Advierten que la mayoría de los ciclistas no respeta las normas de tránsito

Así lo afirma un relevamiento de la ONG Luchemos por la Vida; la Ciudad apuesta por promover una mayor educación vial, sin labrar multas
Cintia Perazo
(0)
10 de diciembre de 2017  

Paula Zaroli, de 50 años, usa la bicicleta todos los días para ir hasta su trabajo en Olivos. Después de tantos viajes concluye que si bien los autos suelen darle el paso en las bocacalles, cuando circulan por su misma vía, en una arteria sin bicisenda, siente que la mayoría le pasa demasiado cerca. "Pero lo que más miedo me da es la gente que estaciona de mano derecha, porque cuando baja de sus autos abren la puerta sin mirar. Una vez me golpearon y me caí de la bicicleta", cuenta. Por eso, afirma, siempre que sale con la bicicleta se pone el casco.

En Palermo, dos ciclistas cruzan con el semáforo en rojo
En Palermo, dos ciclistas cruzan con el semáforo en rojo Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

Sin embargo, hoy ella forma parte de una minoría que cumple con esa norma: un relevamiento realizado por la asociación civil Luchemos por la Vida señala que el 74% de los porteños no usa casco al circular en bicicleta. De hecho, ese mismo informe indica que la mayoría de los ciclistas no respeta las normas de tránsito tanto en lo relativo a la circulación como a los requisitos para poder transitar.

Entre esos malos hábitos, el informe destaca que el 91% no respeta la prioridad del peatón, el 86% carece de luces, el 63% no se detiene ante el semáforo en rojo, el 59% no lleva señalización reflectiva y un 16% circula en contramano. El trabajo se hizo mediante la observación en la vía pública de un total de 1675 bicicletas, durante junio y julio de este año, los días hábiles entre las 9 y las 18.

Los ciclistas que circulan por la Ciudad deben atenerse a las normas de convivencia que están contempladas en el Código de Tránsito y Transporte. En la actualidad, desde el gobierno porteño apuestan a promover las buenas conductas entre los ciclistas para mejorar la seguridad vial, pero sin labrarles infracciones.

"La bicicleta es un medio de movilidad cada vez más elegido. Impulsamos su uso y brindamos las capacitaciones e infraestructura necesaria para que el ciclista esté protegido. Se trata de uno de los actores más vulnerables del tránsito, ya que no tiene carrocería. Por eso llevamos adelante acciones para mejorar sus condiciones de seguridad vial y realizamos permanentemente acciones de concientización y educación para lograr el cambio cultural hacia la convivencia en las calles", señalan desde la Secretaría de Transporte. Aclaran, además, que hoy no están multando a los ciclistas por considerarlos, junto con los peatones, uno de los actores más vulnerables del tránsito.

Un bicicleta circula por la avenida Lugones pese a la prohibición
Un bicicleta circula por la avenida Lugones pese a la prohibición Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk

Flavia Solis, que se maneja en auto desde hace 20 años, no puede ocultar su enojo frente a algunos ciclistas. "Veo familias completas que andan en bicicleta, y ni los padres ni sus hijos usan casco. No toman conciencia de que sus cuerpos son sus guardabarros, su carrocería", dice.

El Código de Tránsito y Transporte de la ciudad (ley 2148) establece, entre otras disposiciones, que los conductores de ciclorrodados deben usar casco. Aunque desde el 2015 Luchemos por la Vida ha registrado un leve incremento de usuarios que los usan, aclaran que aún la mayoría no lo hace.

Para Alberto José Silveira, presidente de esta asociación, existen tres factores principales que propician una situación que califica de grave: la falta de educación vial, la ausencia de controles y una infraestructura inadecuada. "Los ciclistas, al igual que el resto de la población, casi no ha recibido educación vial, tampoco para conducir bicicletas. No comprenden que, en tanto circulan por la calzada con un vehículo, como conductores deben conocer y respetar las reglas del tránsito. Y que son, después de los peatones, los más vulnerables, agravado por los conductores de los demás automotores que tampoco respetan los derechos de los ciclistas ni cuidan su fragilidad", dice.

"Las bicicletas no son sujetos de control para los agentes de tránsito. Esta indiferencia refuerza en los ciclistas la creencia de que las normas de tránsito no son para ellos. Y no los ayuda a internalizar el respeto por las normas que atañen a su seguridad", agrega.

Sin embargo, lo relevado por Luchemos por la Vida contrasta con la visión oficial. Una investigación realizada este año por la Secretaría de Transporte porteña indica, por ejemplo, que más del 90% de los ciclistas respeta el semáforo y que, en general, la tendencia de los últimos años es positiva en términos de cumplimiento de las normas.

En esa línea, fuentes del Gobierno aseguran que la cantidad de ciclistas lesionados se mantiene constante pese a que la bicicleta es cada vez más usada como medio de transporte (en 2009, sólo el 0,4% de los viajes en la ciudad se hacían en bicicleta; hoy son el 3,5%). El Observatorio de Seguridad Vial porteño registró, en 2010, 170 ciclistas lesionados en accidentes de tránsito, número que tuvo su pico máximo en 2012, con 657 lesionados, mientras que en 2016 bajó a 609. Según la secretaría de Transporte, la existencia de ciclovías protegidas es fundamental para explicar esa merma.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.