Suscriptor digital

Adicciones: Islandia, un espejo donde mirarse

(0)
23 de octubre de 2017  

En materia de adicciones, Islandia es un ejemplo a seguir para el resto del mundo. Mediante el plan conocido como Juventud en Islandia, encabeza la lista de los países europeos con menor consumo de drogas y alcohol entre adolescentes, cuando hace 20 años la juventud islandesa ostentaba cifras de consumo de alcohol, tabaco y estupefacientes muy elevadas. En la actualidad, ha logrado revertir la tendencia y encabeza la lista de los países europeos con menor consumo de drogas y alcohol en adolescentes.

Las estadísticas hablan por sí solas. En 1998, el 42 por ciento de los jóvenes había bebido alcohol, mientras que en 2016 sólo el 5 por ciento lo había hecho; en cuanto a cannabis, la cifra bajó del 17 por ciento en 1998 al 7 por ciento en 2016. En el tabaco, la disminución fue del 23 por ciento en 1998 al 3 por ciento en 2016. La moda de "probar" esas sustancias desde temprana edad ha pasado. Lo sorprendente no ha sido solamente el resultado obtenido, sino las medidas que se adoptaron para lograrlo y que pueden ensayarse sin mayores dificultades en cualquier sitio.

Entre las decisiones que se tomaron pueden mencionarse haber declarado ilegal la venta de tabaco a menores de 18 y de alcohol a menores de 20, prohibiéndose la publicidad de estas sustancias. Los cigarrillos no sólo no están a la vista del comprador, sino que figuran entre los más caros de Europa. Y como en la mayoría de los países nórdicos, el alcohol se vende en tiendas estatales, gravado con un 80% de impuestos. También, y aunque resulte controversial, se prohibió que los chicos de 13 a 16 años estén afuera después de las 10 de la noche en invierno y después de la medianoche en verano, cuando anochece más tarde.

No menos importante fue el incremento de fondos estatales para las actividades extraescolares, como los deportes organizados, la música, el arte y la danza, con el fin de que los jóvenes tuvieran alternativas para "sentirse bien" distintas de las drogas y el alcohol. En la capital islandesa cada familia dispone de una subvención anual de aproximadamente 320 dólares por hijo para que pueda llevar a cabo actividades extraescolares.

Sin duda, uno los pilares del programa ha sido el desarrollo de un plan para fortalecer los vínculos entre los padres y la escuela con el fin de que los adultos estuvieran más involucrados y pasaran más tiempo con sus hijos. Ahora, los jóvenes pasan más tiempo en familia y tienen mejores resultados académicos. Cuando hay padres presentes involucrados, que promueven el diálogo con sus hijos y establecen límites claros, las condiciones están dadas para que la tentación a las adicciones quede lejos. Resulta fundamental enfocarse en la comunicación familiar para lograr una eficaz prevención.

Se podrá argumentar que Islandia es un país con una población sustancialmente menor que la Argentina y en consecuencia allí es mucho más fácil controlar el cumplimiento de las medidas. Sin embargo, el ejemplo de Islandia podría comenzar aplicándose en pequeñas ciudades que sufren, como las grandes, los mismos problemas de adicciones en la juventud. Los resultados positivos que en ellas se obtengan potenciarán la necesidad de implantarlas en lugares más poblados. Para ello será necesario que las partes involucradas, autoridades, padres y establecimientos educativos asuman el compromiso y la responsabilidad que la hora demanda.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?