Suscriptor digital

Nuevos perros y un tramo que no se había relevado

(0)
18 de octubre de 2017  

El rastrillaje del río Chubut que ayer dio como resultado el hallazgo de un cuerpo en ese curso de agua tuvo dos características particulares. Se realizó sobre un tramo que cruza el predio que ocupa la comunidad mapuche, sobre el cual no había podido trabajar la Justicia previamente, y contó con la participación de perros de la Dirección Nacional de Cinotecnia, adiestrados para detectar restos humanos en el agua.

El juez Guido Otranto, primer magistrado del caso, que fue separado y reemplazado por el juez Gustavo Lleral, ordenó rastrillar el río, pero los resultados fueron negativos. La orden de Otranto fue el 7 de septiembre, poco más de un mes después de la desaparición de Santiago Maldonado. Participaron unos 300 efectivos de la Policía Federal y de la Prefectura Naval, que no fueron habilitados a buscar en el sector ocupado por la comunidad mapuche.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?