Más apoyo al capitalismo en la región

Andrés Oppenheimer
(0)
31 de octubre de 2017  

MIAMI.- Sorprendentemente, el apoyo al libre mercado está alcanzando niveles récord en América latina, según una nueva encuesta regional. Y lo que es más asombroso aún, el capitalismo está alcanzando su máximo nivel de popularidad en países gobernados por populistas de izquierda que lo critican a diario.

Según datos de la encuesta regional Latinobarómetro que fueron dados en exclusividad al Miami Herald y al Nuevo Herald, el porcentaje de personas en la región que está de acuerdo con la premisa de que "la economía de libre mercado es el único sistema con el que tu país puede llegar a ser desarrollado" subió del 57% en 2003 a un récord del 69% en 2017.

"Me sorprendió ver este resultado. En el pasado, había una resistencia histórica al libre mercado y a las privatizaciones en América latina. Y ahora, de repente, vemos esta subida en el apoyo de la gente", me dijo la directora de Latinobarómetro, Marta Lagos.

Curiosamente, los países con los niveles más altos de apoyo al libre mercado son los gobernados por líderes izquierdistas. El país más procapitalista de la región es Nicaragua, cuyo presidente es el autoproclamado revolucionario de izquierda Daniel Ortega: el 79% de los nicaragüenses dice que el libre mercado es la única forma en que su país puede alcanzar el desarrollo.

Honduras ocupa el segundo lugar, con un 78% de apoyo al libre mercado, seguido de Bolivia, Ecuador y Venezuela, con un 76%. Comparativamente, el 67% dice estar de acuerdo con esa idea en la Argentina, el 66% en México, el 64% en Brasil y el 59% en Chile.

Cuando vi estos datos, mi primera reacción fue que estas cifras reflejan los altibajos del populismo en la región. La encuesta anual muestra que el apoyo al libre mercado en la región alcanzó su punto más bajo en 2007. Ése fue el momento en que Venezuela, Ecuador, Bolivia y la Argentina se beneficiaron de una bonanza económica por los altos precios mundiales de las materias primas y regalaron dinero a diestra y siniestra.

Pero cuando el boom de las materias primas se pinchó en 2010, mucha gente se dio cuenta de que sus presidentes habían desperdiciado sus bonanzas económicas en fiestas populistas, en lugar de invertir en educación, salud e infraestructura, y que habían dejado a sus países en bancarrota.

Una nueva generación de líderes centristas y de centroderecha ganó elecciones o heredó la presidencia en la Argentina, Perú, Brasil y otros países, y parece haber convencido a la gente, al menos por ahora, de que ningún país puede lograr un crecimiento sostenible sin la inversión privada.

¿Durará esta nueva luna de miel con el libre mercado? La historia me dice que probablemente no. La política latinoamericana es pendular y suele cambiar cada 10 o 15 años. Cuando los precios mundiales de las materias primas suben, crece la popularidad de los líderes populistas y estatistas. Cuando los precios de las materias primas bajan, los inversores privados son cortejados como reyes.

Pero los optimistas pueden encontrar algunos motivos de esperanza en los nuevos datos de Latinobarómetro. En la Argentina, el apoyo al mercado libre ha aumentado del 51 por ciento en 2003 al 67 por ciento en 2017; en Colombia ha aumentado del 57 al 67 por ciento en el mismo período, y en Venezuela, del 51 al 76 por ciento.

Idealmente, éste sería un momento perfecto para que Estados Unidos y América latina aumenten su integración económica y compitan más eficientemente con China. La idea de crear una zona de libre comercio hemisférica fue propuesta por todos los presidentes recientes de EE.UU., desde George H. W. Bush hasta Barack Obama.

Desafortunadamente, ahora que Estados Unidos tiene la mayor oportunidad en muchos años para mejorar sus lazos económicos con la región, tiene como presidente a un aislacionista ignorante que amenaza con retirarse del tratado de libre comercio con México y Canadá, y acaba de aumentar los aranceles a las exportaciones de biodiésel de la Argentina.

Increíblemente, Estados Unidos está desperdiciando la oportunidad, mientras China continúa aumentando su presencia económica en América latina.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.