El Gobierno buscará anticipar el financiamiento global para luego emitir más en pesos

Intentará aprovechar el buen clima para evitar una posible suba de tasas y colocar más deuda local para aliviar al BCRA
Javier Blanco
(0)
24 de octubre de 2017  

El Gobierno buscará asegurarse buena parte del financiamiento que prevé obtener mediante emisiones de deuda en el exterior para 2018 antes de fin de año o en los primeros meses del año próximo, repitiendo en buena medida la estrategia a la que apeló este año.

Además, aguardará a ver cómo evolucionan la inflación y las tasas de interés internas para tratar se ser más agresivo colocando deuda local y en pesos, es decir, en la misma moneda en que gasta. La idea es aliviarle al Banco Central (BCRA) el esfuerzo esterilizador extra al que el Tesoro lo obliga cada vez que le vende los dólares captados del exterior.

La premura de avanzar en las emisiones internacionales, además de responder a criterios prudenciales, toma en cuenta la zona de incertidumbre en que puede ingresar el mercado a medida que se aproxime el recambio de autoridades en la Reserva Federal de Estados Unidos , previsto para febrero.

Es porque ya se sabe que Janet Yellen (actual titular del organismo cuyas decisiones definen el rumbo de los flujos de capitales en el mundo) será reemplazada por alguien más proclive a las políticas que busca imponer la administración Trump . lo que implicaría volver atrás con una serie de regulaciones al sector bancario (surgidas tras la crisis subprime) y tener tasas de referencia para esa economía más elevadas que las actuales. Impactaría sobre la cotización mundial del dólar y tendería a elevar la tasa de riesgo emergente en general.

Para los funcionarios del Ministerio de Finanzas, el panorama que se abrió los obliga a repetir la táctica a que apelaron a comienzos de este año, admitieron a LA NACION. Vale recordar que, apenas comenzado enero, el ministro Luis Caputo cerró un acuerdo con bancos para asegurarse un préstamo (repo) por US$ 6000 millones, dada la zona de turbulencia en que amenazaban ingresar los mercados tras la inesperada llegada al poder de Donald Trump.

"La idea de anticipar fondeo, cuando todo el mundo sabe que lo necesitás, nunca es mala y permitiría aprovechar que, pese a los ruidos, las tasas en el mundo aún se mantienen bajas. Pero todavía quedan por emitir unos US$ 2600 millones, que anticiparon que lo harán en euros, para cerrar este año", recordó Gustavo Neffa, director de la consultora Research for Traders.

Los primeros borradores del programa financiero 2018 contemplan la idea de prefinanciar en los próximos 5 meses la mayor parte que se pueda de lo que está previsto tomar del exterior en pos de evitar posibles sorpresas. Vale recordar que, según las metas de déficit previstas y las necesidades de refinanciamiento, el año próximo se proyecta la emisión de nueva deuda por unos US$ 20.000 millones, a los que hay que agregar una suma similar para pagar intereses y amortizaciones de deuda contraída con privados, organismos internacionales y bancos.

"Hay que aprovechar la ventana de oportunidad dado que ni el desarme de balance que tiene proyectado la Reserva Federal ni la discusión que se armó sobre la suba de tasas en medio de su próximo recambio de autoridades tuvieron aún mayor impacto en las tasas. En todo caso, si la previsión falla y las condiciones de mercado mejoran, siempre te queda la opción de hacer reingeniería financiera, es decir, volver a salir al mercado para rescatar deuda cara y emitir otra más barata. Pero si te equivocás en sentido contrario, pagarás más caro", apunta el analista Joaquín Olivera, de Balanz Capital.

La premisa de Finanzas es la de aprovechar la baja del 26% que tuvo el riesgo país en lo que va del año (el doble que la reducción del riesgo emergente en igual lapso) y el clima que generó el resultado de las elecciones para acceder a menores tasas, aprovechando la etapa final de la era de hiperliquidez global. Y anticiparse, en lo posible, a las turbulencias que pueden generarse cuando se nomine a los sucesores de Yellen, partiendo de la base de que serían más laxos en lo crediticio, pero más contractivos en lo monetario.

Los analistas coinciden con el enfoque oficial en especial si en los próximos días se confirmara que el economista de la Universidad de Stanford John Taylor fuera el nominado. Ocurre que Taylor es autor de una afamada regla -lleva su nombre- que postula la necesidad de ir hacia tasas más altas para asegurar que se mantengan en un punto neutral para la economía. Según ese modelo, la tasa de referencia que hoy la Reserva Federal mantiene en el rango del 1 al 1,25% (con perspectiva de subir de 1,25 a 1,50% anual a fin de año) debería situarse en el 3,7 por ciento.

"Me parece bien que estén pensando así porque hoy las especulaciones sobre Taylor son muchas y tener prefinanciada parte de las necesidades aportaría previsibilidad", juzgó Fernando Camuso, director de Rafaela Capital.

"Nuestras necesidades son grandes, lo que te obliga a asegurar una parte en cuanto puedas. Pero si las proyecciones actuales se cumplen y la suba de tasas sigue siendo gradual, el Gobierno podrá compensar ese encarecimiento con una baja de la brecha de tasa que hoy tenés respecto de otros países", observa Leonardo Chialva, de Delphos Investment, aludiendo a que por deuda en dólares a 10 años la Argentina pagaría 5,6%, mientras que Brasil pagaría 4,7% y cerca de 4% Paraguay o Bolivia.

El economista Luis Palma Cané también cree prioritario concentrarse en las ganancias "de productividad" locales antes que apurarse por el escenario global. "Venimos de una hiperemisión mundial que multiplicó en los últimos años por 4 el stock de dólares, por 3 el de euros, por 2,5 el de libras esterlinas y por 2 el de yenes. Si algo sobra y seguirá estando muy ofrecido en el mundo es el dinero, por lo que yo me enfocaría más en las reformas que permitan bajar el costo de financiamiento".

Otro eje del programa es avanzar en un mayor desarrollo del mercado local con emisiones en pesos, dado que se supone que, al mejorar la calificación del país y ser reincorporado en los índices emergentes, éstas tendrían una mayor demanda asegurada desde el exterior.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.