Murió Alfredo Radoszynski, el gran productor discográfico que editó a Astor Piazzolla, Vinicius de Moraes y Les Luthiers

Recuerdos de una época dorada: Astor Piazzolla, Alfredo Radoszynski y Vinicius de Moraes
Recuerdos de una época dorada: Astor Piazzolla, Alfredo Radoszynski y Vinicius de Moraes
Tenía 91 años y en 2016 recibió un merecido homenaje en el Teatro Colón; creó el sello Trova, pionero de la música independiente argentina
Humphrey Inzillo
(0)
16 de noviembre de 2017  • 18:09

¡Al Colón! La frase, simbólica y consagratoria, suele estar destinada a los artistas. Pero Alfredo Radoszynski, acaso el mayor productor discográfico de la Argentina que falleció ayer, tuvo su noche consagratoria el año pasado, para festejar su nonagésimo cumpleaños. Durante esa velada histórica, por el escenario del Colón desfilaron, entre otros, Les Luthiers , Litto Nebbia, Susana Rinaldi , Opus Cuatro y un cuarteto de jazz liderado por Néstor Astarita y Jorge Anders. Esa iniciativa de la Fundación Banco Ciudad representa mucho más que un concierto: fue un agradecimiento público, un acto de justicia histórica para un activista de la cultura, un melómano con todas las letras, un pionero de la música independiente en la región.

Al frente del sello Trova, especialmente en los 60 y los 70, Radoszynski produjo grabaciones antológicas, como Vinicius de Moraes en La Fusa, con María Creuza y Toquinho. El álbum fue grabado en los estudios Ion, recreando el ambiente de café concert que reinaba en La Fusa, un boliche íntimo para unas 100 personas. También es el responsable de las primeras grabaciones de Les Luthiers, de los registros del Mono Villegas a su regreso de los Estados Unidos, de las primeras grabaciones del Cuarteto Zupay, del registro de la Porteña Jazz Band y de rockeros como Aquelarre, Pedro y Pablo y Roque Narvaja, entre muchos más.

Con el gran pianista y compositor Manolo Juárez compartió, también, un programa de radio antológico, El toscano y la oreja, con el que se alzaron con un premio Martín Fierro en 1996. Además de la música, su pasión era el Racing Club de Avellaneda. Era habitual cruzarlo por el estadio junto a Chico Novarro, otro de los artistas que supo producir, domingo a domingo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?