Cómo armar arreglos con plantas que tenés en tu balcón o tu jardín

Ramos verdes, ideales para la casa en verano
Ramos verdes, ideales para la casa en verano Crédito: Shutterstock
Duran poco pero le dan vida a tus espacios; ideal para esta temporada de fiestas
(0)
4 de diciembre de 2017  • 16:37

Soledad Rivero está al frente de Don Ramón, diseño con flores. Cada ramo que crea es como una obra de arte y suele usar material nativo o que tenemos a mano en nuestros jardines. Aquí, propuestas para decorar nuestra casa en la época de fiestas.

La suma de cada especie en un arreglo crea un sentimiento y una sensación específicos, especiales.

Cada elemento que se elige le otorga un significado diferente al total, y cada detalle hablará sobre la búsqueda. En esta oportunidad, haciendo honor a la época de fiestas, se buscó crear arreglos y detalles que den ese aire navideño, aportando también un poco de nuestro entorno, de nuestros materiales más cercanos.

El color verde será el elegido como uno de los símbolos visuales que se mantendrá de la Navidad, y se usará su variedad en esta paleta monocromática. Esto último, además de ser tendencia, da la oportunidad de aguzar el ojo y tratar de encontrar los diferentes tonos dentro de un mismo color. El eucalipto, por ejemplo, es de un gris-celeste, el ciprés común es de un verde más oscuro y la olea texana aporta el verde alimonado. Pueden sumarse los verdes y formas particulares de las suculentas de nuestro patio.

¿Qué no debe faltar? El perfume, que apelará a nuestra memoria emotiva y nos hará sentir en casa. No sólo es percibido en las flores, los follajes también tienen lo suyo. En este caso se eligió el eucalipto, un detalle no tangible, pero duradero.

Frutos, ramas, hojas, todo lo caído que nos atraiga por su textura, color y forma son bienvenidos. Marrones, grises, verdes.

Pastos y cardos, esos "yuyos" que nadie pensaría en darles un lugar de importancia. Es decir, se propone el uso de aquellos materiales que deslumbran por su simpleza y además tienen un significado propio (que remita a un sentimiento). Pueden ponerse sobre la mesa, reivindicando su importancia, como anfitriones de nuestro hábitat de lujo.

La experiencia con la planta es una forma de conocimiento. Por ejemplo, el pasto inglés tiene un color muy lindo a los 5 días de seco, y además si se deja en un estante colgando se secará curvo hacia abajo. Es un conocimiento muy simple y básico quizás, pero sirve para entender el entorno y lo que hay por debajo de cada cosa y forma, su evolución o transformación. La naturaleza y su posibilidad expresiva.

Arreglo navideño

Materiales y herramientas

Revista Jardín
Revista Jardín Crédito: Catalina Romero

Paso a paso

1. Cortar el oasis con un cuchillo o cutter, con la forma del recipiente.

2. Completar con trozos más chicos de oasis y unir con palitos de brochette para que además quede rígido y firme.

3 y 4. Para utilizar las suculentas, las cortaremos dejándole el tallo lo más largo posible. Luego, ataremos el tallo de la suculenta a una rama sin hojas.

5. Luego de hidratar el oasis, colocando el recipiente debajo de la canilla abierta por un rato o sumergiéndolo en un balde con agua, colocar las primeras ramas para delimitar el perímetro de nuestro arreglo: cuatro hacia los costados y una hacia arriba. Así, tendremos los puntos medios que le darán forma a nuestro arreglo.

6. Colocar las diferentes hojas por áreas, primero una especie, luego otra y la siguiente. Colocar por lo menos tres colores de hojas diferentes, para generar variedad, textura y diferentes colores dentro del verde. Por último, sumar las suculentas, los cardos y finalmente los puntos de luz más altos con la visnaga.

Tiempo de duración del arreglo: 5 días.

Revista Jardín
Revista Jardín Crédito: Catalina Romero

Nota: Cubriremos el recipiente de vidrio con un papel color natural y una gasa de algodón cruda para atarlo.

Guirnalda de hojas

Materiales y herramientas

Revista Jardín
Revista Jardín Crédito: Catalina Romero

Paso a paso

1. Cortar varias ramas de 15 cm de largo (con dos o tres ramitas que se desprendan de la principal). Hacer el primer nudo pasando el hilo entre la rama y alguna de sus ramitas, por detrás de la soga y hacer un nudo doble. Quedará un extremo corto de hilo que no utilizaremos más. El hilo que quedó largo es el único que se usará.

2. Volver a hacer un nudo más abajo, para sujetar bien la rama. En este mismo lugar, colocar la siguiente rama y atar como antes. Seguir así hasta completar la guirnalda.

3. Podemos hacer la guirnalda entera (como en este caso) o dejar desnuda la soga en los extremos.

Revista Jardín
Revista Jardín Crédito: Catalina Romero

La guirnalda puede usarse colgada o en el centro de una mesa.

Revista Jardín
Revista Jardín Crédito: Catalina Romero

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.