Las grandes empresas se inspiran en las startups para no perderse el tren de la evolución

Con la certeza de que "innovación mata tradición", las firmas suman conceptos como disrupción, colaboración y procesos ágiles para fallar rápido y volver a empezar
Sofía Terrile
(0)
22 de noviembre de 2017  

Bruno Drobeta, Damián Fernández, Martina Rua, Carlos Galmarini, Federico Espinosa y Nicolás Tognalli
Bruno Drobeta, Damián Fernández, Martina Rua, Carlos Galmarini, Federico Espinosa y Nicolás Tognalli Crédito: Fabián Malavolta

No importa cuántos cientos de años tenga una empresa y cuán arraigada esté en los gustos de los consumidores: hoy, innovación mata tradición. Las compañías lo saben y están haciendo algo al respecto. Al menos eso concluyeron cinco referentes que participaron de la tercera edición del encuentro de Innovación que LA NACION organizó en el Malba. Se trató de Bruno Drobeta, director comercial de Samsung Argentina; Carlos Galmarini, director de Relaciones Institucionales de Ford; Damián Fernández, encargado de Innovación Disruptiva de Banco Supervielle; Federico Espinosa, director de Crecimiento Disruptivo de AB InBev Latinoamérica Sur, y Nicolás Tognalli, gerente de Cites, la incubadora de startups tecnológicas del Grupo Sancor Seguros.

El panel fue moderado por la periodista especializada en innovación Martina Rua, quien en primer lugar le consultó a Drobeta si una industria como la de la tecnología, tan disruptora, tenía miedo de que otro jugador "la disrumpiera". El ejecutivo de Samsung opinó que lo mobile seguirá reemplazando servicios o bienes, como la billetera, pero que a la vez tendrá un competidor: el cuerpo humano. "En el mundo de los dispositivos conectados y para la casa inteligente no voy a necesitar el celular, sino los gestos de mi cara o mi voz", explicó durante el evento, donde también estuvieron presentes los representantes de los proyectos finalistas del certamen Samsung Innova, que premia a los mejores emprendimientos del país vinculados con la tecnología y la innovación que generan impacto positivo en la sociedad. Por la categoría "Cultura y creatividad" asistieron Museos Abiertos y Machi; por "Emprendimientos de impacto social o ambiental", Inclúyeme y Mamotest; y por "Ciencia y tecnología", Inmunova y Dynami.

La tensión entre competidor y colaborador también se da en el sistema financiero entre los bancos tradicionales y las fintech, los emprendimientos que cruzan las finanzas con la tecnología. Fernández dijo: "Todavía nos estamos conociendo y descubriendo el valor agregado que podemos dar juntos al ecosistema y cómo crecer en inclusión financiera. Estamos viendo dónde podemos empezar a contratar servicios, dónde hacer alianzas comerciales".

Señaló que aún falta trabajar la parte normativa y la seguridad: "¿Qué pasa si yo le doy la información personal a una fintech a través de un banco? ¿Quién toma las responsabilidades?", cuestionó. Explicó que los usuarios tienen las barreras de seguridad de sus datos "más bajas" porque se acostumbraron a la autenticación a través de las redes sociales y a que "todo funcione". Finalmente, ¿son socios o no? "Todos queremos agrandar el ecosistema. No siempre el grande se tiene que comer al chico, ¿por qué no creamos un océano más vasto entre todos?", respondió Fernández.

Quien también optó por "asociarse" fue la compañía Sancor Seguros, que, con la aceleradora Centro de Innovación Tecnológica, Empresarial y Social (Cites), incorporó los conceptos de agilidad y diversidad. Tognalli señaló que, a través de la incorporación del proyecto, cada vez más empleados del grupo están en contacto con las metodologías de design thinking (un método para innovar centrado en las personas) y lean startup (relacionada con acortar los ciclos de desarrollo de productos). "Somos parte de una industria regulada y muy tradicional: para innovar, un punto fundamental es animarse a actuar", expresó.

En Cites hay perfiles que no se hallan tan fácilmente en el sector de los seguros, como biotecnólogos, ingenieros y comerciantes. Entre otros proyectos, la incubadora invirtió en la herramienta de telemedicina Llamando al Doctor, creada por la ginecóloga y obstetra Ingrid Briggiler.

Más colaboración: Galmarini recordó que la industria automotriz se encuentra ante una gran revolución, pero para que eso suceda deberán participar junto a las compañías como Ford las empresas tecnológicas y los gobiernos de los países y las ciudades. "Nos encontramos ante un nuevo amanecer del sistema de transporte. El auto pasará a ser un bien que nos dará muchos servicios e ingresamos en el nuevo mundo de la movilidad", describió.

Las unidades de "movilidad" de las compañías del sector no piensan tanto en el consumidor sino en el usuario y no basan su estrategia en cómo vender más autos, sino en cómo se trasladarán las personas. "Esto no sólo implica cambios en los procesos de diseño y en el producto: necesitamos reinventar la organización de la empresa", aclaró.

Mientras tanto, en la línea de producción de Ford se sigue incorporando tecnología: el sistema de realidad mixta HoloLens permite "probar", por ejemplo, cómo quedaría un automóvil pintado de un determinado color, algo para lo que antes se montaba un prototipo y se testeaba. En tanto, en la organización de la compañía, los cambios de jerarquías produjeron su impacto en la toma de decisiones: Ford eliminó algunas posiciones intermedias para agilizar procesos, bajó de 16 a cinco la cantidad de personas que reportan directo al CEO.

Espinosa también introdujo una colaboración impensada en AB InBev, dueña de Quilmes. Fue en el e-commerce de bebidas BevyBar, en el que los consumidores pedían marcas de la competencia. La compañía decidió incluirlas para potenciar el crecimiento del sitio. "Son decisiones difíciles de tomar que adentro requieren que se resuelva rápido. Por eso creamos la unidad de crecimiento disruptivo, para tener autonomía y una mirada de largo plazo", detalló.

Se convirtió en una "empresa separada para tomar decisiones difíciles", decide productos especiales y acelera startups, entre otras funciones. "Antes tardábamos en lanzar un producto nuevo un año y medio, entre estudios de consultoras y trabajo con agencias de publicidad. Hoy, decidimos trabajar distinto y en tres semanas ya lo teníamos. Luego falló, pero no perdimos toda esa plata que perdíamos antes", apuntó, y añadió: "Estamos acostumbrados a ir rápido y fallar rápido, tenemos procesos para hacerlo y nos balanceamos bien".

Para terminar, Drobeta se refirió a la importancia de la red 5G, que definió como "la infraestructura de los autos autónomos y los dispositivos conectados". Expresó que esta red multiplicará por 10 la velocidad. "Con la masificación, llegará la cuarta ola de la innovación", pronosticó.

La cultura del cambio

  • Carlos Galmarini: "El auto pasará a ser un bien que nos dará muchos servicios"
  • Damián Fernández: "Todos queremos agrandar el ecosis-tema. No siempre el grande se debe comer al chico"
  • Federico Espinosa: "Estamos acostumbrados a ir rápido y fallar rápido"
  • Nicolás Tognalli: "Para innovar, es clave animarse a actuar"
  • Bruno Drobeta: "El 5G es la infraestructura de los autos autónomos y los dispositivos conectados"

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?