Después del escándalo, peligra la continuidad de House of Cards

Se frenaron las grabaciones de la sexta temporada indefinidamente
Natalia Trzenko
(0)
1 de noviembre de 2017  

Por el momento, se suspendió la producción de los nuevos episodios
Por el momento, se suspendió la producción de los nuevos episodios Fuente: Archivo

El derrumbe, en principio, inesperado ya parece definitivo. Después de conocida la revelación del actor Anthony Rapp sobre el acoso sexual al que lo sometió Kevin Spacey cuando tenía catorce años y la declaración pública del ganador del Oscar que dijo no recordar el incidente y aprovechó la ocasión para declararse homosexual, la cuestión era qué sucedería con su carrera. Especialmente con House of Cards , la serie de Netflix que aun sin confirmarla había empezado a grabar la sexta temporada. Una información que ayer cambió cuando el servicio de streaming anunció que por ahora y hasta nuevo aviso se suspendía la producción de los nuevos episodios de la ficción. "Necesitamos tiempo para analizar la situación y ocuparnos de las preocupaciones de nuestro elenco y equipo", anunciaron de manera conjunta Netflix y la productora del programa, que también aclararon que Spacey no estaba en el set anteayer y que su ausencia tenía que ver con el calendario de producción y no con las recientes revelaciones.

Lo cierto es que aunque aún no hablen de un final definitivo de House of Cards, ante las reacciones que provocaron las pasadas conductas de Spacey y el rechazo que generó su descargo ante ellas, las posibilidades de que la ficción sobreviva a este escándalo y regrese para su sexta temporada parecen ínfimas.

De hecho, los signos de que la situación del actor era cada vez más complicada no tardaron en aparecer. Por un lado, los responsables de los premios Emmy internacionales, que se entregan el lunes 20 en Nueva York, anunciaron que no le darán a Spacey el galardón especial a su trayectoria, según habían anunciado hace tiempo. Además, apenas conocida la noticia de la acusación, el creador de House of Cards, Beau Willimon, se había solidarizado con Rapp, y aunque el guionista no trabajaba en el programa desde antes de la quinta temporada a sus declaraciones se sumó el primer comunicado de Netflix, en el que dicen que están "profundamente preocupados" por las revelaciones de Rapp.

Casi de manera simultánea a todas esas públicas muestras de consternación, también ganaron fuerza los rumores de que el gigante del streaming no se daría por vencido con la serie, especialmente con el universo que retrata. Así, según contó la publicación The Hollywood Reporter, la plataforma de contenidos ya estaba desarrollando múltiples posibles spinoffs. Una de las ideas que se estarían desarrollando se centraría en el leal jefe de gabinete de Frank Underwood, Doug Stamper (Michael Kelly), y los periodistas que los investigan en busca de exponer sus crímenes. Otro de los proyectos en discusión supondría dejar las intrigas palaciegas de la Casa Blanca y Washington para mudarse a los centros de poder financiero y político en Wall Street aprovechando el carismático personaje del multimillonario Raymond Tusk (Gerald McRaney) como protagonista del relato.

Claro que hoy el camino para que esas ideas lleguen a la pantalla parece largo y bastante accidentado. Así, lo que alguna vez fue un ciclo repleto de personajes e historias fascinantes con millones de fanáticos, a la luz de las revelaciones sobre Spacey, ahora parece un contenido demasiado polémico e incómodo para seguirlo viendo.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?