"Reinventar" se transforma cada vez más en la clave del éxito en el mundo de los emprendedores

Tres creadores de compañías disruptivas cuentan su experiencia y los secretos que emplearon para romper el molde y fundar firmas interesantes para los clientes
(0)
22 de noviembre de 2017  

Valentina Sielecki, José Del Rio (LA NACION), Sebastián Rosenfeld y Augusto Mustafá
Valentina Sielecki, José Del Rio (LA NACION), Sebastián Rosenfeld y Augusto Mustafá Crédito: Fabián Malavolta

"Reinventar" es un término muy de moda en el mundo del emprendimiento. En definitiva, se trata de mirar un "asunto" conocido desde un ángulo distinto para encontrar una solución "disruptiva". Eso es lo que trataron de hacer tres emprendedores: Augusto Mustafá, creador de Elepants; Valentina Sielecki, cofundadora de Rockcycle, y Sebastián Rosenfeld, cocreador de Nairoby.

El motor de la reinvención de Mustafá fue la ridiculización. El creador de Elepants usaba los "pantalones de pijama" que hicieron famosa a la marca para salir de noche y recibía críticas: "Payaso", le decían, pero él estaba convencido de que en la comodidad de la prenda estaba su potencial. El emprendedor de 25 años comenzó con ese gran "hit" para construir la marca, pero luego diversificó sus productos hacia jeans, camisas y trajes de baño, con colecciones para mujeres y hombres.

A fines de 2012 Mustafá fundó la marca con ahorros de $ 10.000. Compró telas en el barrio de Once y le pidió ayuda a la cuñada de su hermana, que arreglaba ropa, y creó los primeros Elepants. Mientras la compañía daba sus primeros pasos, el emprendedor todavía trabajaba en la empresa familiar, por lo que sólo podía vender en un showroom en su propio hogar de 6 a 9 de la noche.

Hoy, Elepants tiene 30 locales exclusivos, seis propios y 24 franquicias, y planea una expansión hacia el exterior, porque, según su fundador, "va a ser una marca argentina para el mundo". El primer paso será Estados Unidos, donde la firma arma un equipo. Además, el socio de Mustafá se mudó al país norteamericano para planear el lanzamiento.

El emprendedor aseguró que una gran parte del crecimiento de la marca se debió a su espíritu joven. Entre los 60 colaboradores, que en general llegaron de otras industrias lejanas a la moda, hay un promedio de edad de 27 años. "No tenemos experiencia, pero nos vamos rodeando de gente que aporta conocimiento, que adquirió habilidades en multinacionales o en startups", explicó. Ese promedio de edad bajo, ¿tiene algún desafío? Mustafá dijo que los trabajadores jóvenes no son más infieles a las compañías donde trabajan, sino más versátiles: "Nos adaptamos al cambio y tenemos facilidad para amoldarnos a diferentes circunstancias", afirmó.

Valentina Sielecki vivía en Nueva York cuando descubrió la disciplina que combinaba el s pinning con frases motivacionales. Junto a un socio, trajeron la disciplina a la Argentina, donde no había nada similar. "Rockcycle es una clase de indoor cycle que une tres pilares: que sea intenso, eficiente y que signifique un trabajo motivacional importante", explicó. El cambio, asimismo, está en el eje puesto en la "experiencia del usuario", detalló la emprendedora, un concepto más propio de compañías tecnológicas que hoy se cuela en diferentes ámbitos.

Las clases están lejos de un gimnasio tradicional: luz de velas, textos motivacionales en pantallas y música que acompaña el ritmo del pedaleo coreográfico. Rockcycle forma parte de una tendencia de innovar en las formas de hacer ejercicio, acompañado de una conciencia cada vez mayor de los beneficios de la actividad física tanto para el cuerpo como para la mente. "Es un cambio de estilo. La gente hoy busca ejercicio más eficiente y que combine las tecnologías que existen. De ahí salen estas modas que van revolucionando la ida al gimnasio tradicional", explicó la emprendedora.

Además de ser una "RockFounder", tal como se define a sí misma, Sielecki es médica recibida del Cemic y cursa la residencia de cirugía general. "Tener la doble vida es sustentable... al menos por ahora. Mi familia me dijo que estaba loca, porque es imposible hacer dos cosas a la vez, pero yo les demostré que se puede", dijo.

¿Fue difícil cambiar los gustos de los argentinos?, preguntó José Del Rio, moderador del panel. "Las costumbres pesan: somos de tradiciones y se ve mucho en el asado con amigos, por eso es difícil innovar en algo que es parte del estilo de vida de toda la gente. Por otro lado, el argentino es curioso. Quizá tiene un amigo que probó Rockcycle, le gustó y se lo comentó, y él o ella también quiere probar. Mucha gente lo toma como otra clase de indoor cycle hasta que lo intenta y empieza a entender el concepto", explicó Sielecki. Añadió que, una vez "conquistada" la Argentina, junto a su socio tienen la idea de expandir el concepto a nivel regional.

Rosenfeld y su socio juntaron sus dos pasiones para reinventar las tablas de snowboard: la ciencia y el deporte. Luego de hacer algunas "preguntas incómodas" para cuestionar el modo en la que se hacían esas tablas, ambos emprendedores empezaron a buscar soluciones para evitar el descarte y mejorar el ciclo del producto, según explicó el cofundador de Nairoby.

"Las tablas se descartan en uno o dos años y se genera basura. Mi socio es ingeniero en Materiales y, junto a mis preguntas incómodas, desarrollamos un compuesto que nos permite hacer las tablas personalizables en pocos días. Cuando no se utiliza más, se devuelve, se recicla y se hace otra unidad", explicó.

La filosofía que guía al proyecto es la economía circular. El término surgió en la década del 80 y hoy su principal impulsora es la Fundación Ellen MacArthur, una organización del Reino Unido que trabaja para acelerar la transición de un modelo lineal, en el que los recursos se usan y se descartan, a uno en el que los materiales se reaprovechan. Las "tres erres" son la base de la circularidad: reducir, reutilizar y reciclar.

Además de una oportunidad para reciclar, los creadores de Nairoby sumaron otra tendencia que moldea el consumo: la personalización. "La tecnología que desarrollamos permite hacerlo rápidamente: si alguien quiere ir en 10 días a Las Leñas, puede hacer su tabla online y en poco tiempo la tiene. Es más barato y no genera basura", insistió Rosenfeld.

Continuó: "Creemos que la experiencia personal es tendencia y está sucediendo no sólo en lo que es equipamiento deportivo. También hay otra tendencia que está cambiando el concepto de propiedad para buscar soluciones más prácticas". Rosenfeld explicó por qué cada vez habrá más compañías similares a Nairoby: "Hay un crecimiento de la inversión de impacto [las que no sólo buscan retorno financiero, sino también impacto social o ambiental] y un avance de las empresas B [aquellas comprometidas con generar un cambio]. Ya no es necesario una ONG para ayudar, hay marcas que demuestran que se puede hacer un muy buen producto, tener impacto positivo y además ganar dinero".

Los que se animaron a más

  • Augusto Mustafá: "Nos adaptamos al cambio. Tenemos experiencia, pero nos vamos rodeando de gente que aporta conocimiento que adquirió habilidades en multinacionales o en startups"
  • Valentina Sielecki: "Las costumbres pesan: somos de tradiciones y por eso es difícil innovar en algo que es parte del estilo de vida de toda la gente"
  • Sebastián Rosenfeld: "Creemos que la experiencia personal es tendencia y está sucediendo, no sólo en lo que es equipamiento deportivo"

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.