Alias Grace, la nueva serie de Margaret Atwood

Basada en la novela histórica de la escritora canadiense, esta nueva serie está inspirada en hechos reales
Soledad Venesio
(0)
17 de noviembre de 2017  • 08:54

Mientras que este año The Handmaid's Tale revolucionó la pantalla de la televisión por traer, no solo una historia poderosa, sino también una producción de altísimo valor estético, todas nos preguntábamos cuál sería el siguiente proyecto de Margaret Atwood . Por suerte la respuesta no tardó en llegar, de la mano de CBS Canadá, que anunció que estaba trabajando en la adaptación de Alias Grace y que Netflix sería la plataforma responsable de distribuirla internacionalmente.

Completamente diferente de su predecesora, Alias Grace mantiene algunos recursos narrativos y la fortaleza de una historia que, no solo es impactante, sino que además tiene un poderoso mensaje detrás.

Definida como una novela histórica, Margaret Atwood publicó Alias Grace en 1996 luego de descubrir el caso de Grace Marks y James McDermott. Combinando ficción con hechos históricos reales, la historia nos lleva a la Canadá de 1943, en donde ocurren los asesinatos del terrateniente Thomas Kinnear y de su ama de llaves. Tanto Grace como James, quienes trabajaban en ese hogar, son condenados por los asesinatos: él a muerte y ella a prisión perpetua.

Tanto en el libro como en la serie, la historia es narrada a través del uso del flashback: Grace, ya condenada, le cuenta su historia al Doctor Simon Jordan, quien la entrevista como un caso de estudio para su investigación sobre conducta criminal. De esta manera, mientras la serie nos lleva a través de dos líneas temporales (pasado y presente), también vemos cómo nuestra protagonista desarrolla dos conversaciones con el doctor al mismo tiempo: una directa, cara a cara, y otra indirecta, a través de una carta.

Similitudes y diferencias con The Handmaid's Tale

Si te enamoraste de la serie producida por hulu, seguramente te estarás preguntando con qué te vas a encontrar en esta producción:

  • Ambas producciones tienen de protagonistas a mujeres fuertes, que llevan la narración de toda la historia; y al igual que Elisabeth Moss , Sarah Gadon construye un personaje impecable que da gusto ver. Las grandes diferencias están en la identidad y personalidad de los personajes, porque Grace tiene un aura algo enfermiza, perversa e inalcanzable que Gadon interpreta con real maestría.
  • En Alias Grace además nos encontramos con un enorme trabajo de ambientación y reconstrucción de época. Sumergida en 1943, la mirada sobre los vestuarios, escenarios y costumbres de la estructura social son interesantes y logran construir una enorme verosimilitud.
  • Al contrario de The Handmaid's Tale, en esta serie vemos una narración más despojada de recursos, por ejemplo con la música o el trabajo de luces y sombras. Más allá del juego de tiempos narrativos, es una ficción que se destaca por su simpleza y por la extrema iluminación de las escenas. Además, con el recurso de la voz en off de la protagonista, logran un ambiente completamente diferente e intenso del que vimos en la serie de hulu. Durante sus seis episodios la historia se construye alrededor de la tensión, la psicosis, la inocencia y la manipulación. Así, con una fotografía completamente iluminada, se narra una historia tremendamente oscura y atrapante.

Estén atentas, porque al igual que en The Handmaid's Tale, Margaret Atwood tiene un simpático cameo que la coloca al lado de la protagonista de su historia.

Si te interesó esta nota, puede que también quieras leer: The Handmaid's Tale: 7 diferencias entre el libro y la serie

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.