Bailando por un sueño 2017: la danza clásica de Gladys "La bomba tucumana" dividió al jurado

Sigue el clásico y bailaron también Lourdes Sánchez, Hernán Piquín y Flor Vigna
(0)
9 de diciembre de 2017  • 00:17

Continúa la ronda de clásico en Bailando por un sueño, y durante la noche del viernes fue el turno de cuatro parejas. Todas ellas fueron evaluada por el jurado, que recibió la visita de Nacha Guevara , quien llegó para reemplazar momentáneamente a Moria Casán.

Los encargados de abrir la pista fueron Hernán Piquín y Macarena Rinaldi, que demostraron un piso de calidad muy elevado. En la devolución, Ángel de Brito felicitó a Hernán y si bien notó algunas dificultades en Macarena, igualmente “le encantó” (voto secreto). Carolina “Pampita” Ardohain expresó que la coreo estuvo muy bien y dijo que “siempre es un placer ver a Hernán Piquín bailando” (9). Nacha Guevara comentó: "Estoy contenta que me haya toca hoy” en referencia a ver al bailarín y consideró que Maca estudió para el número (8). Por último, Marcelo Polino dijo: “De toda la ronda, hasta ahora fue lo mejor” (8).

Luego llegó el turno de Lourdes Sánchez y Gabo Usandivaras. En este punto, el conductor no pudo evitar recordar una vieja pelea entre Gabo y Nacha, que culminó con la jurado diciéndole “ubicate pendejo”. Luego del baile, Ángel de Brito felicitó a Lourdes y a Gabo, y dijo: “Me gustó desde que empezó, hasta que terminó” (voto secreto). Pampita opinó que la coreo “no la terminó de conmover” y vio que “algo raro pasaba con el demi plie de Lourdes” (8). Nacha comentó: “Me gustó mucho, Lourdes sos una bailarina de carácter”, y consideró que ellos “son una pareja, son muy parejos” (9), mientras que Polino se divirtió diciendo que Lourdes hacía un cisne “empacado” (7).

En tercer lugar bailó Flor Vigna , que no terminó de lograr un puntaje demasiado alto. Ángel observó que el final del número fue “inestable”, aunque consideró que el trabajo “fue muy digno” (voto secreto). Pampita observó que algunos trucos se vieron desprolijos y concluyó diciendo que “estuvieron bien” (7). Nacha vio la coreo “forzada, y se nota que no les sale”, y agregó que lo sintió “muy incómodo” (5). Polino por su parte dijo que parecía “el desalojo de una boutique” porque le hizo acordar a cuando alguien mueve un maniquí (4).

La noche la cerró Gladys "la bomba tucumana", que con su performance marcó una división en el jurado, unos lo apoyaron y otros la defendieron. Ángel dijo que sufrió viéndolos bailar, y disparó: "Fue el peor clásico que vi en la historia del Bailando, Samid era Piquín al lado tuyo” (voto secreto). Carolina opinó que lo de la Bomba “fue menos malo de lo que esperaba”, y agregó que fue prolija aunque “el truco salió espantoso” (6). Nacha dijo que quiso valorar el baile desde la "valentía por hacer las cosas" y para "superar los miedos al ridículo que todos tenemos" (8). En el cierre, Marcelo Polino fue lapidario, y expresó que Gladys "tiene el enemigo adentro, y eso se nota" porque según su mirada la coach y el bailarín "la detestan", y eso atentó contra el número (0).

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?