0

Mapuches. "Hay que agotar las instancias de diálogo"

Encrucijadas. Si no se busca un entendimiento, el conflicto mapuche llevará a un callejón sin salida, dice el antropólogo Carlos Martínez Sarasola
Héctor M. Guyot
0
3 de diciembre de 2017  

Con el caso Maldonado irrumpió en la agenda pública nacional un conflicto que llevaba largo tiempo desarrollándose en silencio. ¿Por qué ahora? ¿Por qué se ha radicalizado la violencia hasta provocar una nueva muerte, la de Rafael Nahuel, durante un procedimiento de la Prefectura en la toma de un predio de Parques Nacionales en Villa Mascardi, el fin de semana pasado?

"Esto puede parecer sorpresivo, pero lo cierto es que, aunque se trata de sucesos extraordinarios, resultan la consecuencia de una falta de presencia del Estado a lo largo de la historia", dice el antropólogo Carlos Martínez Sarasola, profesor e investigador de la maestría y el Instituto en Diversidad Cultural de la Universidad de Tres de Febrero, autor de Nuestros paisanos los indios y Breve historia de los pueblos originariosen la Argentina, entre otros libros.

"Hay un conflicto no resuelto, o resuelto sólo en parte, y por eso surgen los reclamos territoriales, que son legítimos. No estoy de acuerdo con la vía violenta elegida por algunas organizaciones mapuches como el RAM, pero tampoco lo está la gran mayoría del pueblo mapuche", dice. "Los líderes indígenas siempre optaron por la vía constructiva del diálogo dentro del Estado de derecho, y eso se opone a situaciones de confrontación y violencia que hoy ponen en peligro esas conquistas."

Hay, también, una razón de contexto. El conflicto se tensa en medio de un proceso de emergencia étnica de carácter global, señala Martínez Sarasola. En los últimos años, creció en el mundo el reconocimiento de las minorías étnicas. La declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, de septiembre de 2007, es un ejemplo. "Hay grupos que antes no se definían como indígenas o se negaban a reconocerse como tales por discriminación, y estaban invisibilizados. Ahora reconocen su identidad en un contexto que les da mayor seguridad y amparo legal a esos pueblos."

El antropólogo entiende que el Estado debe trazar políticas públicas que procuren el entendimiento con los pueblos indígenas, incluso con los grupos minoritarios que eligen la confrontación, a los que ve como expresiones extremas de un sector que cree agotadas sus posibilidades de defender sus derechos por la vía pacífica y optó por la violencia.

"Deberían retomar el camino del diálogo -dice el antropólogo-. Lo contrario podría llevar a un callejón sin salida. Pero también es obligación del Estado agotar las instancias para que el diálogo sea posible. Creo que se puede llegar a un entendimiento con estos grupos."

-Pero, en apariencia, no reconocen al Estado.

-Yo no creo que sientan así.

En su búsqueda de entendimiento con los indígenas, y desde una aproximación más personal, Martínez Sarasola fue aceptado como integrante de la comunidad mapuche Günün ä küna Vicente Cutranao Pincén, originaria de la región pampeana, con la que comparte algunas de sus ceremonias, como la rogativa. Le preocupa que la actitud confrontativa de la RAM no sea puesta en contexto como expresión muy minoritaria y de ese modo empañe los valores del mundo indígena, su cosmovisión, su espiritualidad, el respeto a los mayores.

Respecto de esto último, el antropólogo suelta un interrogante. Advierte que gran parte de los miembros de la RAM son muy jóvenes, lo que de algún modo explicaría que se inclinen a posiciones extremas propias de la juventud. Señala que en la cultura mapuche la palabra de los mayores es fundamental, y que para todo se los consulta y se los escucha. ¿Por qué la RAM ha decidido avanzar por la vía del conflicto cuando la inmensa mayoría de las comunidades quieren la paz? ¿Se ha consultado a los mayores antes de poner en práctica estas metodologías? Martínez Sarasola deja la pregunta abierta. Y vuelve a una certeza indiscutible: con el enfrentamiento nadie gana y pierden todos.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.