Escandaloso arranque de un juicio contra Milagro Sala por amenazas a policías

La dirigente dijo que está condenada de antemano; denunció coimas y se peleó con sus abogados
Rosario Agostini
(0)
1 de diciembre de 2017  

En la primera audiencia de un nuevo juicio en su contra, esta vez por amenazas a policías en 2014, Milagro Sala denunció, elevando la voz, que la causa "está armada y con una sentencia ya dictada", acusó a funcionarios del gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, de haberle pedido coimas, echó a sus abogados y luego reconsideró esa decisión.

"Me quieren sí o sí con una condena", dijo la líder de la Tupac Amaru en la sala de audiencias. "Este juicio es una payasada, yo nunca amenacé a nadie", agregó.

Sala expresó su enojo en pleno juicio
Sala expresó su enojo en pleno juicio Fuente: Télam - Crédito: Edgardo Varela

En la escandalosa audiencia ante el tribunal compuesto por los jueces Antonio Llermanos, Luis Kamada y Mario Puig, Sala añadió que la están "destruyendo" psicológicamente y pidió que "hagan corta la bocha". Con esas palabras, reclamó que le dicten sentencia sin más, en lo que considera una causa armada.

Otro pasaje tenso que tuvo la primera audiencia de este nuevo juicio contra la líder de la Tupac Amaru se dio cuando Sala denunció que funcionarios del gobierno de Morales le pedían coimas.

A viva voz, preguntó: "¿Por qué el hermano del gobernador y actual funcionario no está imputado en la megacausa y el ministro [de Desarrollo Económico, Juan Carlos Abud] Robles también?". Y completó: "Ellos me pedían coimas y el ministro de Infraestructura Jorge Rizzotti también pedía retornos por la venta de tierras a Luis Cosentini [ex ministro de Infraestructura del ex gobernador Eduardo Fellner]".

Milagro Sala se defendió y apuntó contra el gobernador Gerardo Morales

02:34
Video

Los jueces la llamaron al orden, y fue en ese momento cuando Sala tuvo el contrapunto con su defensa. Marcó diferencias con sus letrados Luis Paz, Paula Álvarez Carrera y Elizabeth Gómez Alcorta, a los que les pidió que renuncien. Después de unos minutos, dio marcha atrás y restableció la relación con los letrados. "Cada uno de los abogados ha sido multado. Por eso teníamos una discusión, porque no quiero que pierdan la matrícula por defenderme", explicó Sala.

Luego de ese episodio, la líder de la Tupac Amaru declaró, pero no respondió preguntas. La jornada incluyó la declaración de cuatro testigos. Ángela Cabero, que denunció ser una de las víctimas, ratificó que recibió una llamada de Sala en la comisaría, en la que le dijo: "Cuando ponga una bomba y vuelen todos a la mierda, me van a conocer". Los otros tres testigos dijeron no recordar lo sucedido en la seccional 56.

La acusación

La causa se originó cuando la hija de una integrante de la Tupac Amaru cercana a Sala, María Molina, fue a una feria y se encontró con un puesto en el que una mujer vendía ropa que le habían robado a su madre. De acuerdo con la versión de la Tupac Amaru, la policía detuvo a ambas mujeres, quedando después sólo demorada María Vargas, la hija de Molina, lo que motivó, según la denuncia, el llamado de Sala a los efectivos policiales para amenazarlos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?