Suscriptor digital

Dua Lipa: "Me fascina ver cómo todo está creciendo a pasos agigantados"

A los 15 años abandonó Kosovo y terminó abriendo los shows de Coldplay; vendió cuatro millones de singles antes de sacar un disco
Catalina Greloni Pierri
(0)
16 de noviembre de 2017  

Una instantánea antes de su show del lunes pasado en Vorterix
Una instantánea antes de su show del lunes pasado en Vorterix

A los 15 años se plantó en Kosovo frente a sus padres y les dijo que necesitaba emigrar de allí si quería perseguir una carrera musical. Dua Lipa regresó a su Londres natal para vivir con una amiga y, después de varios años de trabajos como modelo o moza -y millones de clics en YouTube en su canal de videos, en el cual interpretaba covers de Rihanna y Etta James frente a su webcam-, consiguió su primer contrato discográfico.

La millennial de 22 años, dueña de una voz grave y aterciopelada que apodó su música como dark pop, ya llevaba más de cuatro millones de singles vendidos aun antes de haber lanzado su primer álbum homónimo este año, en junio, que supera ampliamente los 300 millones de escuchas en Spotify y e hizo explotar los rankings mundiales, especialmente en Gran Bretaña, donde sonaron en simultáneo en el top 15 su hit "Be the One", "No Lie" -en colaboración con Sean Paul- y "Scared to Be Lonely", junto al DJ Martin Garrix.

Glastonbury, Coachella y Governors Ball son tan sólo algunos de los festivales donde se pudo ver a Lipa este último tiempo, y ya ofició de telonera de artistas como Bruno Mars, Troye Sivan y Coldplay, a quienes acompañó en Brasil y, ahora, en la Argentina en su gira mundial A Head Full Of Dreams. Hasta logró hacer subir al escenario a Chris Martin en su show en San Pablo para interpretar "Homesick", el tema que compusieron juntos para su primer álbum. "Fue la primera vez que la tocábamos juntos frente al público. Ya de por sí es un honor gigante poder tocar antes que Coldplay en estadios gigantes, pero tenerlo de invitado en un lugar tan chico fue muy especial", comenta en la entrevista con LA NACION en la previa a su show del lunes pasado en el Teatro Vorterix.

-Si bien te fuiste del hogar familiar muy chica y creciste muy pronto, ¿cómo estás lidiando con tanta popularidad repentina?

-Es algo nuevo, estoy aprendiendo a llevarlo, pero es emocionante. Me fascina ver cómo todo está creciendo a pasos agigantados. De repente, hago shows en todo el mundo, estoy de gira y todo es una locura, pero mantengo mi vida personal y la laboral separadas. Cuando vuelvo a mi casa en Londres y paso tiempo con mi familia y amigos, todo vuelve a la normalidad de una chica de 22 años. Es muy importante para mí poder mantener ese balance.

-¿Cómo te sorprendió América latina?

-Estoy por demás contenta de estar acá. Siempre quise poder hacer una gira alrededor del mundo, viajar y experimentar diferentes audiencias. Tener la oportunidad de hacerlo junto a Coldplay y a la vez poder presentar mi primer disco con un show propio es una sensación increíble. Me habían comentado que los fans argentinos eran muy apasionados, pero me sorprendió verlos esperando horas fuera del teatro y en el aeropuerto y tengo muchas ganas de estar acá.

-¿Qué momentos fueron los más importantes hasta ahora en tu corta carrera?

-Desde que me presenté en 2016 en el festival Eurosonic en Holanda todo fue un hito para mí. Me dio la exposición suficiente como para que más gente me conociera y nos llamaran para otros festivales. Lanzar mi primer disco. Venía componiendo y lanzando música a través de YouTube y quise hacer un primer álbum que me representara y tuviera canciones nuevas que la gente todavía no hubiera escuchado.

-¿Y tocar por primera vez en Glastonbury?

-Uf, fue un monstruo enorme para mí. El año pasado teníamos que tocar temprano a la tarde y no sabíamos qué esperar. La carpa estaba tan llena que la gente llegaba hasta afuera y fue muy lindo ver una cosa así. También el show que hice en Kosovo el verano pasado fue muy importante porque volver a tocar en mi tierra después de cuatro años sin ir y con un show tan grande fue una locura total. Estaban todos mis amigos y toda mi familia. Fue perfecto.

-Siempre hablás sobre cuán edulcoradas son las canciones y los mensajes en la música pop y sobre tu necesidad de transmitir honestidad en la música...

-Desde chica me enamoré de la música de Nelly Furtado y Pink. Al principio las escuchaba porque me gustaba cómo sonaban, pero no entendía qué decían. Al crecer, fui entendiendo cuál era su mensaje y siempre me pareció honesto, abierto y verdadero.

-Tu video "New Rules" salió hace cuatro meses y ya tiene más de seiscientos millones de vistas.

-Los videos son la parte más complicada de mi trabajo porque, una vez que sale el track, es difícil emparejar el concepto de esa canción con la parte visual. Siempre hay mucha presión para lograr transmitir la idea de la letra, pero me encantó hacer "New Rules": nos sentamos en la cocina de mi casa con Henry Scholfield, el director, a pensar ideas y me acordé de un par de campañas de los noventa de Versace donde está Naomi Campbell con otra modelo y el mensaje de la publicidad parece transmitir que se están cuidando entre ellas. Esa fue la inspiración completa para el video, mujeres cuidándonos entre nosotras y estar ahí para cuando una nos necesita.

-¿Te considerás una feminista?

-Absolutamente. Si no sos feminista, sos sexista, seas hombre o mujer. Me estoy educando en este tema porque hay muchísimas cosas que no sé y quiero aprender. De muchas maneras, creo que a las mujeres no nos toman en serio y hay que luchar para revertir eso, para conseguir que nos paguen igual que a los hombres por hacer el mismo trabajo. También, ponerle fin al acoso callejero, que es otra forma de silenciar, reprimirnos y no darnos la voz y el lugar que nos merecemos. Pienso usar mi plataforma para ayudar y darles soporte a las mujeres en todas las formas que sean posibles. Me encanta cómo cada vez se están abriendo más canales de expresión y apoyo hacia la igualdad de géneros y a la comunidad LGTBIQ y que las nuevas generaciones puedan educarse según estos valores. Al crecer en Londres siempre me fue muy normal ser parte de una comunidad diversa en cuanto a nacionalidades y etnias. Con todo lo que está sucediendo en el mundo hoy, es importante mostrar la heterogeneidad y representar esos ideales.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?