Una ofensiva iraquí en el desierto acorrala a EI

Los extremistas dejan sus posiciones ante el avance del ejército y fuerzas paramilitares
(0)
25 de noviembre de 2017  

Fuerzas iraquíes, cerca de la frontera con Siria, tras un nuevo avance contra el miembro de EI
Fuerzas iraquíes, cerca de la frontera con Siria, tras un nuevo avance contra el miembro de EI Fuente: AFP - Crédito: Ahmad Al.Rubaye

BAGDAD.- Cientos de jihadistas del grupo Estado Islámico (EI) se adentraron ayer en el desierto occidental de Irak para huir de la ofensiva lanzada por las fuerzas del gobierno, que pretenden expulsarlos definitivamente del país.

Según los servicios de información de las fuerzas paramilitares de Hashd al-Shaabi, los jihadistas abandonaron las posiciones próximas a poblaciones para adentrarse en las zonas desérticas más profundas y de más difícil acceso. Según los expertos, esto representa el 4% del territorio del país (unos 7000 km2).

Irak lanzó anteayer en su desierto occidental la última batalla para erradicar a EI, tres años después de que la organización se apoderara de la tercera parte del país y autoproclamara un califato, que ahora está en ruinas.

Luego del fin de esta operación, el primer ministro iraquí, Haidar al-Abadi, debería anunciar la derrota total en Irak del grupo sunnita que en 2014 amenazó incluso la existencia del país.

Al-Abadi afirmó el martes pasado que no quería anunciar la derrota total de EI antes de haber limpiado los reductos jihadistas que subsisten en zonas desérticas.

Por otra parte, Hashd al-Shaabi indicó que su octava brigada había evacuado a familias que huían de su pueblo situado al sur de la localidad de Hatra (Nínive). El grupo anunció la toma de 77 pueblos y aldeas.

Además, en la misma zona, mataron a cinco jihadistas, de los cuales uno era sirio y otro de Asia Central. También tomaron un pequeño aeropuerto conocido como "Ginebra", donde descubrieron almacenes subterráneos.

La defensa aérea está asegurada por la aviación iraquí. En tanto, la coalición internacional dirigida por Estados Unidos afirmó en un informe no haber llevado a cabo ningún ataque anteayer.

Después de haber perdido en los últimos meses todas las ciudades y centros urbanos bajo su control desde hace tres años, los jihadistas tuvieron que replegarse en una vasta región desértica en el oeste de Irak, muy cercana a la frontera con Siria.

Las fuerzas de Hashd al-Shaabi, convertidas en ayuda imprescindible para el ejército iraquí, difundieron en directo imágenes de Siniya, en la provincia de Saladino. En ellas se ve cómo las excavadoras abrieron una vía en el desierto para los tanques.

"Esta operación tiene por objetivo limpiar el desierto de los reductos donde se encuentran los jihadistas que huyeron de las ciudades recientemente liberadas por las fuerzas iraquíes", afirmó un oficial superior en la provincia de Al-Anbar.

La ofensiva para desterrar a EI de Irak había comenzado en marzo de 2015 con la reconquista de Tikrit, en Saladino. La ciudad de Ramadi fue conquistada en febrero de 2016, seguida luego de Fallujah, en junio de 2016. Pero la batalla decisiva se inició el 17 de octubre de 2016 para retomar Mosul, bastión de la provincia de Nínive.

Agencias AFP y AP

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?