Los empresarios pidieron una apertura gradual de la economía

Pagani, Rattazzi y Paulmann defendieron la liberalización; expectativa por las reformas que se anunciarán
Pablo Fernández Blanco
(0)
27 de octubre de 2017  

Pagani y Larrain, ayer, durante el encuentro
Pagani y Larrain, ayer, durante el encuentro Crédito: Ignacio Sanchez

Horst Paulmann, fundador y presidente del holding chileno Cencosud, la tercera entre las mayores cadenas de retail de América latina, con marcas en la Argentina como Jumbo, Vea y Unicenter, es un creyente. "Estamos cerrando balances negativos, algo que no nos había pasado nunca antes en 37 años en la Argentina", dijo ayer ante periodistas. Pese a eso, aseguró: "En estos dos años el Gobierno ha conseguido muchísimo". E invitó a Macri a seguir trabajando en esa línea.

Paulmann es un creyente del liberalismo. Así lo manifestó ayer en un encuentro con la prensa en el marco de la visita de algunos de los mayores ejecutivos chilenos, enrolados en Sofofa, a sus pares locales de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), en el marco del Consejo Binacional Empresarial entre ambos países.

En la misma fila de sillas estaba Luis Pagani, presidente del grupo Arcor, que asentía con la cabeza, y completó: "Estoy de acuerdo con el gradualismo en términos de apertura y cambios", en referencia a la manera en que se debían implementar las reformas.

En el almuerzo, al que asistieron unos 100 empresarios, funcionarios argentinos y chilenos presentaron los lineamientos del acuerdo comercial entre ambos países que se firmaría la semana próxima y, según el cronograma que manejan los diplomáticos, podría estar operativo el año próximo, tras la ratificación del Congreso. "Creo que ésa es la estrategia correcta. La balanza comercial con Chile siempre fue superavitaria y se podría duplicar la relación comercial entre ambos países", sostuvo Pagani.

Ejecutivos de ambos lados de la Cordillera de los Andes ven con buenos ojos la propuesta de la Casa Rosada. Los chilenos tienen un stock de inversiones en el país de US$ 18.437 millones, pero la mayor parte se hizo en los años 90. Creen, sin embargo, que la normalización de la economía les permitirá desembarcar con nuevos negocios, en especial en el área de infraestructura. Y los argentinos estiman que el acuerdo con Chile les permitirá acercarse a la Alianza del Pacífico, donde también conviven Colombia, México y Perú, que tiene una relación cercana con China. "Es la jugada 100% correcta", contestó Fernando Giannoni, director ejecutivo de la minera Barrick en el país frente a la cara de desconfianza que puso LA NACION. Giannoni suele viajar a China, en especial tras el desembarco en el proyecto Veladero de Shandong Gold.

Por la mañana, en un encuentro en la embajada chilena en la argentina, también algunas figuras de la oposición política se habían mostrado de acuerdo en avanzar en algunos cambios. El más importante fue Miguel Ángel Pichetto, jefe del bloque del PJ-Frente para la Victoria, que había compartido la necesidad de ir hacia un capitalismo más moderno, según entendieron quienes participaron de la reunión.

Entre burrata, lomo, puré de papa ahumado y buñuelos de acelga, Paulina Nazal, directora general de Relaciones Económicas Internacionales de la cancillería chilena, intentó mostrar las bondades del acuerdo comercial que está a punto de cerrarse entre ambos países. Para justificar los beneficios de la apertura, sostuvo con picardía que la Argentina saca rédito hoy de las exportaciones chilenas de gas.

La escuchaban algunos de los mayores empresarios de ambos países. Bernardo Larraín (Sofofa), Enrique Pescarmona (Impsa) y José Cartellone. Por la mañana habían estado con la comitiva Eduardo Elsztain (IRSA, Enrique Cristofani (Santander) y Luis Miguel Etchevere (Sociedad Rural), entre otros.

Poco después, Pablo Martínez, director de Methanex, la fabricante chilena de metanol que debió reducir sustancialmente su producción cuando el kirchnerismo restringió las exportaciones de gas, volvió las cosas a su orden histórico con una pregunta: "¿La Argentina sólo exportará gas a Chile bajo swaps [intercambios] o los niveles serán mayores?", consultó. Para su tranquilidad, Juan Manuel Carasalle, jefe de Asesores del ministro de Energía, Juan José Aranguren, le anticipó que la intención oficial era ampliarlas en la medida de lo posible.

Los locales también están expectantes por los anuncios que hará Macri el lunes próximo, en la línea de la apertura y la mejora de las condiciones para los negocios. "Estamos todos esperando las reformas. Ingresos Brutos es un impuesto que hay que sacarse de la cabeza", dijo entusiasmado Cristiano Rattazzi, CEO de Fiat Chrysler Argentina.

Más tarde Pagani sostuvo algo similar. "Esperamos anuncios que forman parte de la reforma tributaria, la desburocratización y las cargas sociales [su posible reducción]. Entiendo que no habrá una reforma laboral, pero sí convenios sector por sector, como se está haciendo", sostuvo.

Como quien conoce las disputas locales, Paulmann aseguró: "Le recomendaría esto a la Argentina, aunque no les guste a los industriales", en relación con la apertura de la economía. Cuando se le recordó que estaba sentado junto a un industrial liberal como Pagani, bromeó: "Eso es porque tiene negocios en Chile; ya aprendió".

El presidente de AEA, Jaime Campos, saldó el chiste por el carril del centro. "Más allá de apertura o no, estamos totalmente de acuerdo en que la Argentina tenga cada día mejores relaciones con todos los países, en especial con los vecinos, teniendo en cuenta a todos los sectores económicos", resumió.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?