Consejos de una emprendedora: "Creé mi compañía de accesorios para chicos”

“Escuché mis propias necesidades. Cuando quedé embarazada de mi primer hijo, me propuse hacer yo misma las cosas que iba necesitando para él”. Crédito: CAMILA SPAZIALE

Un viaje le dio a Sofía el empujón que necesitaba para montar su empresa, Dorothy Jane, que ya tiene dos sucursales en el exterior.

15 de noviembre de 2017  • 00:23

Cuando Sofía renunció a su trabajo como diseñadora en Benito Fernández, sabía que quería tener su propio proyecto. Así que armó un viaje a Nueva York, que “fue pura inspiración”, dice, y volvió con ganas de ponerse un local de deco y con una valija llena de telas a las que no había podido resistirse.

Empezó haciendo almohadones y acolchados, que comercializaba en la habitación de servicio de la casa de su mamá. Al año siguiente, nació su primer hijo y empezó a descubrir necesidades del mundo bebé que desconocía. También, otras mamás le pedían productos y ella siempre respondía que sí: “Una amiga quiso una funda para el huevito de su bebé, la hice y después se convirtió en un ítem que se vende re bien”.

Su estrategia es natural y consiste en escuchar a sus clientas , atenderlas ella misma y ofrecerles personalizar los productos. Crédito: CAMILA SPAZIALE

Compartía sus creaciones en Facebook y, de a poco, su negocio se convirtió en lo que es Dorothy Jane hoy: una marca de accesorios y objetos deco para chicos y bebés, como cambiadores, mochilas, neceseres y muñecos de crochet. El gran salto fue hace cuatro años, al abrir su showroom en un piso compartido con otras marcas: “Pude tener todo el muestrario de telas a mano y los productos exhibidos”.

Su estrategia es natural y consiste en escuchar a sus clientas , atenderlas ella misma y ofrecerles personalizar los productos. Sus telas, en más de cien estampas, son importadas y 100% de algodón. Además, Sofía es exigente en cuanto al recambio: “Renuevo el catálogo cada dos meses. No me gusta vender algo que después se vea en todos lados”, menciona como una de las claves de Dorothy Jane.

Dejarse llevar por la coyuntura personal puede ser el puntapié de un proyecto. Si se abre la percepción y se afila la intuición, la idea está a la vuelta de la esquina.

¿Cómo lo hizo?

Sus telas, en más de cien estampas, son importadas y 100% de algodón. Además, Sofía es exigente en cuanto al recambio Crédito: CAMILA SPAZIALE

1. “Escuché mis propias necesidades. Cuando quedé embarazada de mi primer hijo, me propuse hacer yo misma las cosas que iba necesitando para él”.

2 . “Encontré un lugar para trabajar. Me instalé con la máquina de coser y mis telas importadas en una habitación en lo de mi mamá, y ahí recibía a mis clientas”.

3. “Abrí el showroom. Tener horario de corrido –11 a 16– sin cita previa potenció mucho mis ventas”.

4. “Activé la comunicación en redes sociales. Además de Facebook, abrí Instagram y encontré un medio de comunicación más efectivo para este tipo de negocio”.

5. “Reproduje el negocio en Chile y en Uruguay. Dos clientas fieles tuvieron que mudarse al exterior. Ambas me propusieron duplicar el modelo allá y funciona muy bien”.

Minibío

Nombre y edad: Sofía Vedoya (35).

Profesión: Diseñadora de indumentaria.

Desafío cumplido: Montó un showroom de accesorios y objetos de decoración para chicos y bebés que ya se reprodujo en Chile y Uruguay.

Más info: facebook.com/DorothyJaneBuenosAires.

Los consejos de Sofía

“Abrí el showroom. Tener horario de corrido –11 a 16– sin cita previa potenció mucho mis ventas”. Crédito: CAMILA SPAZIALE

Extendé el horario de atención hasta las 19. Esto aumenta mucho el caudal de clientas.

Escuchá a tu público. Podés soñar con muchos productos, pero lo importante es lo que las clientas desean.

Tené paciencia. Sé cautelosa en tus inversiones y no inviertas lo que no tenés.

Brindá la posibilidad de adaptar los productos. La personalización es muy valorada por las clientas.

Abrí una cuenta en Instagram. El target de la red es muy afín a estos emprendimientos.

En números

$1000 fue la inversión inicial del proyecto en 2007.

$2000 es el ticket promedio de compra por clienta.

70% de las clientas encarga productos personalizados;

30% compra lo que hay en stock.

100% crece la facturación en diciembre.

12.400 seguidores tiene en Instagram y 5000 son las visitas por semana •

¿Soñás con abrir tu propio negocio? ¿Qué te falta para arrancar? También inspirate: Muy mona: "Creamos un negocio entre amigas" y Agatha Ruiz de la Prada: "Soy una diseñadora democrática"