La historia de Anthony, solo a los cinco años, un drama sin fin

La crisis de refugiados sigue golpeando a Europa y a Italia, que siguen sin encontrar respuestas, pese a un cuestionado acuerdo con Libia que en los últimos meses frenó el flujo
Elisabetta Piqué
(0)
16 de noviembre de 2017  • 13:14

ROMA.- Al margen del shock por la eliminación de los "azzurri" del Mundial Rusia 2018, otra noticia causó gran impacto en la opinión pública esta semana en Italia. Un chico de cinco años fue hallado el lunes último por la mañana, medio congelado, solo, debajo de un vagón de un tren de carga, en la estación del Brennero, en la frontera entre Italia y Austria. El chico estaba azul, a punto de morirse de frío. Y se salvó sólo porque algunos agentes de la policía ferroviaria, en una ronda de rutina a las 7 y 20 de la mañana, cuando soplaba un viento gélico y el termómetro marcada 5 grados, oyeron sus quejidos.

Cuando se despertó, en un hospital de la cercana ciudad de Bressanone, el chico contó que se llama Anthony y que es originario de Sierra Leone. Nada más. A bordo del tren debajo del que fue hallado, proveniente de Verona, no había otros refugiados, que a menudo intentan a través de esa vía cruzar hacia Austria y de ahí, alcanzar Alemania. ¿Qué pasó? ¿El chico se perdió mientras el grupo con el que estaba huyó de la policía? ¿Dónde están sus eventuales familiares? Anthony llevaba una mochila con adentro ropa de mujer: ¿la de su mamá?

Mientras las autoridades buscan pistas para hallar alguna conexión y un tribunal de menores se prepara para, eventualmente, decidir el destino del chico, su caso significó otra vuelta de tuerca del drama de los refugiados. Aunque en Europa todos trabajan para frenar una oleada de migrantes epocal -que impacta en la política y en la sociedad-, nada es capaz de detener la desesperación de miles de personas que escapan de situaciones infernales de hambre, conflictos, represión y falta de futuro, arriesgando su vida en el intento y la de sus hijos.

El martes último el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), el jordano Zeid Raad Al Hussein, tachó de "inhumana" la política puesta en marcha por la Unión Europea (UE) e Italia en los últimos meses para detener el flujo de refugiados, financiando a las autoridades de Libia para bloquearlos y para volver a aceptarlos en su territorio. Un grupo de observadores de la ONU visitó varios centros de inmigrantes de Tripoli, quedando horrorizado por sus condiciones atroces. El ACNUDH denunció así la política "inhumana" de la UE y de Italia y llamó a "no ser testigos silenciosos de formas de esclavitud moderna, de violencia sexual y asesinatos, para evitar que personas desesperadas y traumatizadas alcancen las costas de Europa".

La UE replicó que si bien es verdad que los centros de detención libios deben ser cerrados "porque la situación es inaceptable", está realizando todos sus esfuerzos para mejorar en forma urgente las condiciones de los centros para migrantes que se encuentran en Libia. El gobierno italiano, por su parte, no ocultó su irritación. "Somos los únicos en Europa que tenemos una politica decente sobre los inmigrantes", aseguró el primer ministro, Paolo Gentiloni, que destacó que desde el primer momento alertó sobre las terribles condiciones de los centro líbicos. "Si hoy se hacen inspecciones y dejan entrar a organismos internacionales es gracias a nosotros. Y las Naciones Unidas en lugar de denunciar, deberían hacer más", arguyó.

Interpelado por el Parlamento el ministro del Interior, Marco Minniti, reivindicó ayer la estrategia adoptada, reclamó una mayor colaboración de los demás socios de la UE y aportó datos en teoría positivos, escalofriantes: "Según la Organización Mundial para las Migraciones (OIM) desde principios de año en el Mediterráneo desaparecieron 2749 personas, frente a las 3793 de 2016".

En la sesión no se habló de Anthony.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.