Suscriptor digital

Los que se autoadjudican la patología

Son muchas las celebridades que se han declarado "adictas al sexo"
(0)
28 de octubre de 2017  

Fuente: LA NACION

Michael Douglas

Pionero en autoproclamarse adicto al sexo, el actor norteamericano se internó en varias ocasiones en clínicas especializadas en el tratamiento de una adicción sexual de la que (hasta próximo aviso) dice haberse curado. Su adicción le costó su matrimonio de 23 años con Diandra Luker, quien lo dejó acusándolo de múltiples infidelidades, ante las cuales el actor se excusa: "Soy adicto al sexo". Douglas declaró recientemente que el cáncer de garganta que padeció (y del que logró curarse) estaba asociado a haber contraído infección por Virus Papiloma Humano en su asidua práctica de sexo oral.

Fuente: LA NACION

Lindsay Lohan

Abanderada de los excesos, la actriz logró complicarles el trabajo a los médicos de uno de los centros médicos de desintoxicación al que había acudido para tratar su adicción a las drogas. Sucede que, relatan los médicos, la falta de drogas potenciaba aún más su hipersexualidad, y así ella acosaba a otros pacientes. La respuesta de los médicos fue reenfocar el tratamiento para hacerle entender que estaba reemplazando una adicción por otra. "Definitivamente, Lindsay es ninfómana. Es una salvaje en la cama. Era insaciable", se quejó ante los medios sensacionalistas uno de sus ex novios, Riley Giles.

Fuente: LA NACION

Rob Lowe

Su aparentemente imparable ascenso en el mundo del espectáculo halló un freno cuando en 1988 salió a la luz un video en el que aparecía teniendo sexo con dos chicas, una de ellas de 16 años de edad. Aunque el actor no fue procesado (en Georgia la edad de consentimiento está en los 16 años), su carrera se vino abajo y Lowe se internó voluntariamente en una clínica para superar su adicción sexual. En 2008 volvió a tener problemas cuando su niñera lo denunció por "meterle una mano bajo los pantalones"; la siguiente niñera también habría de denunciarlo por "conducta sexualmente ofensiva".

Fuente: LA NACION

David Duchovny

"Acabo de entrar de forma voluntaria en una clínica para tratarme por mi adicción al sexo. Pido respeto para mi mujer y mis hijos mientras nos enfrentamos al problema como familia", declaró en 2008 el actor que saltó a la fama por su participación en la serie X-Files. Su personalidad sería más cercana a la de su rol en la serie Californication, en la que interpreta a un escritor que borra sus problemas existenciales con sexo. Aunque, ha confesado, su adicción es para con el sexo virtual: aunque ha sido fiel a su mujer, declaró, nunca pudo controlar su pulsión por navegar el mundo de la pornografía de Internet.

Fuente: LA NACION

Tiger Woods

El entonces mejor golfista del mundo sorprendió en 2009 al declarar: "Soy adicto al sexo. Estoy profundamente entristecido por mi irresponsabilidad y mi comportamiento egoísta". Claro, su mujer estaba harta de las continuas infidelidades con prostitutas, y Tiger pensó en recurrir al "Método de Escape Michael Douglas". Pero no le funcionó y su mujer lo dejó, y lo mismo le ocurriría con su siguiente pareja. En 2010 decidió internarse en una clínica de Mississippi, donde tenía terminantemente prohibido tener relaciones sexuales, pero abandonó el centro mucho antes de terminar la terapia.

Fuente: LA NACION

Harvey Weinstein

"Todos cometemos errores. Espero tener una segunda oportunidad", dijo días atrás con gesto compungido el productor de cine Harvey Weinstein, al conocerse numerosas denuncias de acoso y abuso sexual por parte de actrices y otras mujeres que trabajaron a su lado. Acto seguido, se internó en The Meadows, la clínica de rehabilitación que vio pasar a Michael Douglas y a Tiger Woods. Sea adicto al sexo o no, sus repetidas agresiones sexuales en el transcurso de dos décadas no pueden excusarse por padecer un trastorno que no implica desconocer el daño que ocasiona a otras personas con sus actos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?