Un gran entorno para el casino

Se trata del nuevo predio de apoyo
(0)
22 de noviembre de 2000  

En el extremo sur de Puerto Madero, la nueva localización del barco en el que funcionan las instalaciones del casino de Buenos Aires impulsó a la empresa Cirsa a construir un predio de apoyo que a la vez fuese el marco para el ingreso de los visitantes y apoyara el funcionamiento de la sala con instalaciones complementarias.

Para la realización integral del proyecto fue convocado el estudio Bodas-Miani-Anger Arquitectos & Asociados, con amplia experiencia en el diseño de obras para el entretenimiento y el tiempo libre.

Sobre la base de los conocimientos adquiridos por Cirsa durante su experiencia en la zona, el desarrollo de la obra de arquitectura de carácter integral implicó para los proyectistas una especial atención en cada uno de sus componentes, con la premisa de crear un predio de apoyo que introdujera a los usuarios en un microclima agradable y festivo. Para eso se proyectó una parquización que abunda en palmeras de distintas especies, entre otras variedades de plantas.

Se integraron los componentes de iluminación, la música ambiental y los elementos de señalética como claves del proyecto, mediante el cual se logra aumentar la expectativa hasta el momento del arribo al barco y sus salas de juego.

En el trayecto, los visitantes participan de la diversión, que se transforma en complemento eficaz de las actividades que se desarrollan en el interior. Así, los arquitectos materializaron en la obra las pautas programáticas y ambientales que habían sido sugeridas por el gerente general, Jesús Carrión, y el equipo de patrimonio de la empresa.

Con instalaciones de seguridad, electricidad y termomecánica, entre otras, todos los edificios construidos en el nuevo predio están destinados a aumentar el confort de los usuarios, que podrán disfrutar de un área de estacionamiento público con capacidad para 1300 cocheras con ingreso desde el edificio de Acceso Principal, sobre la calle Elvira Rawson de Dellepiane.

La red de seguridad que acompaña durante toda su estada a los usuarios se complementó con la instalación de música funcional en la totalidad del predio, en el cual se construyó un nuevo edificio de oficinas con despachos para gerentes, empleados y los sistemas de asistencia técnica (SAT), además de los espacios para las actividades administrativas y una escuela de croupiers.

En el área de servicios se levanta un edificio destinado a ese fin, con las instalaciones necesarias para el personal de a bordo y de tierra. En su interior, se proyectó una zona de estar, además de un comedor para 140 personas, una cocina industrial y salas de diversos usos en la planta baja. El acceso se ubicó sobre la calle Benjamín Lavaysse, con una casilla de entrada para el personal y los proveedores.

La obra integral cuenta además con estacionamiento para el personal, una sala de máquinas general y una playa de carga y descarga. En el proyecto se destaca el Paseo Costero, que se sitúa en el sector del estacionamiento lindante con el río y ofrece un recorrido peatonal característico de Puerto Madero, con solados, barandas y luminarias que recrean el carácter del barrio.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios