Uno de cada dos ministerios limitó gastos y ahorró más de lo previsto

Con la orden de reducir erogaciones, varias carteras muestran un uso de los recursos menor al que correspondería a esta altura del año
Pablo Fernández Blanco
(0)
9 de diciembre de 2017  

Mauricio Macri
Mauricio Macri Fuente: LA NACION

El reclamo de moderación en el gasto público para reducir el déficit fiscal que el presidente Mauricio Macri viene haciéndoles a sus colaboradores más cercanos comenzó a dejar rastros en la contabilidad pública, según muestran los números del Ministerio de Hacienda.

Cuando sólo faltan 21 días para el final del año, una de cada dos carteras -incluidas la Jefatura de Gabinete y la propia Presidencia- muestra señales claras de una moderación en el ritmo de uso de los recursos públicos, si se lo compara con el empleo cronológico que deberían haber hecho a esta altura del año. Aunque aún es prematuro para afirmar que esa tendencia se convertirá en un ahorro efectivo -los ministros pueden acumular el pago de la mayor cantidad de obligaciones para la última parte del año-, indica la orientación de los timoneles de cada cartera.

Otro ejemplo abona esa afirmación: mientras en el kirchnerismo eran comunes las reasignaciones de partidas y la ampliación del presupuesto de la Nación, en lo que va del año los créditos para gastos de la Administración Pública Nacional apenas aumentaron $ 56.789 millones, con un incremento de 2,7% en comparación con lo que autorizó el Congreso para el presupuesto de este año, muy por debajo de 2016, cuando el incremento de los gastos superó 17,3% a lo autorizado por los legisladores.

A esta altura del año a nadie le "sobran" más fondos que al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, quien en el marco de su llegada al Gobierno en reemplazo de Alfonso Prat-Gay se identificó con la bandera "de mirar muy finito" el gasto. Hasta el momento usó sólo el 62,5% de los $ 6623 millones que le asigna el presupuesto. Lo sigue el Ministerio de Turismo, con casi el 68% de los fondos, y Modernización, a cargo de Andrés Ibarra, una especie de jefe de Recursos Humanos del Estado, que usó el 68,5% de los fondos (este año se le sumó Comunicaciones, que también muestra demoras en el uso de los recursos).

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, también está entre los más austeros, al menos hasta principios de este mes, dado que empleó sólo el 72,6% de los $ 8834 millones disponibles para hacer su trabajo.

Las carteras de Defensa, Cultura, Justicia y Derechos Humanos, Energía, Producción y Presidencia completan la lista de dependencias que hasta el momento usaron menos del 82% de los recursos disponibles, cuando el calendario indica que deberían haber empleado aproximadamente el 93% de los recursos.

En la vereda de enfrente se encuentran las carteras de Trabajo, Ciencia, Educación, Desarrollo Social, Salud, Seguridad e Interior.

Según Rafael Flores, presidente de la Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP), los fondos del presupuesto que no se usen deben ir a Rentas Generales. Claro que antes que eso, los ministros pueden compensar un faltante en un programa con fondos de otro, algo que suele derivar en disputas al interior de cada cartera.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, está entre los más austeros
El jefe de Gabinete, Marcos Peña, está entre los más austeros Fuente: Archivo - Crédito: Captura LN

Si se lo mira desde el punto de vista del ahorro para las arcas públicas en términos absolutos, nadie le hizo un favor mayor a las cuentas oficiales que el Ministerio de Energía, a cargo de Juan José Aranguren. Según los números que revisó LA NACION, si se compara los fondos empleados en la primera semana de diciembre con el mismo período del año pasado, redujo 34% el gasto (pasó de $ 147.096 millones a $ 96.421). El número es aún más importante si se le agrega la inflación de este año, que se estima llegará al 24 por ciento.

Energía redujo el uso de fondos públicos por varios motivos. El más importante es el aumento de tarifas de luz y gas, que llevaron a que la demanda pague más por esos servicios y liberó fondos que el Estado ponía a través de subsidios. Pero también se benefició con un contexto de precios relativamente bajos de la energía, contratos más baratos para importar energía y un ahorro general en las nuevas licitaciones que lanzó, por ejemplo, a través de Enarsa.

Presidencia también tuvo una reducción de fondos, mientras que otros ministerios crecieron en gasto hasta el momento por debajo de la inflación. Son los casos de Transporte (beneficiado por una reducción de subsidios a Aerolíneas Argentinas) o el de Producción, a cargo de Francisco Cabrera.

Desde la mitad del año, el Gobierno viene haciendo modificaciones en las operaciones cotidianas de los ministerios para achicar el gasto. Modernización le dio de baja a 21.436 líneas que mostraban gastos injustificados. Así ahorró unos $ 8,33 millones por mes.

En paralelo, comenzó a cerrar acuerdos marco para achicar el costo de los pasajes de avión y los servicios de consultoría que contrata el Estado. Y Macri les ordenó a sus ministros reducir al menos 20% su plantilla.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?