Máxima de Holanda, imponente en la gira oficial por Portugal

En honor al país anfitrión, Máximo llevó un vestido de encaje, con escote bote y apliques florales, cuyo color hacía referencia a la bandera de Portugal. Se trata de un diseño firmado por Jan Taminiau, el diseñador holandés que la vistió el día en que se convirtió en Reina
En honor al país anfitrión, Máximo llevó un vestido de encaje, con escote bote y apliques florales, cuyo color hacía referencia a la bandera de Portugal. Se trata de un diseño firmado por Jan Taminiau, el diseñador holandés que la vistió el día en que se convirtió en Reina Crédito: Getty Images
Aterrizó en Lisboa con un guardarropa fascinante y un juego de esmeraldas, al que sumó dos investiduras del país anfitrión: el collar y la banda de la Orden del Infante don Enrique
(0)
24 de octubre de 2017  • 16:10

A contramano de las nuevas tendencias, que marcan que “menos es más”, Máxima (46) insiste y en cada una de sus apariciones públicas parece decir: “¡Más es más!”. ¿Es posible? Sí para la reina de Holanda, a quien volvimos a ver días atrás en Portugal, donde desembarcó junto con el rey Guillermo Alejandro (50), al más puro “estilo Máxima”. Es decir, con tiara, pendientes, collar, broche en el cinturón, pulseras, anillos, condecoraciones y encaje, mucho encaje (el tejido de las Reinas, como vimos en las últimas semanas).

La visita de Estado de los soberanos de los Países Bajos comenzó el martes 10 con la tradicional ceremonia de bienvenida en la Plaza del Imperio (hubo guardia de honor, salvas y se cantaron los himnos nacionales de ambos países), seguida de un encuentro con el presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa, en el Palacio de Belém. Pese a haber llevado varios trajes “reciclados” en sus valijas, para semejante cita Máxima estrenó un vestido de Natan en hilo color bronce, que acompañó con su pamela preferida y una cartera de mano color nude, creación de otra noble, la princesa Sofía de Habsburgo.

Durante los tres días que duró la visita de Estado, la madre de las princesas Amalia (13), Alexia (12) y Ariane (10) no sólo dio muestras de su ya famoso estilo barroco, sino también de su habitual simpatía. En nuestro recuerdo quedarán el vestido de encaje verde (el color hacía referencia a la bandera de Portugal) firmado por el diseñador holandés Jan Taminiau y las esmeraldas que lució en el banquete de Estado en el Palacio de Ajuda...

  • Fotos: Getty Images y Agencias

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?