Sorpresa: control antidoping para los finalistas de la Copa Libertadores

Es una decisión de la Conmebol; "nunca imaginé jugar una final de copa", admitió Sand
(0)
21 de noviembre de 2017  

Los jugadores de Lanús en el Arena Gremio tras la práctica
Los jugadores de Lanús en el Arena Gremio tras la práctica Crédito: Lanús

PORTO ALEGRE.- La Conmebol dispuso un control antidoping para Lanús y Gremio, en las horas previas a la primera final, prevista para mañana, en esta ciudad. La delegación granate fue sorprendida por la medida, que se tomó con el recuerdo de los casos de Lucas Martínez Quarta y Camilo Mayada, jugadores de River que dieron positivo durante esta competencia.

El plantel de Lanús se instaló al mediodía en Porto Alegre, con todos los integrantes de su lista de buena fe. La delegación, encabezada por el presidente Nicolás Russo y el técnico Jorge Almirón, está instalada en el hotel Deville Prime luego de abordar un vuelo de Aerolíneas Argentinas en Aeroparque.

Almirón dispondrá del mismo equipo que dejó en el camino a San Lorenzo y River: Andrada; Gómez, Herrera, Braghieri y Velázquez; Martínez, Marcone y Pasquini; Silva, Sand y Acosta.

El plantel realizó por la tarde un entrenamiento en las instalaciones de Inter y hoy, cerca de las 17.45, tiene previsto el reconocimiento al campo de juego del estadio Arena Do Gremio. La agenda continuará con el encuentro, que comenzará a las 20.45, mientras que el regreso a Buenos Aires está previsto para el jueves próximo, a las 14. La revancha será el miércoles 29, en la Fortaleza.

Motivado y seguro, aunque convencido de que el favorito es Gremio -por historia, poderío y localía-, el equipo pasó las horas previas de óptimo humor. Pepe Sand, el goleador, recordó su pasado y aceptó que esta instancia no estuvo entre sus deseos más intensos. "Nunca imaginé jugar una final de Copa Libertadores. Pensaba lo mejor, pero una final no, por lo difícil que era porque había muchos equipos competitivos", comentó Pepe, que estuvo a punto de retirarse, algunos meses antes de volver a Lanús, su casa. Sin embargo, la ayuda de la psicología y una recuperación física y futbolística -detalles en los que influyó Almirón-, lo encuentran en el pico de su carrera, a los 37 años.

La táctica defensiva es un llamado de atención. No sólo para Sand: para toda la estructura: "Hace mucho no podemos mantener el cero en nuestro arco. Gremio es un equipo fuerte y juegan bien. Veremos cómo plantean el partido. Trataremos de hacer lo que diga Jorge (Almirón) para conseguir un buen resultado. Es algo histórico para nosotros y para el club, pero estamos bien, tranquilos, porque venimos haciendo cosas interesantes en la Copa y estamos bien con nuestro juego".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?