Andrés Rosberg: hora de brindar por un sueño compartido

Que el argentino presida la Asociación de la Somellerie Internacional en Francia habla, para la experta en vinos, de un camino andado con sabiduría y generosidad
Paz Levinson
(0)
15 de diciembre de 2017  

A Restó venían personas importantes de la literatura, la historia, el arte y gente "del vino". No necesariamente se conocían unos con otros, pero compartían el gusto por la cocina, el vino, la presencia de María Barrutía y Guido Tassi, sus dueños. Por allí vi pasar a Slavoj Zizek, Tulio Halperín Donghi, Martín Caparrós, Alan Pauls y Quino, pero también a los Alma 4 cuando recién empezaban, Matías Michelini, David Bonomi y sommeliers como Andrés Rosberg. Ya lo he contado, pero hay imágenes que no puedo dejar de volver a evocar, como cuando un cliente trajo un Petrus para que se lo sirviéramos, o el día que Andrés trajo un Angélica Zapata Malbec 1995. Era un mediodía de viernes, creo, había mucha gente; eran de esos mediodía de bullicio y alegría de cuando se acerca el fin de semana. Ellos estaban sentados en la mesa 12, para cuatro personas, la más cercana a la cocina; Andrés, con su padre y su hermano si mal no recuerdo, tal vez gestando Fierro Hotel, o el proyecto de Los Arbolitos en Valle de Uco. En Restó pasaban cosas.

Crédito: Vera Rosemberg

Compartimos muchísimas presentaciones de vinos, eventos y reuniones antes de mi desembarco en Francia. Luego vinieron los concursos, en el 2009 el Panamericano (al que no fui), porque todavía casi no sabía qué era, pero ya empezaba a tomar otra dimensión. Lo que sí inspiraba era la perspectiva del más allá de la Argentina, el después. Para los sommeliers que viven en el país es importante saber que hay instancias donde uno puede salir y competir por la Argentina. Gracias a la perseverancia de Andrés se logró tener el Concurso de las Américas, el continental; se gestaron rápido, pero con mucho trabajo y también por él y su inseparable amigo y compañero de ruta Ricardo Grellet. De Andrés Rosberg aprendimos (entre otras cosas) que el sommelier tiene que tener conocimientos de coctelería, el disfrute del aperitivo, sus bien elegidos elementos para hacer un Negroni, y hasta saber de las costumbres locales, como el Picon Biere en Francia.

Andrés es un incansable promotor de la sommellerie. Desde su trabajo en la Asociación Argentina de Sommeliers, la creación de la Asociación Panamericana de Sommeliers (APAS), la presidencia de esa organización y ahora la presidencia de una institución mundial como es la Asociación de la Sommellerie Internacional (ASI) es fruto de este trabajo y su permanente lucha. Algo de lo que tenemos que aprender todos es esta constancia, y no tener límites para soñar. ¿Por qué no hacer un mundial en la Argentina? ¿Por qué no ser presidente de la ASI? Es como si todos los sueños fueran posibles ¡y lo son!

Me ayudó esta actitud para concentrarme y presentarme a los concursos con sueños. ¿Por qué no ser semifinalista? ¿Y por qué no estar entre los diez mejores? Me refiero a la inexistencia de estos límites geográficos y mentales que uno a veces se pone. La actitud de Andrés ayudó mucho en ese plano, entre otros. Es admirable, también, la inteligencia y precisión de dejar continuadores, de dejar el legado en buenas manos.

Miremos lo que pasó con la AAS: hoy, el presidente es Matías Prezioso y la vice, Valeria Mortara, dos personas respetadísimas en el mundo de la sommellerie. Eso no es poco, es un trabajo enorme, es querer lo que uno hace, abrazarlo, y si bien es difícil soltar amarras, cuando hay objetivos claros eso se logra hacer con precisión. Lo mismo con APAS, la organización que reúne a los sommeliers americanos. Antes presidida por Andrés, hoy es Ricardo Grellet quien conoce el trabajo y ha visto todas las etapas de este crecimiento.

Emoción de ser argentina se siente por el mundo al escuchar distintas voces diciendo que ojalá el presidente de la ASI sea Andrés. Suecos, sommeliers de Europa del Este, todos con un sentimiento en común. Andrés es sociable, en las reuniones está como pez en el agua, integra, anima, prueba vinos y hace probar, trabaja y disfruta todo el tiempo. Brindemos por eso y no dejemos de hacer reales nuestros sueños.

Del editor: ¿por qué es importante? Por primera vez, un representante americano fue elegido presidente de la Asociación de la Somellerie Internacional en Francia.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?