¿Por qué brindamos con burbujas?

El bistró Alos del chef Alejandro Féraud es uno de los lugares ideales para celebrar con amigas
El bistró Alos del chef Alejandro Féraud es uno de los lugares ideales para celebrar con amigas Crédito: Prensa
Una sommelier nos cuenta la historia de la ceremonia del brindis y a sus consejos le sumamos nuestra selección de novedades en sabores de vinos y espumantes para la hora de los buenos deseos
(0)
10 de diciembre de 2017  • 00:42

Le pedimos a Camila Lapido, sommelier de Alo’s, el bistró del chef Alejandro Féraud (Blanco Encalada 2120, La Horqueta) que nos cuente los secretos de esta costumbre y esto es lo que nos revela:

Hay muchas versiones y suposiciones sobre los comienzos de la ceremonia del brindis, pero la historia indica que el acto de brindar suponía buenos augurios y un pacto de confianza entre quienes la practicaban.

El choque fuerte de las copas, que en la antigüedad era de madera, era para que los líquidos de las copas se mezclasen y pasaran de una copa a otra, como símbolo de confianza ante un posible envenenamiento. De ocurrir, si se envenenaba uno, se envenenaban todos.

También el contacto visual tiene que ver con esta demostración de confianza.

La práctica del brindis existe desde épocas antiguas y medievales: los griegos realizaban el brindis en sus reuniones filosóficas y banquetes, y los romanos lo ponían en práctica para cerrar pactos.

Se elige el espumoso porque el Champagne o Cava han sido consideradas bebidas de lujo durante mucho tiempo. Entonces, en los banquetes, se las utilizaba como sello de buen status y para simbolizar a un festejo, a un evento especial.

¿Y cómo elegir la bebida para el brindis?

Camila Lapido, sommelier de Alo's nos da sus consejos para un brindis especial
Camila Lapido, sommelier de Alo's nos da sus consejos para un brindis especial Crédito: Prensa

En este punto también acudimos a los consejos de Camila:

  • No te encierres en un tipo de espumante a la hora de elegir. Hay distintas variedades a tener en cuenta, como por ejemplo algunos con cierto grado de azúcar residual, como el ChandonDélice. También se puede comenzar a transitar un mundo más complejo del espumante, desde una complejidad más simple como un Cruzat clásico con base de ChardonayPinot, fresco y frutado; hasta algo de complejidad más alta como un el ZuccardiBlanc de Blancs con dos años sobre lías, mucho volumen y muchas capas, que es lo más parecido a un Champagne real o un Cava de alta calidad. A su vez, el Finca Suarez Brut es una buena opción para quienes se animen a vinos bien, bien frescos: es un zerodosage que a diferencia del extrabrut al que estamos tan acostumbrados, con cierto nivel de azúcar por litro, el zerodosage no tiene nada de azúcar; es un vino base de buena acidez, con una segunda refermentación en botellas.
  • Bebelo en una temperatura de entre 6 y 8 grados. Si el vino es más complejo, es mejor no tomarlo demasiado frío porque esto impide que se exprese bien.
  • Recomiendo, si se puede, revisar la elección de las copas para servir el espumoso. La clásica copa flauta de champagne tiene la función de conservar por más tiempo el gas de la bebida (logrando que las “burbujas” duren más tiempo), pero no siempre deja que la bebida se exprese bien. Cuando se bebe un espumoso complejo, lo ideal sería conseguir unas copas flauta que tengan la boca un poco más ancha para apreciar mejor su aroma y sabor. Si no, una buena opción es servirlo en copas de vino blanco.

Elegidos para estas fiestas

Sidra 1888 ( $125 )
Sidra 1888 ( $125 ) Crédito: Prensa

La sidra 1888 se elabora en el Alto Valle de Río Negro, con manzanas cosechadas a mano en parcelas especiales donde la naturaleza hace su mejor trabajo. El blend resultante es equilibrado, único y especial en cada cosecha. Atenti, que posee 5% de alcohol (un poco más que las demás sidras del mercado).

Martini Prosecco $400 , Martini Asti $400
Martini Prosecco $400 , Martini Asti $400 Crédito: Prensa

De las bodegas Martini, los espumantes italianos Prosecco y Asti que están siendo tendencia en el mundo compitiendo con los franceses.

Argento Brut Nature $110, Argento Extra Brut $95
Argento Brut Nature $110, Argento Extra Brut $95 Crédito: Prensa

El espumante Argento Brut Nature y el Argento Extra Brut están elaborados con uvas procedentes de viñedos de altura de Agrelo y Tupungato, en Mendoza. El primero, de color amarillo dorado con reflejos verdosos, en nariz presenta notas cítricas y flores de azares acomplejados con notas de frutos secos que recuerdan a nuez, fruto de la crianza sobre lías. El otro, mismo color, en cambio tiene aromas florales y de durazno blanco, amalgamados con las notas a pan tostado y vainilla aportadas por la crianza sobre lías finas. En boca se presenta fresco, con una acidez vibrante, de buen cuerpo y delicado. Ambos están compuestos por 40% Chardonnay, 30% Chenin y 30% Semillón.

¿Te gustan las burbujas para los brindis? ¿Qué otras costumbres tenés para augurar buenos tiempos en las fiestas? También repasá: Prepará un refrescante Bellini de frutas rojas y Cómo leer la etiqueta y adiós a tus dudas sobre el champagne

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.