0

Los decentes: cine político, pero sin solemnidad

Alejandro Lingenti
0
16 de noviembre de 2017  

Los decentes (Argentina-Corea del Sur- Austria/ 2016) / Dirección: Lukas Valenta Rinner / Guión: Ana Godoy, Ariel Gurevich, Lukas Valenta Rinner, Martín Shanly / Fotografía: Roman Kasseroller, Andrés Hilarion / Edición: Ana Godoy / Música: Jimin Kim, Jongho You / Elenco: Iride Mockert, Martín Shanly, Andrea Strenitz / Duración: 70 minutos / Calificación: Apta para mayores de 16 años / Nuestra opinión: muy buena

Fuente: LA NACION

Hay muchas maneras de hacer cine político. Y no siempre, aunque se perfilen como estrategias recurrentes, las mejores son la solemnidad, las declamaciones o la pura evidencia. Los decentes es, a su manera -con sus singularidades, su desprejuicio y su humor a veces esquivo pero siempre mordaz- una película que sabe encontrar resonancias políticas en un argumento extravagante.

Una empleada doméstica consigue trabajo en una prototípica casa de country bonaerense y de pronto su vida pega un giro copernicano. No tanto por la aparición del arquetipo de la lucha de clases -un tópico transitado al que el film se arrima un rato y luego va abandonando de a poco, hasta desembocar en un final inesperado, explosivo y de gran potencia cinematográfica-, sino por la inteligencia para demarcar con sutileza los límites para una comunicación fluida con los que deben lidiar grupos sociales que manejan códigos y escalas de valores diferentes.

Igual que la Alicia de Lewis Carroll, Belén (gran trabajo de Iride Mockert), una mujer sumisa y apocada del conurbano, descubre en un pintoresco grupo de vecinos nudistas un mundo nuevo que la cambia por completo. No cae en un agujero, como la joven protagonista de aquella fantástica novela decimonónica. Apenas atraviesa un portón y consigue liberarse de las ataduras a las que parecía condenada por siempre, simplemente por su condición de clase.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.