Suscriptor digital

Centro Judicial en Santa Rosa

El estudio BEV, Bischof-Egozcue-Vidal, fue el ganador del Concurso Nacional de Anteproyectos
(0)
28 de febrero de 2001  

El proyecto del Centro Judicial de Santa Rosa, en La Pampa, se genera a partir de un Concurso Nacional de Anteproyectos que fue ganado (como ya se informó el miércoles 7 del actual, en este suplemento) por el estudio BEV, Bischof-Egozcue-Vidal, arquitectos que cuentan con amplia experiencia en este tipo de llamados y en la temática judicial en particular.

Esto ha permitido la generación de un proyecto que, afirma la arquitecta María Teresa Egozcue, da respuesta a los requerimientos planteados mediante una propuesta de carácter urbano-arquitectónico que permita transformar el sitio elegido en un "polo cívico institucional representativo del Poder Judicial", y aporte al crecimiento natural de la ciudad un hito referencial que consolida el sector.

Para eso, detalla Egozcue, fueron cuestiones de especial cuidado en la ejecución del anteproyecto los aspectos relacionados con la escala urbana y la morfología edilicia , en razón de la gran masa por construir dentro de un barrio residencial de baja altura.

El conjunto urbano-edilicio así propuesto está integrado por dos edificios lineales enfrentados y desplazados entre sí que conforman un espacio público longitudinal exterior: la Plaza-Foro Judicial .

En un extremo de la plaza, acota la arquitecta Egozcue, se conforma una amplia esquina con acceso desde el centro de la ciudad, conteniendo las dársenas de transporte público. En el extremo opuesto se ubica el acceso vehicular y la playa de estacionamiento público con vistas al parque Don Tomás. La Plaza-Foro Judicial así delimitada aglutina los accesos diferenciados a los distintos fueros y organismos y opera como espacio institucional integrado a la vida pública de los habitantes de la ciudad.

En cuanto a los edificios, el que se desarrolla a lo largo de la avenida Perón, dando frente a la ciudad, concentra juzgados, cámaras y otras dependencias administrativas. El edificio que se le enfrenta, sobre el borde ferroviario, actúa como organismo independiente pero vinculado, conteniendo las actividades complementarias (biblioteca, auditorio, aulas, guardería y dependencias del Colegio de la Magistratura y Tribunal Electoral).

El estacionamiento cubierto para magistrados actúa como conector entre ambos edificios completando los requerimientos del programa.

La propuesta organizativa de las áreas funcionales judiciales ha previsto, destaca también la arquitecta, el desenvolvimiento de las distintas instancias y fueros, durante la vida útil del edificio, según las distintas modalidades que requiera la Justicia y sus posibles reformas en el tiempo, con el fin de asegurar el mantenimiento del valor de la inversión inicial que afronta el gobierno de la provincia.

Esta flexibilidad se logra por medio de una estructuración lineal continua de todas las dependencias con áreas duras concentradas y zonas libres entre ellas.

Todos los volúmenes en tira de doble frente de los edificios fueron resueltos con estructura de hormigón armado postensado con columnas tipo placas redondas y losas lisas de 0,22 m de espesor.

Detalles técnicos

Las cubiertas son de chapa engrampada prepintada apoyada sobre losa de hormigón. Los paramentos exteriores son de mampostería revestidos en piedra o mármol y de hormigón visto, con paños vidriados continuos con carpintería de aluminio anodizado. La tabiquería interior y los cielos rasos son modulares y fácilmente desmontables, para enfatizar el criterio de flexibilidad del diseño.

Una de las permanentes preocupaciones del estudio BEV, acota la arquitecta Egozcue, es responder con el diseño a las características climáticas de los emplazamientos edilicios.

En este caso, la rigurosidad de ciertos factores, tanto en verano como en invierno, hizo necesaria algunas previsiones que caracterizan el proyecto. La disposición de los edificios favorece el asoleamiento invernal en los espacios exteriores, garantizando la protección de los vientos fríos y frecuentes delSur.

La incorporación de árboles perennes y de gran altura en el sector de estacionamiento público complementa esta protección.

Para mitigar las características secas del clima y la fuerte radiación en verano se ha incorporado un espejo de agua con elementos que producen dispersión y disipación de agua, colaborando en la humidificación del aire. La posición de este espejo frente al edificio judicial, sobre la fachada noroeste protegida por parasoles, contribuye a refrescar el aire que circula frente al edificio.

Los desafíos de un estudio con historia

El estudio BEV está integrado por los arquitectos Bernardo Bischof, María Teresa Egozcue y Guillermo Vidal, y las arquitectas Gabriela Pastorino y Simonetta Pozzolo, como asociadas. En este proyecto participaron, además, como equipo de proyecto, los arquitectos Valeria Caruso, Francisco Crespo (h.), Roberto Dufrechou, Adriana Fanelli, y Marina Medina.

Como colaboradores actuaron Martín Chavanne, Lucas Clariá, Cecilia Martinez Pasman, Ana Repetto y Josefina Rodríguez Larreta. Fueron asesores Analía Fernández, en diseño bioambiental, y Gustavo Benzi, en medios de salida y evacuación. La vasta experiencia del estudio en concursos está en el inicio mismo de su vida profesional, en 1965. Como señalan sus titulares, la presentación a los llamados implica un doble desafío: la libre competencia profesional y la necesidad de interpretar los requerimientos de un comitente sin contacto directo con el mismo.

El estudio valora premisas como el respeto por el contexto, el lugar de implantación, los requerimientos funcionales del programa, la flexibilidad de uso y cambio en el tiempo, la morfología y la tecnología. "Tratamos de lograr una propuesta que integre el valor cultural de la arquitectura con la viabilidad de su realización dentro del marco requerido por nuestro medio", concluyen.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?