Las tecnologías que ya resuelven los problemas a la gente

IguanaFix, Wabee, Uber y MindCotine fueron creadas para solucionar diferentes pain points, es decir, inconvenientes que se presentaban en la vida cotidiana
Sofía Terrile
(0)
22 de noviembre de 2017  

Claudio Figuerola, Mariano Otero, José Del Rio (LA NACION), Matías Recchia y Cristian Waitman
Claudio Figuerola, Mariano Otero, José Del Rio (LA NACION), Matías Recchia y Cristian Waitman Crédito: Fabián Malavolta

En inglés lo llaman pain point, algo así como "punto de dolor", y es el problema que un emprendimiento resuelve para sus clientes o usuarios. Un panel del evento de Innovación de LA NACION juntó a cuatro "solucionadores" de pain points: Matías Recchia, creador de IguanaFix; Claudio Figuerola, CEO de Wabee; Mariano Otero, gerente general de Uber Argentina, y Cristian Waitman, cocreador de MindCotine.

El pain point de Recchia se le presentó con su propia mudanza, cuando no encontraba gente de confianza para contratar. El emprendedor, que terminó el colegio a los 15 y un MBA a los 23, imaginó una alternativa superadora a la clásica recomendación del boca en boca: una plataforma Web para encontrar profesionales que realicen arreglos en el hogar y el automóvil en la que estén, además, puntuados por la calidad de su servicio. El sitio cuenta con un catálogo de 15.000 profesionales, entre ellos electricistas, pintores, gasistas y plomeros.

IguanaFix cuenta con un equipo de 60 personas que trabajan en el área de Operaciones y reclutan profesionales: hacen evaluaciones profesionales, pero también exámenes de personalidad. Los 10 primeros trabajos que realizan los reclutados por ese equipo se ofrecen a un grupo reducido de gente que hace reseñas detalladas. Así hay una curación de los servicios que se ofrecen: "Es una plataforma donde están sólo los buenos. Es un círculo virtuoso donde la gente que es responsable puede tener acceso a mejores trabajos", detalló el emprendedor.

El proyecto, además, tiene como fin darles incentivos a esos trabajadores para que dejen de moverse en el marco de la informalidad. "Si estuvieran formalizados, podrían trabajar no solamente para personas, sino también para empresas, podrían tener acceso a seguros para estar protegidos y obtener financiamiento", explicó Recchia, quien reflexionó sobre el emprendedurismo: "Si lo estás haciendo para hacer plata, no es la forma. Pero si querés cambiar algo, aunque tu empresa no sea un súper éxito, ese objetivo te va a ayudar a desarrollar la resiliencia, y es lo que te va a sostener en las subidas y las bajadas".

El triunfo de Cambiemos en diciembre de 2015 trajo consigo el pain point que intenta resolver Figuerola. El anuncio de la quita de subsidios para las tarifas de energía eléctrica lo llevó a imaginar, mientras descansaba en sus vacaciones de verano en Mar del Plata, un dispositivo para medir el consumo en cada hogar, comercio u oficina, y que la gente supiera si realmente conocía el impacto de poner el aire acondicionado a 24ºC en lugar de a 20ºC, o de reemplazar la iluminación tradicional por lamparitas LED.

Wabee es un monitor de energía eléctrica que permite conocer el consumo de luz a través de una aplicación que Figuerola y sus socios desarrollaron, y que puede llegar a ahorrar hasta un 20% anual. El dispositivo permite saber cuánta energía se consume durante el día, cuánta utiliza cada aparato enchufado y en qué momento del día hay picos de consumo. El emprendedor explicó que, en definitiva, se trata de un producto que usa Internet de las Cosas para "ayudar a la gente a tomar decisiones" y que el mejor marketing para lo que comercializa es el ahorro energético una vez instalado.

Waitman encontró su problema a resolver en México y, de cierto modo, se lo buscó él mismo: mientras estaba viviendo en aquel país, comenzó a fumar, y es asmático, por lo que podría haber tenido complicaciones en la salud. Junto a dos socios desarrolló MindCotine, una herramienta que combina realidad virtual con mindfulness, la técnica de meditación en boga, que acompaña a los fumadores durante 21 días para que dejen el cigarrillo.

Las nuevas tecnologías resuelven problemas concretos
Las nuevas tecnologías resuelven problemas concretos Fuente: Archivo - Crédito: Shutterstock

Los elementos necesarios son un smartphone y un cardboard (visor de realidad virtual de cartón). "Ponemos al fumador ante situaciones y tratamos que cambie su relación con el tabaco; que entienda y elija no fumar más", describió Waitman.

El cordobés, de 33 años, ya había tenido su experiencia con esa tecnología en México, donde había diseñado la experiencia inmersiva para el proyecto Restore Coral para proteger y recuperar los corales de la costa mexicana. Explicó que siempre creyó que podía utilizar la tecnología para generar impacto y que sea un vehículo transformador.

Actualmente, detalló, la mitad del equipo de MindCotine está en Silicon Valley, donde están instalados y reciben entrenamiento como emprendedores en una aceleradora, y donde "se respira innovación". La otra mitad está en la Argentina, donde realiza investigación científica para comprobar la efectividad del tratamiento. El objetivo de su emprendimiento, dirigido al ámbito de la salud y a la mejora de calidad de vida, dijo Waitman, es innovar, "cambiar para trascender y mejorar".

El pain point para Uber, fundada en San Francisco, California, fue la cantidad excesiva de autos que hay en las ciudades y que pasan el 96% de su tiempo estacionados, con capacidad ociosa, señaló Otero. El proyecto nació en 2009 con una idea básica: apretar un botón y que llegue un auto a buscarlo. "La innovación que era incremental es conectar los automóviles que estaban en la calle con los teléfonos inteligentes y tratar de ordenar eso para que nadie tuviera que esperar", detalló.

Siguió: "Estudiamos las problemáticas de las ciudades a nivel global y son todas muy parecidas: autopistas estaban congestionadas y accidentes. Hay muchos autos para pocas personas y nuestra solución es lograr que sean compartidos; y que para los usuarios haya un trayecto sin desvíos y que no le genere un costo excesivo". Con ese modelo, la compañía llegó a 700 ciudades, 100 de ellas en América latina.

Otero se refirió a los desafíos de Uber para ingresar en las urbes donde está disponible su servicio: "La tecnología suele estar un paso por delante del marco regulatorio. Nadie en Silicon Valley está viendo las leyes, y es bueno que no lo hagan, porque los progresos son disruptivos -dijo-. El tamaño que la compañía tomó hoy hace que actúe de forma responsable y sea proactiva en la búsqueda de regulaciones".

Añadió que la empresa logró avanzar en el debate "en la mayoría de las ciudades" y que ya impulsó 150 regulaciones a nivel global para poder ser "una solución para la ciudad". Concluyó: "San Pablo tiene, Montevideo tiene... Buenos Aires es el próximo paso".

Los avances que transforman

  • Matías Recchia: "El proyecto que emprendas no lo tenés que hacer para hacer plata, sino para cambiar algo"
  • Claudio Figuerola: "Nuestro producto utiliza Internet de las Cosas para ayudar a la gente a tomar decisiones"
  • Cristian Waitman: "Siempre pensé que podía usar la tecnología para causar impacto y transformar"
  • Mariano Otero: "La tecnología suele estar un paso por delante del marco regulatorio"

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?