0

Reseña. Faunas, de Patricia Ratto

Original bestiario con humor
Nathalie Jarast
0
3 de diciembre de 2017  

Así como Kipling retrataba exóticos animales de la India, Patricia Ratto (Tandil, 1962) trae ejemplares más cercanos al imaginario nacional en sus relatos. Una vaca, varios perros, gatos y peces son algunos de los que pueblan Faunas, su último libro. Luego de tres novelas relacionadas con la dictadura (Pequeños hombres blancos, Nudos y Trasfondo), la autora decidió incursionar en el cuento y lo hace con gran destreza. Algunos tienden a la literatura fantástica; otros son realistas; unos cargados de humor, otros siniestros. En todos esos registros, Ratto se mueve como pez en el agua.

Si bien en los trece relatos que componen el libro los animales no hablan, como lo hacían los del autor británico, parecen decir más que los propios personajes humanos. La escritura gana por omisión. "El jardín de los González" muestra a una mujer mirando por la ventana. Mientras se prepara el mate ve a la vaca de los vecinos pastar, esa vaca que parece mirarla mientras mastica con un movimiento rítmico, con la mandíbula que sube y baja, y que se acompasa con los dientes de la protagonista al morder un pan seco.

En "Rara Avis" un joven encuentra un pichón de casoar, un ave australiana, al que salva de ser comido por un chimango y decide criarlo en el patio de su casa. La situación pone en evidencia la soledad del personaje.

No es el único solitario. En "Muchacho chino" la dueña de un caniche se topa en la plaza con un chico que pasea un repollo y en "Gárgolas" una mujer mayor encuentra su lugar de pertenencia en una peluquería pet friendly hasta que su chihuahua queda preñada de un rottweiler. El humor es uno de los recursos centrales de Ratto para asociar humanos y animales. En "El invitado", uno de los cuentos más desopilantes, una chica arruina su cita por el loro parlante que tiene en el balcón. El vínculo con las mascotas permite narrar cuestiones humanas actuales más profundas: la desconexión por la tecnología, el morbo de los reality shows, la xenofobia.

Uno de los cuentos más impactantes es "Tareas de limpieza", donde un hombre alemán, obsesivo de la limpieza, vegano y preocupado por su familia, invita a una chica turca a su departamento. Lo que parece un juego sexual se convierte en una tortura cuando la obliga a actuar como si fuera un perro e incluso a comer alimento de mascotas.

Ratto también explora, además de diversos géneros, otras latitudes: de un café de gatos en Tokio a un show en el que comen cerdos en Seúl.

Los animales son figuras recurrentes en la literatura, desde los mitos y las fábulas. En Faunas, Ratto continúa esa tradición con un bestiario irónico y agudo.

FAUNAS. Patricia Ratto, Adriana Hidalgo, 176 páginas, $ 320

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.