Empleo del futuro: cómo trabajar en Uber, Airbnb, Workana e IguanaFix

A través de la web, las nuevas plataformas de la llamada gig economy permiten convertirse en conductor, anfitrión, prestador de servicios profesionales o reparador de desperfectos en casas y autos
Carlos Manzoni
(0)
25 de octubre de 2017  

Fuente: LA NACION - Crédito: Javier Joaquín

La economía colaborativa se impone en el mundo y también avanza a grandes pasos en la Argentina. La sencillez y la practicidad que la caracterizan no sólo están en el espíritu de las actividades que abarca, sino que se traslucen además en las facilidades que éstas presentan a la hora en que un particular quiere ofrecer los servicios personales en ellas. Esto se puede ver bien claro al contestar esta pregunta: ¿cómo ser anfitrión de Airbnb, conductor de Uber, freelancer en Workana o profesional en IguanaFix?

Mientras que la nueva economía colaborativa vende la promesa de trabajos de fácil acceso vale también preguntarse si estos empleos garantizan los mismos derechos que los puestos tradicionales. Los nuevos gigantes tecnológicos contratan a las personas de manera independiente aunque muchas dedican la misma (o mayor) cantidad de horas semanales de trabajo que un empleado en relación de dependencia. En el centro del debate acerca de la " gig economy" o "economía de changas" está Uber que tiene más de 600,000 choferes en Estados Unidos. Sin garantizar las vacaciones, los seguros médicos, los salarios mínimos o el pago por horas extra de ninguno de ellos, enfrenta demandas colectivas varios países. El beneficio de "flexibilidad" que las plataformas proveen encuentra su límite en el sentido común: si es la única fuente de ingreso y el trabajador dedica todas sus horas laborales en relación a la empresa podría considerarse un empleado con derecho a reclamar los beneficios que la ley garantiza. Un estudio del PEW Research Center encontró que, en promedio, los trabajadores de la economía colaborativa en EE.UU. pertenecen a un nivel socioeconómico menor al resto de la población.

Condiciones

En la Argentina hay 17.000 anfitriones de Airbnb, 200.000 personas anotadas para manejar en Uber, 200.000 freelancers que se ofrecen en Workana y 15.000 profesionales que brindan sus servicios en IguanaFix.

Para ser anfitrión en Airbnb, además de "bajarse" la aplicación, se debe crear un anuncio. "A la hora de concretar su primera reserva, los anfitriones pueden conocer a los huéspedes antes de su llegada intercambiando mensajes en la plataforma. Las transacciones se gestionan mediante Airbnb", cuentan en la oficina local. La empresa cobra al anfitrión una tarifa de 3% de lo pagado por el alojamiento y a los huéspedes una que va entre 5% y 15%. Mariano Otero, gerente general de Uber en la Argentina, explica cuáles son los pasos a seguir para convertirse en conductor . Hay que entrar a la página y completar los datos, se dejan asentados los documentos personales y del auto (también se pueden llevar los documentos a un centro de atención de Uber).

Uber chequea los documentos y se envía por mail una instrucción para bajar la aplicación para choferes. "Se puede salir a manejar o dirigirse a un centro de atención físico para consultar con un representante", comenta Otero.

Después de darse de alta se le solicitará una serie de requisitos: 1) que esté habilitada para manejar (que posea licencia de conducir profesional, aunque hay tres meses para que la pueda sacar); 2) tener seguro obligatorio de circulación (hay que enviar comprobante de pago del seguro; además la empresa tiene un seguro aparte para responder en caso de que sea necesario), y 3) que los papeles del auto estén en regla (cédula verde o cédula azul).

Cada uno de los choferes puede tener una categoría impositiva diferente, pero, como Uber paga premios, promociones o retribución por viajes abonados con tarjeta de crédito, la empresa retiene los impuestos en nombre de los choferes. "Las retenciones son 28% si no están registrados como monotributistas y cero si están registrados. Esto hace que la mayoría se registre como monotributista", explica Otero.

En un viaje, 25% es comisión de Uber y el resto va al chofer. Ese 25% incluye todo el servicio tecnológico prestado al conductor (gestión de pagos, marketing, etc.). A veces Uber paga promociones y premios, por lo cual el chofer puede llegar a llevarse más de 75% de lo recaudado.

Workana es un mercado virtual de freelancers y trabajo remoto digital. Las empresas publican proyectos para pedir la ayuda de programadores, redactores y diagramadores mientras que los freelancers ofrecen sus servicios. Todo esto está garantizado por la plataforma, que retiene el pago en garantía hasta que el freelancer completa el trabajo correctamente.

Guillermo Bracciaforte, cofundador de Workana, dice que cualquier trabajo que se pueda hacer con una PC se puede hacer a través de Workana (redacción, traducción, diseño, programación, asistente virtual, consejo legal). Uno se da de alta en la página web con una serie de requerimientos (como verificación del celular y un test sobre las reglas de la plataforma). Terminado este paso ya se puede empezar a revisar los proyectos. "Se envía la propuesta, el cliente entra en conversación si le interesó y finalmente acepta o rechaza el trabajo. En las primeras 48 horas de publicación del proyecto, se adjudica el 75% de ellos", apunta Bracciaforte.

Una vez concluido el trabajo, la empresa puede pagar por Mercado Pago, PayPal o directamente a la cuenta bancaria del freelancer. El plan gratis de Workana permite al freelancer cobrar sólo al comienzo de mes y la opción paga (US$ 5, US$ 17 y US$ 25) permite cobrar todas las veces que quiera. "La comisión de Workana es de 15% sobre el total pagado por la empresa", precisa Bracciaforte.

Quien necesite una reparación en la casa, el acondicionamiento de su oficina o el arreglo del auto puede solicitar un especialista con sólo ingresar en la aplicación de IguanaFix. "Todo se puede manejar por una app que se descarga en el teléfono. El usuario pide cierto trabajo e Iguana Fix determina cuál es el profesional más idóneo. Ahí le llega una confirmación al cliente con la foto, el nombre, apellido y código de seguridad del trabajador", detalla Matías Recchia, CEO y cofundador de esta empresa.

Para darse de alta hay que ir a la oficina de IguanaFix (en Palermo) y en un día se completa el trámite. La empresa también hace jornadas de dada de alta en otras ciudades. La persona tiene que estar en blanco (puede ser monotributista, autónomo o tener una SRL), tener referencias y completar un formulario con datos personales (entre los que están los antecedentes criminales).

Iguana Fix hace el cobro y después le paga al profesional una vez que el cliente lo califica como "satisfactorio", dentro de los siete días de completado el trabajo. Las comisiones oscilan entre 7% y 25% de lo que se cobra por la tarea efectuada.

"Lo que buscamos es que para el cliente final el precio sea el más bajo y por otro lado que el profesional tenga más volumen de trabajo. En dos horas de trabajo es posible ganar $ 3000 y la plataforma permite trabajar las horas que se quiera y los días que se desee", subraya Recchia.

25%

Cobro

  • Es el porcentaje que les cobra Uber a sus conductores por cada viaje.A nivel local ya hay 200.000 personas anotadas.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.