según informaron desde el Ministerio de Transporte nacional.

Las dos esculturas del antiguo ingreso a la terminal, conocido como "Patio de los Leones", sobre la avenida Brasil, serán parte de la restauración. "Estamos en la etapa de análisis. Son dos figuras que estaban cubiertas", dijo Gorodner, y señaló que el cielorraso de ese espacio está severamente dañado.

María Piero viaja a diario ida y vuelta de Quilmes a Palermo. "La estación de Retiro quedó muy bien. Ojalá esta se vea así de bien y que la gente la cuide", opinó.

Bajo tierra

Gran parte de los cambios se observarán en el subsuelo de la estación, donde se hace la conexión con la línea C del subte. Ahora las galerías están plagadas de espacios en obra, pero el objetivo es que, para cuando finalice la puesta en valor de la terminal, estimada para mediados de 2018, haya más locales.

"Cuando se habilitó ese espacio, el 30% quedó cerrado, sin uso. La idea es explotar este lugar", explicó el arquitecto Alejandro Florio, a cargo de la inspección de la obra. Los viejos baños del subsuelo se encontraban muy deteriorados y serán refaccionados. También se sumarán espacios para realizar trámites de servicios.

La renovación de los techos de las naves de los andenes se completará en 2019, estimaron. "Queremos que los usuarios viajen cada vez mejor y elijan el tren", dijo el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich. La idea es que la terminal se vea renovada tal como quedó la del ferrocarril Mitre en Retiro.

La restauración completa de Constitución forma parte del Plan Integral de Obras para la Red de Expresos Regionales (RER) que ejecuta ese ministerio con una inversión de 14.000 millones de dólares para transformar el transporte público ferroviario.

Si bien los trenes llegan a Constitución desde 1864, el actual edificio de estilo francés es de 1883. Esta terminal de dos pisos fue inspirada en un palacete de Maisons Laffitte, en Francia, y fue la primera de su tipo en Buenos Aires: instauró una tendencia que luego seguirían las demás compañías ferroviarias.

Entre 1899 y 1902 el edificio se amplió, y llegó a abarcar casi el 70% de la cuadra. Entre 1902 y 1907 se hizo una nueva extensión. Y la última gran obra arquitectónica en la estación fue entre 1922 y 1925.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.