Sergio Ramírez: al "doctor ramírez", con solemne cariño

De nicaragüense a nicaragüense, con cercanía y respeto, la escritora pone al ganador del premio cervantes en un lugar privilegiado del mapa centroamericano y rememora anécdotas de viejos tiempos compartidos
Gioconda Belli
(0)
15 de diciembre de 2017  

En 2017, a sus setenta y cinco años, en la madurez de su intensa vida y de su carrera literaria, Sergio Ramírez es el primer nicaragüense y primer centroamericano en merecer el Premio Cervantes.

El premio ha sido recibido con júbilo en la región porque sentimos que reconoce no sólo la excelencia literaria de su producción, que abarca cuentos, novelas, obras de investigación, ensayos, cuentos para niños y artículos periodísticos, sino la coherencia de una vida entera. Él no ha sido el intelectual lejano, guardado en su Torre de Marfil. Desde la época de sus estudios en la Universidad Nacional de Nicaragua en León, Sergio entendió el papel de la palabra no sólo como creadora de realidades de papel, sino como el arma más elevada para escudriñar el alma humana y motivarla a actuar para cambiar su realidad. Fue amigo de intelectuales revolucionarios, como Fernando Gordillo, y alumno consentido y secretario del rector de la Universidad, célebre luchador por la autonomía universitaria, Mariano Fiallos Gil. En la Ciudad Universitaria de León, Nicaragua, Sergio encontró el amor y la literatura. Se graduó como el mejor alumno de su promoción, y se casó con Gerturdis Guerrero, a quien todos llamamos "Tulita". Ella es su gran cómplice y compañera y quien detiene el caos cotidiano a la puerta de su casa para que su esposo pueda escribir en esas horas de la mañana cuando sólo él y su imaginación comparten su estudio.

En un país donde reinaba la poesía, Sergio fue quien abrió la puerta ancha a la narrativa. Desde su primer libro, Cuentos (1963), su novela Tiempo de fulgor (1970) y sus Tropeles y tropelías (1971), asombró con la modernidad, precisión, humor y agudos comentarios sociales de sus escritos. En poco tiempo se colocó a la cabeza de los escasos narradores de Nicaragua. Sergio se fue a Alemania en 1973 con una beca, a escribir una ambiciosa novela, ¿Te dio miedo la sangre?, y cuando regresó ya los aires nocivos que encerraron a nuestro país en la dictadura somocista empezaban a disiparse.

Yo conocí a Sergio en 1976, cuando llegué a Costa Rica con el mandato sandinista de organizar las redes de solidaridad en ese país para la lucha que empezaba a arreciar en Nicaragua. Igual que yo, Sergio hacía su parte. Con él, recuerdo, trabajé en ordenar la documentación de los abusos de derechos humanos que el padre Fernando Cardenal, hermano del poeta Ernesto Cardenal, llevó a una audiencia del Congreso de los Estados Unidos para denunciar a la dictadura de Somoza. Por otro lado, cada semana por la noche, cuando ya el personal de la Editorial Centroamericana, donde él trabajaba, se había marchado, Sergio y yo compilábamos y armábamos el suplemento Solidaridad, que salía en el periódico Pueblo y donde se reportaban los sucesos que ocurrían en Nicaragua, sujeta entonces a la mordaza de una férrea censura de prensa. Quijotes de esas lides, Sergio y yo nos hicimos buenos amigos. Él y su familia fueron mi familia en mis años de exilio. El "Doctor Ramírez", como le decimos a veces con el guiño de un solemne cariño, además de gran intelectual, es un hombre muy perceptivo y atento a las necesidades, dolores y alegrías de los demás. No deja de maravillarme verlo llegar primero a los velorios de familiares de amigos o a visitar a los enfermos del gremio.

Su amor a Nicaragua lo hizo ser parte del Grupo de los Doce en lucha contra la dictadura somocista, y miembro de la Junta de Gobierno, tras el triunfo de la Revolución Sandinista. En 1984 fue elegido vicepresidente y ejerció ese cargo hasta 1990.

Me dijo alguna vez, cuando yo me quejaba de que me calificaran siempre como "poeta erótica" por los primeros poemas con que me di a conocer, que lo mismo le pasaba a él: "Estoy aburrido de hablar de cuando fui vicepresidente. A mí se me olvida, pero a los periodistas, nunca".

Sergio no fue tan buen político como hubiese querido. Pienso que la íntima sospecha de que su vocación estaba en otra parte lo hizo levantarse de madrugada todos los días, mientras era vicepresidente, para escribir Castigo divino (1988), una de sus más celebradas y brillantes novelas. Sin embargo, tras la derrota electoral de 1990, después de ver el rumbo autoritario en que Daniel Ortega llevaba al sandinismo, intentó "renovarlo" fundando un nuevo partido y lanzándose como candidato en las elecciones de 1996.

Afortundamente, la derrota de sus aspiraciones políticas lo liberó de expectativas en ese campo y lo obligó a encontrar refugio en la literatura. Como escritor de tiempo completo, ganó el Premio Alfaguara de Novela, en 1998, con la novela Margarita, está linda la mar. Desde entonces, cada año crecen sus obras y los reconocimientos, y se aviva su deseo de compartir sus saberes y gozos. Gracias a este espíritu preside anualmente "Centroamérica Cuenta", un encuentro de narradores que en cinco años ha alcanzado enorme prestigio. Sigue Sergio Ramírez produciendo novelas, cuentos, talleres de narrativa, revistas, artículos periodísticos; sigue ganando premios, y nosotros, sus amigos, lo seguimos queriendo y aplaudiendo.

Del editor: por qué es importante. Sergio Ramirez ganó el premio Cervantes, considerado el Nobel para la literatura en español, convirtiéndose en el primer autor de su país, Nicaragua, y centro América en obtenerlo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.