¿Qué son las disfunciones sexuales femeninas?

Crédito: Photo by Gabriel Matula on Unsplash

En sexología se considera que no hay patologías que afecten la vida sexual de las mujeres, pero sí dificultades. Te contamos de qué se tratan.

5 de diciembre de 2017  • 14:19

Cuando hablamos de sexo, lo primero que tenemos que entender es que sexo no es igual a genitales, y que en la medida en que todos somos sujetos sexuados, son nuestra biografía, historia, relaciones, cultura y sociedad las que determinan en alguna medida la forma en que vivimos la sexualidad. En este sentido, en la sexología se considera que en realidad no existen patologías relacionadas al sexo , sino dificultades comunes que pueden surgir en algún momento.

Estas dificultades pueden tener que ver con la excitación, el deseo, el orgasmo, o incluso con el dolor relacionado con algún aspecto físico. Entre los factores que condicionan e influyen en los encuentros entre dos personas, uno de los problemas más comunes es la falta de comunicación, por lo que se vuelve necesario dejar de lado las normas impuestas y construir en pareja un diálogo propio. Los dos principales problemas físicos que enfrentan las mujeres son:
Crédito: Photo by Marvin Meyer on Unsplash
Crédito: Photo by Matheus Ferrero on Unsplash
No obstante, aunque muchas veces se resuelven las patologías físicas o genitales, no ocurre una verdadera mejora en la respuesta sexual. Por eso hay que entender que los genitales sienten, al igual que otras zonas erógenas del cuerpo, pero que en realidad es el cerebro el que le da sentido a las sensaciones. De ahí que sea tan importante la capacidad de sentir físicamente el estímulo placentero como de decodificarlo como tal. El paso a seguir entonces, es demostrarle al cerebro que la sensación que nos va a generar el encuentro es positiva, conversando todo lo que haga falta y dedicándole tiempo a la pareja y a las actividades de a dos. Experta consultada: Dra. Sofía Femopase -MN 156072- Ginecóloga y especialista en Sexología. Si te interesó esta nota, puede que también quieras leer: 8 dudas sexuales que todas queremos resolver