Crianza en tribu: un modo de vivir la maternidad en compañía

Cada vez más, las mujeres buscan espacios en los que intercambian consejos e información con sus pares
Carolina Otero
(0)
15 de octubre de 2017  

Jugar con los hijos y hablar sobre ellos, las actividades de los grupos
Jugar con los hijos y hablar sobre ellos, las actividades de los grupos Crédito: Mauro Alfieri

Cuando Lucía Sorbilli, de 33 años, y Victoria Gils, de 27, madres de Juanita y Ramón, respectivamente, se conocieron en una clase de gimnasia para embarazadas, no sabían de qué se trataban los grupos de crianza en tribu. Mientras se preparaban para el nacimiento de sus hijos, Victoria Seguí, especialista en preparación física del embarazo, les contó sobre esta modalidad que busca, desde el puerperio, compartir sus experiencias y estar acompañadas por otras mujeres que atraviesan la misma situación. Así, conforman una "tribu" que se reúne para despejar dudas, intercambiar opiniones y, sobre todo, acompañarse mientras transitan su reciente maternidad.

"El advenimiento de convertirse en madre suele confrontarlas con cuestiones que, muchas veces, les es difícil resolver", explica la psicoanalista especializada en niños y adolescentes, Paula Martino. "Ante esto, nacieron los grupos de crianza en tribu o crianza respetuosa que se proponen como espacios compartidos con otros padres que transitan situaciones similares", señala.

Coincide en el argumento la psicóloga perinatal Tatina Cicala, que coordina uno de estos grupos: "Poder escuchar y contemplar todas las historias que intercambian las madres en estos espacios es una oportunidad para intervenir y destrabar posibles desafíos que, a largo plazo, se pueden instalar o generar mayores dificultades en el proceso de vinculación madre-hijo".

Según Martino, la diferencia fundamental entre la crianza en tribu y la que experimentaron las madres de otras épocas es que, en ésta, la forma de resolver una situación determinada se transmitía de generación en generación."Las consultas se hacían a las abuelas del chico, a las tías, o a las personas con un vínculo afectivo cercano. Ahora, están dirigidas, en principio, a través de una red social, a una par que transitó y resolvió una situación de similares características, alguien con quien poder identificarse", agrega.

No soy la típica mamá que hizo miles de cursos sobre maternidad. Pero, me interesa hablar con las personas que más confianza tengo para pedir consejos
Laura Dufour madre de manuel, de 2 años

El juego

A medida que los bebes crecen, Seguí les propone a las madres que se reúnan entre ellas en sus casas y compartan actividades lúdicas. "Siempre les hablo del jardín rodante como la etapa previa a la escolarización. Cada una busca la maestra o el profesional que acompañe esta situación, pero cuando ya tienen vínculos entre ellas es mucho más rico todo", señala.

En la tribu que conforman Gils, Sorbilli y Marina Corbata -de 35 años y madre de Isabela, de 3 y Andrés, de 15 meses- además de conversar sobre lactancia, técnicas para ayudar a dormir al bebe y métodos de alimentación, complementan con lo que llaman "grupito rodante". Es decir, un conjunto de actividades lúdicas y musicales que coordina la profesora de educación física, Soledad Carballo, en las casas de sus pequeños alumnos. "Cuando decimos que a los chicos hay que ofrecerles momentos de calidad, nos referimos a estos pequeños espacios, en los que se deja de lado la obligación de resolver, de trabajar o de mirar el celular y poder simplemente estar en el suelo jugando con el bebe, alzarlo para bailar, hamacarlo junto a otras madres mientras tararean alguna melodía", indica Carballo.

Martino considera que estos grupos de crianza son una tendencia hoy, pero aclara que están inspirados en modelos antiguos de tribus indígenas y de los kibutz, donde los chicos eran criados en un entorno comunitario.

La formación

Los grupos de crianza en tribu pueden empezar en un espacio formal, con la asistencia de diferentes profesionales, pero también cada madre puede buscar armar el suyo a través de los vínculos que generaron en otros cursos. Es el caso de la médica Leda Bacci, de 33 años y madre de Ariela, de 3 meses, que con su grupo de preparto se volvieron a juntar luego del nacimiento de sus hijos. "En ese encuentro organizamos hacer gimnasia del posparto junto a nuestros bebes", dice.

Estar en tribu con otros que están pasando por lo mismo te da seguridad y mucha tranquilidad
Lucía Sorbilli madre de juanita, de 13 meses

"Mi tribu es mi familia, que es un apoyo enorme", dice Lucila Santos Al ser el primer nieto de su familia, esta licenciada en Relacionas Internacionales y madre de Río, de 6 meses, reconoce que su mamá y sus hermanas tienen muchas ganas de colaborar y de disfrutar al bebe. Además, junto a sus amigas crearon un grupo de chat en WhatsApp que llaman "El monotema". Ella explica: "Ahí estamos todo el tiempo intercambiando tips, experiencias y eso ayuda bastante", dice Santos.

La periodista Soledad Ricca, de de 33 años, también apela a buscar soluciones en las redes sociales. La madre de Bautista, de 2 años, junto a sus amigas inundan el grupo de WhatsApp con temas que van desde la alimentación de sus hijos hasta elegir los peloteros para los cumpleaños.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.