La Rioja: el desquite de los aliados heridos que alimentó la derrota

El peronismo se debilitó con la ruptura del intendente de la capital
Gustavo Ybarra
(0)
24 de octubre de 2017  

Julio Martínez
Julio Martínez Fuente: Archivo

"Yo lo puse a este inútil en ese cargo". La frase de Luis Beder Herrera , dirigida al intendente de La Rioja, Alberto Paredes Urquiza, demuestra que la venganza es un plato que se come frío: la capital provincial fue el talón de Aquiles que le costó al PJ riojano una derrota electoral que tuvo tanto de histórica como de inesperada.

Menos de dos meses pasaron desde que el presidente del PJ riojano lanzó aquella diatriba. Ayer, todos los dedos del peronismo apuntaban al joven intendente como el gran responsable de que Cambiemos se hubiera alzado con dos escaños para el Senado y otro para la Cámara de Diputados.

Los números avalan esa hipótesis. El PJ ganó en 17 de los 18 departamentos en que se divide la provincia. No hace falta tener grandes capacidades deductivas para acertar que fue la capital provincial el único bastión en el que ganó Cambiemos. Los 18.000 votos de diferencia obtenidos en el distrito más poblado de la provincia fueron determinantes.

Si bien Paredes Urquiza mantenía un enfrentamiento de larga data con Beder Herrera, y por consiguiente con el gobernador Sergio Casas, en las primarias se había declarado prescindente. Esto se notó en los resultados de agosto, cuando el PJ ganó en toda la provincia.

Sin embargo, esa neutralidad se rompió en la transición entre elecciones. "La Nación bajó mucho dinero del Ministerio del Interior al municipio", se quejaban ayer en usinas cercanas a Beder Herrera.

Paredes Urquiza hizo pública su ruptura con el oficialismo provincial a principios de septiembre. Sin embargo, su coqueteo con la Casa Rosada viene desde el año pasado, cuando su nombre sonó como uno de los candidatos del Gobierno para presidir la Federación Argentina de Municipios (FAM).

Ayer, portando una amplia sonrisa, Paredes Urquiza se convirtió en la nueva estrella del firmamento de Cambiemos en La Rioja, compartiendo la conferencia de prensa que ofrecieron los candidatos triunfadores: Julio Martínez e Inés Brizuela y Doria (Senado) y Julio Sahad (Diputados).

"No nos enfrentamos a Cambiemos, sino a diferentes sectores que se unieron para hacernos perder", se quejó ayer Florencia López, la intendenta de Arauco, que acompañó a Carlos Menem en la boleta para el Senado. La joven dirigente apuntó así a la senadora nacional Teresita Luna y la decisión de bajar su candidatura a senadora por el Movimiento Norte Grande a escasos cinco días de la elección.

Esto, aseguran en el PJ, también colaboró con la derrota. "El kirchnerismo se pintó de amarillo", se quejó ayer un peronista que adjudicó la jugada de la legisladora al despecho por no haber sido tenida en cuenta por el PJ para ser candidata.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?