Suscriptor digital

María Martha Serra Lima: la voz de la canción romántica

A los 72 años falleció una de las figuras femeninas más importantes de la música popular argentina, que llegó a grabar más de 40 álbumes
Gabriel Plaza
(0)
3 de noviembre de 2017  

María Martha Serra Lima apareció cuando el bolero, con un siglo y medio de historia, estaba en retirada. La hija menor de cuatro hermanos varones creció en una familia acomodada y de clase alta de la zona norte. Su padre era un exitoso empresario aficionado al bel canto que la hacía cantar frente a sus amigos. Tuvo que esperar a que su padre muriera y divorciarse de su primer esposo para tener la libertad de dedicarse a la música romántica, su primera y única maestra. "Yo fui tocada por Dios. Tenía todas las contras para ser artista. Era mujer, gorda, grande, porque me lancé tarde, a los 33 años, y bolerista. ¡No existía un caso así! Encima me decían: «Las mujeres no venden discos», «las mujeres te van a odiar porque sos gorda», pero fue todo al revés", confesó la artista en una de sus tantas apariciones públicas.

Esa voz magnética y grave, ese fraseo largo que se abrazaba a esas historias de amor y desengaño, la eternizaron desde que apareció por primera vez en un escenario. Debutó oficialmente en la discoteca Afrika, de moda en la década del setenta, en el hotel Alvear. A partir de ahí se transformó en una figura ineludible del ambiente musical. "Nunca busqué el éxito -comentó en una ocasión-, pero el éxito siempre me acompañó, a todos lados". Trabajó en Michelangelo durante cinco años y su carrera fue en ascenso. En 1980, impulsada por Mochín Marafiotti, director de CBS, grabó el tema "Entre nosotros" y logró que la voz de María Martha Serra Lima entrara en todas las casas.

Con una estirpe latina, recorrió el bolero y la canción con un registro único
Con una estirpe latina, recorrió el bolero y la canción con un registro único Crédito: Diego del Carril

El otro mojón artístico de su historia lo constituyó su sociedad artística con el Trío Los Panchos, integrado por Chucho Navarro, Alfredo Gil y Basurto Lara, que duró 17 años. El disco Esencia romántica (1983), que tuvo sus volúmenes 2 y 3, reavivó la llama del bolero en toda América latina gracias a un repertorio inoxidable que incluía "Algo contigo", que se convirtió en un clásico de Chico Novarro; "Los enamorados", otro himno dentro de su carrera, y "Voy a perder la cabeza por tu amor". Las bases tradicionales del bolero, el punteo del requinto, las voces en contrapunto y la voz de Serra Lima flotando sobre esas melodías ambientadas en la época dorada de los cuarenta y cincuenta, lo convirtieron en un álbum clásico en toda América latina, que llegó a vender cinco millones de unidades.

El reinado artístico de María Martha Serra Lima fue durante la década del ochenta, donde llegó a grabar un disco por año y hacer participaciones especiales en películas de Olmedo y Porcel. En los noventa empezó a residir en Miami y a partir de allí su carrera tuvo vaivenes, aunque siempre se mantuvo vigente. La leyenda de su voz siguió llamando la atención de las generaciones más jóvenes cuando se produjo la vuelta del bolero a fines de los noventa, a partir del exitoso disco Romance (1997), de Luis Miguel. Sus versiones se retroalimentaron junto a otros intérpretes del género como Olga Guillot y creadores como Armando Manzanero, con el que también compartió giras internacionales.

En los últimos años, María Martha también alimentó la leyenda de sus canciones contando sus propios romances. Contó que tuvo un amorío con Sandro y que llegó a tener 22 novios antes de su primer matrimonio, pero que se casó virgen. "Es que el sexo no me interesa tanto, soy una mujer apasionada, es cierto. Pero apasionada del amor". Sensual sobre el escenario, dijo que le gustaba lanzarle miradas a los hombres del público para crear su propia fantasía mientras cantaba un bolero y la historia tuviera más verdad. Sin embargo, la mujer que decía haber tenido éxito en la música fracasó en el amor varias veces. Enviudó de su primer marido y se separó del segundo. Con su última pareja, Horacio Pérez Ugidos, que se volvió su manager, estuvieron juntos más de treinta años, pero viviendo en casas separadas: "¿Vos sabés lo que es compartir la vida con alguien que desafina así? Muchas veces, cuando termina el show y nos volvemos en el auto pone un CD mío -porque le encanta mi música, no lo puede evitar- y se pone a cantar encima. ¡Una tortura!"

Cada aparición de Serra Lima en los medios levantó polvareda. Fue muy criticada por sus declaraciones públicas en contra de las parejas homosexuales y su postura a favor de la pena de muerte. Distintas dolencias físicas la mantuvieron, por momentos, alejada de los escenarios, más allá de apariciones públicas en programas de televisión. Aunque solía reaparecer en conciertos en hoteles de lujo y teatros de todo el país. Su hija la acompañó durante su última internación en Miami, tras una operación de la espina dorsal y en sus últimas horas, cuando su cuadro de salud se complicó. Sin embargo, María Martha ya se había convertido en leyenda de la canción romántica por una trayectoria trazada en más de cuarenta álbumes editados, haber conseguido quince discos de Oro y 35 de Platino, y haber cantado en el Madison Square Garden de Nueva York.

La voz de María Martha Serra Lima se eternizó en esas historias de amor y desengaños. Dijo muchas veces que no estaba arrepentida de todo lo que vivió en su vida personal y cómo lo vivió. Como cantaba en "A mi manera", uno de sus temas-himnos infaltable de sus conciertos. "Me pueden decir o criticar, si yo aprendí a renunciar, si hay que morir y hay que pasar, nada dejé sin entregar..., porque viví, siempre viví... a mi manera".

Emoción y recuerdos

  • Valeria Lynch, cantante: "Tristísima noticia, que Dios te muestre el camino y te acompañe siempre, querida María Martha. Gran artista y compañera de tantos escenarios. Mi corazón, con tu familia y amigos".
  • Lucia Galán, integrante de Pimpinela: "Querida María Martha, siempre estarás presente en cada reunión junto a nosotras cantando como tanto te gustaba".
  • Sandra Mihanovich, cantante : "¡Cómo te vamos a extrañar! María Martha de la voz de terciopelo".
  • Virginia Tola, cantante lírica : "Querida María Martha Serra Lima, te adoré desde el primer momento que te conocí. Gracias por tu magnánima voz".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?