Festival de festivales: una primavera musical que dura todo el año

Lollapalooza, BUE, Sónar, Monsters of Rock, Personal Fest y Movistar FRI Music, entre otros, dan cuenta de la nueva era dorada para este tipo de encuentros; Rock in Rio podría confirmarse para 2019
Sebastián Espósito
(0)
3 de noviembre de 2017  

Ilustración
Ilustración Crédito: Fernanda Cohen

Los festivales de música viven una nueva primavera y la continuidad de Lollapalooza funcionó como efecto contagio. En marzo, el festival ideado por Perry Farrell tendrá su quinta edición local y la primera de tres días de duración. Pero mucho antes de eso, incluso antes de que termine el año, habrá otros seis festivales de música. En el horizonte, en tanto, figuran otros y el rumor cada vez más intenso de que finalmente Rock in Rio desembarcaría en Buenos Aires en 2019.

Mañana, un clásico como el Monsters of Rock volverá a poner sus garras en Buenos Aires; la próxima semana, el protagonista será el renovado Personal Fest y, luego, le sucederán el Movistar FRI Music Week, el Sónar, el Solid Rock y el BUE, que renació el año pasado y que promete, para 2018, otras dos ediciones en la región. Esta temporada también se realizó el Maximus, con el norte puesto en el nu metal, y un retorno nacional: el histórico festival B.A.Rock.

Corren buenos vientos para los festivales de música no sólo en el país, sino también en América latina, en los Estados Unidos y, principalmente, en Europa. Como ejemplo, otra vez sirve revisar el caso de Lollapalooza, que, en los últimos seis años, sumó sedes en Santiago de Chile, San Pablo, Buenos Aires, Berlín y, esta temporada, París.

Pero ¿qué le ofrece este tipo de encuentros al público que lo haya vuelto tan tentador, incluso por encima de otras épocas de gloria?

Red Hot Chilli Peppers
Red Hot Chilli Peppers

"Se produjo una evolución, hoy la gente tiene más información de la música que se está escuchando en todo el mundo y quiere ver a esos artistas, no sólo a los consagrados", señala Diego Finkelstein, de DF, responsable de la versión argentina de Lollapalooza y de las últimas visitas de Bon Jovi, Ariana Grande, Coldplay (los próximos 14 y 15) y Foo Fighters (7 de marzo de 2018), entre otros. "Es muy tentador ver en tres días a más de 100 artistas -agrega-. Y es una experiencia que incluye comida gourmet, un espacio para los chicos (Kidzapalooza)... Los festivales están instalados como concepto y llegaron para quedarse. Fijate que las bandas están buscando la forma de salir del show tradicional. Mirá el caso de Coldplay, que le entrega pulseras al público para que éste participe del show".

Entre 2003 y 2005, Quilmes Rock, BUE, Personal Fest y Pepsi Music instalaron una era dorada para los festivales de música, principalmente de rock. Por su parte, desde Córdoba, el Cosquín Rock, nacido en 2001, se consolidaba, cambiaba de sede y lograba hacerse de ese espíritu de festival que reina en Europa, donde la gente se instala durante varios días en campings, bien lejos de su ciudad y de su rutina.

Con excepción de Cosquín(ver aparte), que no sólo se mantuvo firme a las altas y bajas sino que además proyectó su exportación, el modelo de festival de rock mutó. Pasaron a ser inviables las largas maratones de 8, 9 y 10 noches que, por caso, llegó a tener el Pepsi Music, y tanto la gaseosa cola como la cerveza bonaerense dijeron basta en 2013. Mucho antes, en 2006, y luego de tres ediciones, el BUE se retiró del mercado -y también lo hizo por un buen tiempo su productor, Daniel Grinbank- y el Personal Fest intercaló buenas ediciones con otras más opacas, inclusó perdió su perfil inicial y hubo dos años en los que no se realizó, 2010 y 2015.

La llegada de Lollapalooza a Santiago de Chile, en 2012, y el streaming gratuito de los grandes festivales globales, como el norteamericano Coachella y el inglés Glastonbury, generaron un deseo irresistible en el público. Pero los tiempos nuevamente estaban cambiando y la manera de vivir estos encuentros en los que la ansiedad nos lleva a correr de un escenario a otro para intentar atrapar toda la música posible, también. Algunos festivales pasaron a ser más importantes que los músicos que ocasionalmente los integraban y otros nacieron para satisfacer a un nicho, a un tipo de público específico. Mientras Lollapalooza apunta a reunir -y lo logra- 100 mil personas por día en el Hipódromo de San Isidro, otros, como el Maximus, el Sónar o el flamante Solid Rock, buscan seducir a una audiencia reducida, pero fiel, con propuestas que quizás no estén hoy en la cresta de la ola, como el hard rock o el nü metal, pero que tienen a sus remeras rockeras listas para ser desempolvadas.

"Desde el lado del empresariado los festivales son una tentación porque te dan recursos extra, como derechos de esponsoreo, alimentos, bebidas, cosas que no manejás en un recital clásico. Y los artistas muy convocantes sólo son un porcentaje de todos los que participan de una grilla. Así es como los empresarios se hicieron más dueños del negocio", entiende Daniel Grinbank, responsable de cada una de las llegadas a la Argentina de los Rolling Stones y fundador de la FM Rock & Pop.

Tras revivir al BUE el año pasado, el productor apunta a "franquiciar el modelo del festival y llevarlo a Santiago de Chile y San Pablo, las mismas ciudades en las que se realiza Lollapalooza.

Para Matías Loizaga, de PopArt, responsable de Sónar y de Movistar Fri Music Week, "la estabilidad económica hace que los artistas busquen girar nuevamente" por Sudamérica. "También incide y mucho los años en que se hace Rock in Rio (es bienal), que abre la posibilidad de que el artista busque otros shows en la región. Fijate que este año fueron al festival y vinieron a Buenos Aires Guns N'Roses, The Who, Nile Rodgers. Y otro factor es el regreso al mercado de Grinbank.

El riesgo latente es el de la saturación, aunque eso no pareciera estar a la vuelta de la esquina. Dos síntomas son el desembarco del mencionado Rock in Rio, que se produciría en 2019 o 2020, y la creación de nuevos festivales. En abril próximo llegaría al país Radiohead y sería el nombre más fuerte de un lineup jugoso.

"La proliferación hace que suba el precio de los artistas y que se vendan menos entradas, ya que la oferta es muy amplia", entiende Loizaga. "Ese fenómeno de festivales que se dio años atrás con el Quilmes Rock, por ejemplo, ahora fue ocupado por Lollapalooza. No sé si hay lugar para otro evento así. Me parece más interesante que los sponsors se pongan a desarrollar nuevos artistas y no que pongan su marca en un solo espectáculo. Que se produzca un ida y vuelta entre marca, artista y productor y que todos salgan beneficiados."

Rock in Río de la Plata

En 2012, en Rock in Rio Lisboa, se anunció la llegada del festival brasileño creado por el empresario Roberto Medina, en 1985. En septiembre y octubre de 2013, el mítico encuentro iba a llevarse a cabo en el Parque Roca, pero finalmente todo quedó en proyecto. Las diferencias, por aquellos días insalvables entre el gobierno de la Ciudad y el Nacional, ahuyentaron a Medina. Pero, ¿qué opinan hoy los productores locales de la probable llegada del fesival?

"Sería genial, la historia que tiene en el entretenimiento esclave -comenta Loizaga-. Lo que hace Medina en Río de Janeiro es admirable. Tiene un nivel de inversión muy importante. Creo que se puede llegar a dar en Argentina en los próximos años".

Para Daniel Grinbank, en cambio, "sería ridículo" que llegara el festival brasileño. "Rock in Rio es en Río. Sólo una cuota de chauvinismo podría hacer que llegara a Buenos Aires. Distinto es Lolla o Sónar, que no tienen una denominación de origen. Rock in Rio es una buena marca, pero demostró que no funciona fuera de Brasil, salvo en Lisboa, por la dependencia cultural. En Las Vegas fue una pérdida horrorosa y en Madrid otro tanto".

El BUE de este año traerá por primera vez al país a Gorillaz, la banda animada ideada por el Blur Damon Albarn. Junto a ellos, la segunda visita a Buenos Aires de Arcade Fire, además de Major Lazer, Mark Ronson con Kevin Parker y Thievery Corporation, entre otros. El Mató a un Policía Motorizado y Los Reyes del Falsete lideran el nutrido lineup con músicos locales. Es decir, un festival que tienta al indie, pero también a un público más amplio, que aún consume música de manera tradicional.

Con sede central en Barcelona, el Sónar apunta a la electrónica de vanguardia y a las nuevas tecnologías. Tiene, además, una arista didáctica llevada adelante con una serie de workshops. Esta temporada también harán debutar en el país a un nombre fuerte de esta escena: los islandeses Sigur Rós.

El Monsters reavivará el romance entre Megadeth y el público porteño así como Deep Purple traerá sus clásicos al Solid Rock para un público más grande, que habitualmente no es tenido en cuenta por los festivales, que suelen apuntar a los jóvenes de veintipico, o incluso menos, como el caso de Lollapalooza.

La apuesta fuerte de Lollapalooza 2018 pasa por la tercera jornada que se incorpora y, más allá de los nombres que funcionan solos, como Red Hot Chili Peppers y Pearl Jam, hay una clara intención de mimar al público del hip hop: Chance the Rapper, Wiz Khalifa y Tyler, The Creator, los nombres más fuertes.

Para Enrique Battilana, de MOVE, productora regional relativamente nueva que tiene sede en nueve países de América latina, la nueva primavera que experimentan los festivales es propiciada por "la manera actual de consumir música. La audiencia está más segmentada y eso tiene que ver con la facilidad de acceso a la música. Fijate que los tipos que tocaban en estadios hace 20 años hoy más o menos son los mismos. Pero los festivales crecieron porque suman a un conjuntos de pequeñas audiencias".

El festival de nü metal Maximus es una de las estrellas de MOVE, productora que trae nuevamente al país a Green Day y que, a fin de año, organizará en Obras Isenbeck Rock ?N Chopp.

Los festivales de las telefónicas mutaron notablemente para este año. Personal Fest busca convertirse en un pequeño Lolla y acude al club Ciudad en busca de la vieja mística del BUE. Movistar Fri Music se deja influir por el SXSW, el festival de Austin, Texas, que se desarrolla en toda la ciudad: una semana de shows gratuitos en diversos espacios y un cierre festivalero a cielo abierto y con el rapero Mos Def como nombre fuerte.

Volvieron para quedarse y supieron entender el signo de los tiempos. Los festivales son la estrella indiscutida del entretenimiento actual.

Quién es quién

Sónar

Tecnópolis

Música de vanguardia y nuevas tecnologías

Entradas desde 800 pesos. www.tuentrada.com. 26 de noviembre: Sigur Ríos, Trentemoller, Pantha du Prince, Gilles Peterson, Tokimonsta y otros

Lollapalooza

Hipódromo de San Isidro

Pop, rock, electrónica

Entradas, 4990 pesos (abono) y 1750 (ticket por día) 16,17,18 de marzo: Red Hot Chilli Peppers, Imagine Dragons, Chance the Rapper, The Killers, Lana del Rey, Wiz Khalifa, Pearl Jam, LCD Soundsystem, The National y David Byrne, entre otros

Movistar Fri Music Week

La Trastienda, teatro Vorterix, Niceto y cierre en Dorrego y Libertador

Hip hop, rock y pop argentinos

Entradas gratuitas a través de la app FRI Movistar. Del 21 al 25 de noviembre: Mos Def, NACH, Juanse, Onda Vaga, Massacre, Airbag, Juana Molina, Ratones Paranoicos y otros

BUE

Tecnópolis

Pop, rock, electrónica

Entradas desde 1500 pesos. www.ticketek.com.ar. 15 y 16 de diciembre: Gorillaz, Arcade Fire, Major Lazer, Mark Ronson vs Kevin Parker, Thievery Corporation, Él Mató a un Policía Motorizado, entre otros

Personal Fest

Club Ciudad de Buenos Airs

Pop, electrónica y rock

Entradas desde 800 pesos. www.tuentrada.com. 11 y 12 de noviembre: Jack Johnson, Phoenix, PJ Harvey, Fatboy Slim, Los Fabulosos Cadillacs y Seu Jorge, entre otros

Solid Rock

Hipódromo de Palermo

Hard rock

Entradas desde 950 pesos. www.ticketek.com.ar. 6 de diciembre Deep Purple, Lynyrd Skynyrd y Telsa.

Monsters of rock

Tenópolis

Entradas desde 1350 pesos. www.allaccess.com.ar. Este sábado, desde las 16: Megadeth, Anthrax, Rata Blanca, Vimic y Plan 4

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.