0

Ilusión

Víctor Hugo Ghitta
0
5 de diciembre de 2017  

Fuente: AP - Crédito: Patrick Pleul

La foto reúne dos motivos que vienen excitando la imaginación de los hombres desde tiempos remotos. El primero de ellos es una suerte de trineo navideño que planea sobre una ciudad alemana, Sieversdorf; el otro es la luna llena, hacia la que aquél parece dirigirse, si nos dejamos llevar por el efecto óptico con la misma inocencia que nos incitaba a soñar durante la infancia. En un caso, vemos el vehículo que transporta a Papa Noel la víspera de la Navidad, cuando colma a los niños de regalos. Algunas lenguas germánicas la denominan Weihnachten, que significa "noche de bendición". La luna incita siempre a la fantasía, y es prueba de nuestro insaciable gusto por los misterios. En los dos casos están en juego la fascinación que nos producen los enigmas y lo ilusorio, aquello que sabemos que no es del todo verdadero, si es que la verdad absoluta existe. El encantamiento que promueven ambas leyendas trae una ilusión aun mayor: la de volver a ser niños.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.